Ciencia y religión, de Alessandra Olivato

Alessandra Olivato

Obviamente, hay un conocimiento más fundamentado que otros, pero ¿cuál es mejor? Vea la discusión en el artículo de la socióloga Alessandra Olivato.

Por Alessandra Olivato

24 de febrero de 2021 a las 08:00 • Última actualización 24 de febrero de 2021 a las 08:40

En el texto anterior me aventuré a filosofar sobre qué es hecho y qué es opinión, una discusión que gana adeptos con una de las dicotomías más antiguas que conocemos: la de la religión. versus Ciencias. A eso todavía le sumaría, por la presencia que tienes hoy, la autoayuda de todo tipo: conócete a ti mismo, las dietas transformadoras, el paso a paso de un gran líder, cómo enriquecerte con las redes sociales y así sucesivamente. Vamos.

Otro tipo de conocimiento muy particular es el del sentido común, desarrollado a partir de todas las experiencias que atravesamos a lo largo de la vida. Lo usamos a diario para solucionar o evitar muchos problemas. El sentido común se diferencia de la ciencia, sin embargo, porque no necesita probar nada.

Mientras se discute si el huevo es malo o bueno para la salud, si la Tierra es plana o redonda, defendemos que “la persona va al crimen porque quiere” o, por el contrario, “la sociedad induce al individuo al crimen”, el El médico, el físico y el científico social deben intentar responder a estas preguntas con argumentos racionales anclados en una buena base de datos y pruebas de correlación.

Después de todo, los gobiernos no definen sus políticas y las empresas no toman decisiones en base a las opiniones de un círculo de amigos o media docena de comentarios en las redes sociales.

READ  La misión de astronauta Crew-1 de SpaceX para la NASA: actualizaciones en vivo

Pero, sobre todo desde la Ilustración, creo que ha cobrado fuerza una idea equivocada, que nos llevó a creer que cualquier conocimiento que no sea científico es falso o inválido.

Recuerdo los años que viví en la capital, como observaba en el tren al regresar a casa gente “humilde”, en su mayoría hombres, rostros agotados después de un día de trabajo, cuellos arqueados hacia abajo, absortos en la lectura de la Biblia. Personas que probablemente solo leyeron dos o tres libros en sus vidas, si acaso.

Era imposible no imaginar cómo esas palabras impidieron que el individuo se detuviera en un bar y se llenara la cara de cachaza antes de ir a casa a buscar a su esposa e hijos.

Lea los blogs y columnas de LIBERAL

Como veía esta escena todos los días, no importaba a qué hora tomara el transporte, seguía imaginando el paquete que estas personas representarían en una ciudad como São Paulo.

¿Y los pastores? Es cierto que hay quienes han hecho de la profesión exclusivamente una forma de enriquecerse, pero también hay quienes han encontrado en el ejercicio sacerdotal un medio eficaz para ayudar a las personas.

En un país donde el estado no logra manejar algunos conflictos y la educación no está muy extendida, podemos imaginar cómo una cultura creyente y resiliente, que busca en la religión respuestas y alivio para su sufrimiento, puede mantener un lado positivo.

Sí, sería mejor que no hubiera estafadores religiosos, pero el enriquecimiento ilícito no es prerrogativa de las iglesias. Solo quiero llamar la atención sobre el lado positivo del conocimiento religioso, que es subjetivo y no científico.

READ  DHEC publica los últimos datos sobre coronavirus para el 14 de septiembre

Pienso lo mismo de los profesionales que llenan los medios de comunicación con sus métodos sobre cómo mejorar nuestras vidas.

Muchos se han pasado la vida estudiando sus cristales, aromas, plantas, técnicas de respiración, numerología, espiritualidad y vivencias que hacen que sus conocimientos también sean válidos de alguna manera. Algunos nos engañan y otros tienen muchas cosas útiles que decirnos, pero la X del asunto no es esto, es que vivimos en una democracia que, aunque imperfecta, nos permite una libertad de elección incomparable a la de siglos atrás. Somos libres de ver la televisión o apagarla, si no hay ningún programa que nos interese.

Obviamente, hay un conocimiento más fundamentado que otros, pero ¿cuál es mejor? ¿Podríamos decir que es el que, a medio y largo plazo, ayuda a mejorar nuestra salud, hacer nuestra vida menos complicada y nuestro corazón más sereno? ¿O el que llega a un mayor número de personas? Si es así, creo que la ciencia, la religiosidad y la autoayuda tienen sus propios límites y limitaciones, sus propios valores en nuestra incansable búsqueda de la felicidad. Lo mejor de todo es que podemos elegir cuál preferimos, o todos.

Alessandra Olivato

Maestra en Sociología, Alessandra Olivato aborda filosofías cotidianas desde temas como política, género, espiritualidad, eventos de la ciudad y el campo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *