Cinco actitudes que Lula podría tomar para hacerse espacio en el Presupuesto

Cinco actitudes que Lula podría tomar para hacerse espacio en el Presupuesto

el gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva (PT) ni siquiera ha comenzado y ya enfrenta dificultades en el área fiscal. Para cubrir los gastos con Bolsa Família y otros programas, como Farmácia Popular, en 2023, el equipo de transición elaboró ​​una propuesta de reforma a la Constitución (PEC) que excluir del límite de gastos estos gastos.

Este martes (6), la PEC que rompe el techo, llamada PEC de la transición por el equipo de Lula, fue aprobada por la Comisión de Constitución y Justicia (CCJ) del Senado. La propuesta, que debe ser votada en el pleno este miércoles (7), en dos votaciones, amplía el límite máximo de gasto en R$ 145 mil millones por año, por un período de dos años. La propuesta original preveía R$ 175 mil millones en cuatro años.

La regla del tope se instituyó en 2016 y limita el crecimiento del gasto público a la corrección por inflación. Si la PEC se aprueba como está, no será la primera vez que el gobierno elude la norma: desde 2019, en la gestión de jair bolsonaro (PL), el gobierno federal gastó BRL 840 mil millones fuera del techocon la anuencia del Congreso Nacional.

Los “agujeros” se han producido en un escenario en el que el Ejecutivo tiene cada vez menos margen para los llamados gastos discrecionales, es decir, gastos que se pueden definir con cierta libertad. Para 2023, el 93,7% del presupuesto del gobierno federal ya está comprometido en gastos obligatorios, que incluyen gastos como los beneficios de la seguridad social y la nómina de los servidores públicos.

Expertos escuchados por Gaceta del Pueblo Señalan que el Ejecutivo podría cambiar este escenario impulsando reformas y revisando gastos que no han sido eficientes. Juliana Damasceno, analista senior de Tendências Consultoria, recuerda que la irresponsabilidad fiscal “sale caro”, generando inflación y desempleo.

“Los políticos hablan de cuánto gastaron, como si gastar más fuera sinónimo de gastar bien”, dice el economista. “Por mucho que entendamos que el hambre y la pobreza extrema son problemas urgentes, que es necesario que el Estado actúe, tenemos que pensar cómo se hará esto, qué signos y compromisos habría que adoptar».

Vea a continuación cinco iniciativas que, según los expertos, ayudarían a abrir espacio en el Presupuesto:

1) Acabe con los presupuestos secretos

Instituido por el Congreso durante el gobierno de Bolsonaro, el llamado “presupuesto secreto” es como se dieron a conocer las enmiendas del relator o RP-9. Los valores están destinados a las bases políticas de los parlamentarios pero, en el sistema del Congreso Nacional, no es posible identificar quién fue el autor de la reforma. El mecanismo es criticado precisamente por la falta de transparencia, lo que abre espacio para desviaciones y malversación de dinero público.

READ  Las mejores empresas de ciencia de datos para trabajar en 2022

Tal como está, el Presupuesto 2023 reserva R$ 19,4 mil millones para el “presupuesto secreto”. También existen montos destinados a enmiendas individuales, de bancada y de comisión. En total, las reformas parlamentarias suman R$ 38,8 mil millones para el próximo año.

Damasceno, de Tendências Consultoria, dice que el problema es que, sobre todo en el caso del presupuesto secreto, las enmiendas se hacen sin ningún alineamiento con las prioridades del país.

“Ese mecanismo fue una forma de darle apoyo político a Bolsonaro en el Congreso. Ahora esto se ha convertido en un derecho conquistado. Es difícil dar marcha atrás en mecanismos que terminaron por acostumbrar a los parlamentarios a esta práctica”, dice.

Durante la campaña electoral, Lula criticó duramente el presupuesto secreto. Tras ser electo, sin embargo, el futuro presidente suavizó su discurso, pues necesita el apoyo del Congreso para aprobar la PEC que quita gastos del techo y, a partir de 2023, gobernar.

El PT también anunció su apoyo a la reelección de arturo lira (PP-AL) al cargo de alcalde. El diputado es designado como uno de los principales articuladores del presupuesto secreto.

Psol, Ciudadanía y PSB cuestionan el mecanismo en el Supremo Tribunal Federal (STF), afirmando que la liberación de fondos viola la Constitución. El asunto debe comenzar a ser juzgado por el pleno de la Corte este miércoles🇧🇷

2) Revisar los beneficios sociales

Los expertos también afirman que es necesario revisar las políticas sociales implementadas en el país, haciéndolas más focalizadas y menos costosas.

Marcos Mendes, investigador asociado del Insper, afirma en un artículo publicado en Folha de São Paulo que “los programas anacrónicos deben dejar paso a otros más efectivos”.

Gabriel Barros, economista jefe de Ryo Asset, gestora de acciones, sostiene que es necesario unificar las políticas sociales que se dividen en diferentes programas, como el Brasil Ayudael Auxilio Gas, la Prestación en Efectivo Continuo (BPC) y la Farmacia Popular.

“Hay muchos programas y se superponen, es decir, atienden a las mismas personas más de una vez. Es común que una misma persona reciba hasta cinco beneficios diferentes, lo que demuestra que los mecanismos no están bien diseñados y hay que mejorarlos”, dice.

