Escrito por Tendenzias

Rallye de Montecarlo, historia, segunda parte

La gran leyenda de Montecarlo se forjo, sin embargo, en los años sesenta con la aparición de los equipos oficiales (el primero fue Renault, en 1958)) y la introducción de las pruebas cronometradas como único criterio de clasificación junto a las penalizaciones en los controles horarios. Eric Carlsson dio dos victorias consecutivas a Saab, pero fueron sobre todo las de los famosos Mini las que hicieron que la prueba acaparara la atención mediática en todo el mundo. Los primeros años setenta estuvieron marcados por el duelo entre Lancia, Alpine y Porsche. Fue también en estos años cuando el recorrido final, muchas veces nocturno, incluyo varias pasadas por el tramo del puerto de Turini, de forma que la última etapa empezó a llamarse, La noche de Turini.

rally1975_clip_image002

Las marcas efectuaron inversiones gigantescas, llegaban a inscribir media docena de coches y tenían asistencias en todo el recorrido para solucionar averías. Antes de cada tramo, los pilotos podían elegir entre diversos tipos de neumáticos, el más adecuado para las distintas características. En alguna ocasión, los pilotos oficiales llegaron a tener a su disposición más de 1.000 neumáticos para utilizar apenas 40. También en esta época se introdujeron los reconocimientos previos en los que los copilotos tomaban notas, y la figura de los ouvriers. Estos eran miembros del equipo que pasaban por los tramos antes del cierre de carreteras para comprobar el estado del piso y prevenir al piloto sobre la presencia en nieve o hielo.

1986salvadorserviamonteob5

En 1978, se registro un hecho atípico. La victoria de un piloto privado, Jean Pierre Nicolás, por delante de los oficiales de las marcas. El inicio de los ochenta estuvo marcado por el dominio del alemán Walter Rhorl y la llegada de los monstruosos, los coches del Grupo B, con motores turbo de 400 caballos y tracción a las cuatro ruedas. A partir de 1987, estos coches fueron prohibidos por la Federación, que limito los rallies a los turismos. Fueron años de dominio Lancia, que no tuvo rivales en la prueba hasta que, en 1991, con su flamante titulo de Campeón del Mundo en el bolsillo, el español Carlos Sainz triunfo con Toyota.

1992toyotacelicaturbo4wdsainzm

A finales de los noventa, el Rallye de Montecarlo cambio por completo su fisonomía debido a la decisión de la Federación de armonizar las pruebas del campeonato. Los reconocimientos y las asistencias se limitaron, desapareció el recorrió de concentración y se redujeron los tramos y su kilometraje. Pero, pese a ello, la magia de la carrera perduro.

Información relacionada: Rallye de Montecarlo, historia, primera parte / Rally, sus comienzos / Campeonato Mundial de Rally (WRC) / Richard Burns, biografía / Sebastián Loeb, Biografía