En informe publicado en 2017, el Banco Mundial ya dijo que Brasil tenía “muchos programas de empleo y asistencia social”, pero que su coordinación era “insuficiente”, generando “duplicidad y gastos regresivos”. Uno de los problemas, según el documento, es la elaboración aislada de los programas, sin considerar la interacción entre las distintas políticas.

otro documentoelaborado por el entonces Ministerio de Hacienda y publicado en 2018, aún durante el gobierno de michel temer (MDB), sugiere que el Auxílio Brasil (en ese momento, bolsa familia) se unifica con retiro rural y BPC. Según el informe, el 70% del BPC se asignó al 60% más rico de la población, mientras que solo el 12% de los montos terminó en manos de los más pobres. El beneficio garantiza el pago de un salario mínimo mensual a adultos mayores de 65 años y personas con discapacidad.

READ  La ciencia explica por qué la mirada de "pellizco" de los perros es irresistible - Revista Galileu

En el caso de Auxílio Brasil, una de las críticas es que el programa incentiva a los miembros de la familia que viven juntos a registrarse por separado, para duplicar la cantidad recibida. El PEC presentado por el equipo de transición prevé el mantenimiento de un beneficio de R$ 600 por familia en 2023, con un adicional de R$ 150 por hijo hasta los 6 años.

Según Damasceno, de Tendências Consultoria, lo ideal sería que el gobierno hiciera un peine fino en los registros de la Ayuda Brasil, precisamente para evitar distorsiones que aumenten los gastos.

“El Cadastro Único se deterioró mucho desde la creación de Auxílio Brasil. Hubo un salto en las familias de un solo miembro, lo que indica que hay una acumulación de beneficios. El diseño del programa termina generando incentivos para distorsionar la base de datos social de Brasil”, dice. El equipo de transición ya ha indicado que tiene la intención de revisar las inscripciones.

3) Reducir o extinguir el bono salarial

La revisión de las políticas sociales incluiría también el fin de los bonos salariales, considerado un programa ineficiente y mal focalizado. El subsidio se paga a los trabajadores con contrato laboral que hayan percibido un salario mensual promedio de hasta dos salarios mínimos durante el año. El programa cuesta poco más de R$ 20 mil millones al año.

En el documento elaborado durante la gestión de Temer, el entonces Ministerio de Hacienda recomendaba que la provisión fuera incluida en la Bolsa Família.

“Podríamos terminar con la asignación, pero uno de los argumentos opuestos es que eso es imposible, desde un punto de vista político. Una alternativa sería reformular el programa y mantener el pago solo para quienes ganan hasta un salario mínimo. Esto resultaría en un ahorro de R$ 255,8 mil millones en diez años, a partir de 2024”, dice el economista Gabriel Barros.

4) Menores gastos de personal

Otra alternativa señalada por los especialistas es la realización de una reforma administrativa. Un estudio del Ipea (Instituto de Investigaciones Económicas Aplicadas) publicado en 2020 señaló que, entre 1997 y 2019, los gastos de personal del gobierno central y de seguridad social más que se duplicaron, pasando de R$ 152 mil millones para R$ 321 mil millones.

READ  Mitos y realidades sobre la extensión de la Línea Roja

En 2020, el gobierno de Bolsonaro incluso envió una propuesta de reforma administrativa al Congreso. El texto prevé varios cambios, entre ellos la prohibición de otorgar ajustes salariales retroactivos; el final de la progresión de la carrera basada únicamente en la antigüedad en el servicio; y la posibilidad de despido en las situaciones previstas por la ley, que luego aprobaría el Congreso, para los servidores públicos que no sean de carrera estatal (que también se delimitaría más adelante).

Las nuevas reglas se aplicarían únicamente a los servidores públicos que ingresaron a la carrera con posterioridad a la aprobación del texto. La propuesta, sin embargo, avanzó poco y aún está pendiente de votación en el pleno de la Cámara de Diputados.

En las cuentas de Barros, una reforma administrativa que aplicó solo a los nuevos servidores y limitó el salario de entrada para algunas carreras, cambiando también las promociones, generaría ahorros de R$ 207,1 mil millones en diez años, a partir de 2024.

5) Revisar los beneficios fiscales

Otro cuello de botella presupuestario son los llamados beneficios tributarios, es decir, reducciones o exenciones tributarias que ofrece el gobierno a determinados segmentos de la economía o grupos de personas.

Según una estimación de la Receita Federal, el gobierno cederá R$ 456,1 mil millones en ingresos el próximo año a causa de esos beneficios. El monto representa casi el 4,3% del Producto Interno Bruto (PIB).

Los mayores montos se destinan al Simples Nacional (R$ 88,5 mil millones), que reduce y simplifica el pago de impuestos para las pequeñas empresas; Zona Franca de Manaus y áreas francas (R$ 55,3 mil millones); y agricultura y agroindustria (R$ 53,9 mil millones).

El gobierno electo ya ha indicado que tiene la intención de revisar las exenciones, pero eliminar o al menos reducir beneficios no es tarea fácil.🇧🇷 El ministro de Economía del gobierno de Bolsonaro, Paulo Guedes, pretendió reducir los incentivos, pero fracasó.

El Tribunal de Cuentas Federal (TCU) señaló, en un informe entregado al equipo de transición, que uno de los problemas de estos beneficios es precisamente que “tienden a perpetuarse sin que se demuestre que el costo asociado a la reducción de el impuesto sobre la renta se compensa con los beneficios generados”.

La Zona Franca de Manaus, por ejemplo, fue creada en 1967 y se espera que finalice en 1997. Desde entonces, sin embargo, el incentivo se extendió; la última vez, el plazo se extendió hasta 2073, más de 100 años después de la implementación.

Written By
More from Arturo Galvez
¿La vida en la Tierra comenzó en el espacio? Científicos encuentran compuestos orgánicos en meteoritos – Jornal da USP
En un artículo de la revista Nature Communications, investigadores de la Universidad...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *