Cohete de SpaceX lleva al espacio satélite creado por jóvenes brasileños – Revista Galileu

Pion-BR1 está programado para ser lanzado al espacio el 13 de enero, desde el Falcon 9 de SpaceX (Foto: Divulgación)

Un nanosatélite construido por cuatro jóvenes científicos brasileños será el primer dispositivo nacional creado por una startup que se lanzará al espacio, y se hará autostop en un cohete del fabricante SpaceX. Se espera que el Falcon 9 salga de Florida, en los Estados Unidos, en la tarde de este jueves (13) llevando, entre otros satélites, el Pion-BR1.

Las expectativas son altas entre los integrantes de Pion Labs, empresa espacial fundada a fines de 2019 por un grupo de estudiantes de la Universidad Federal del ABC (UFABC) y de la Universidad Estatal de Río de Janeiro (UERJ), que se enfrentaron en competencias de maquetas de cohetes. . “Somos grandes admiradores de lo que ha estado haciendo SpaceX”, dice João Pedro Vilas Boas, director de tecnología de Pion, a GALILEU. “Solíamos decir mucho que nuestro sueño era tener algo en órbita o poder poner algo en órbita, como construir un cohete. Uno de los sueños ya se está haciendo realidad”.

De tamaño similar a un teléfono inteligente, el Pion-BR1 se considera un picosatélite, una categoría que abarca dispositivos que pesan hasta 1 kilogramo. “Dentro de ella, hay varios tipos. el nuestro es el cubo de bolsillo, que son satélites en forma de cubo que caben en el bolsillo”, explica Vilas Boas.

Con bordes de unos 5 centímetros, el pequeño objeto será lanzado a una órbita de aproximadamente 520 kilómetros de altitud, por la que está diseñado para circular durante dos años hasta que se descomponga y se queme durante su regreso a la Tierra.

READ  Covid de hospitales de Utah: el criterio propuesto racionaría la atención médica en instalaciones abrumadas
Sistemas internos del satélite PION-BR1 (Foto: Divulgación)

Sistemas internos del satélite Pion-BR1 (Foto: Divulgación)

Prueba y falla rápido

Más que traer resultados y datos concretos, el objetivo principal del proyecto es realizar pruebas. “Pero no solo probando cosas aquí en bancos”, dice el ingeniero. “Queríamos dar un salto adelante y comenzar a probar nuestro sistema en un entorno en el que debería funcionar”.

Para comprobar cómo funciona la comunicación por satélite, por ejemplo, nada mejor que probarlo en la práctica, a más de 500 kilómetros de distancia en el cielo. Otro aspecto que se puede probar es la duración de la batería. “¿Nuestra batería duraría estos dos años? ¿O estará fallando antes?”, pregunta el fundador más joven de Pion.

“Aunque nos equivoquemos con este satélite, al cabo de un tiempo encontramos otro y luego otro”, promete Vilas Boas, que garantiza que los materiales del satélite no generan basura espacial. Uno de los mantras de la empresa es incluso “Fracasa rápido, triunfa más rápido”. Para el ingeniero, el deseo es realmente fallar, anotar los errores y aprender de ellos.

La mentalidad de inicio también dominó el tiempo de construcción del satélite. Según el CTO, un proyecto como este tarda unos dos años en completarse, pero Pion lo terminó en siete meses.

João Pedro Vilas Boas es uno de los fundadores de PION Labs (Foto: Divulgación)

João Pedro Vilas Boas es uno de los fundadores de Pion Labs (Foto: Divulgación)

Lanzado en asociación con la Universidad Federal de São Carlos (UFSCar), la Olimpiada Brasileña de Satélites (OBSAT, del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación), la organización de radioaficionados (Amsat-BR) y la Liga Brasileña de Radioaficionados (Labre ), el dispositivo traerá información que no estará restringida al inicio. “Uno de nuestros proyectos es brindar los datos que provienen del satélite a todos los participantes de las Olimpiadas [estudantes dos ensinos fundamental II, médio e superior] entender mejor y acercarse a los datos espaciales ya toda la operación”, dice Vilas Boas.

Tecnología de cohetes estadounidense

Según el ingeniero electrónico de Pion, con excepción de algunas piezas importadas, toda la tecnología espacial del Pion-BR1 fue desarrollada y probada en Brasil y financiada con recursos propios. SpaceX requirió parte de los experimentos, ya que el satélite se transporta en Falcon 9.

La compañía del multimillonario Elon Musk tiene un programa de viaje gratuito en el que otras organizaciones pueden comprar asientos en el cohete para que sus satélites puedan enviarse al espacio a un costo menor. Y fue en esta oportunidad que entró Pion, a través de una empresa intermediaria que ya tenía garantizado el espacio en el barco.

La distancia de unos 520 kilómetros, inclusive, es una limitación definida por SpaceX, que aún ofrece otros vuelos con órbitas diferentes. Sin embargo, los pasajeros no deben temer las colisiones entre sí: la misión Transporter 3 garantiza que cada satélite se libere en diferentes intervalos de tiempo para evitar colisiones espaciales. La previsión de Pion es que una semana después del lanzamiento, el Pion-BR1 esté en órbita y en contacto con la empresa.

PION Labs fue formado por cuatro ex alumnos de la UFABC y la UERJ: Bruno Costa, Calvin Trubiene, Gabriel Yamato y João Pedro Vilas Boas (Foto: Divulgación)

PION Labs fue formado por cuatro ex alumnos de la UFABC y la UERJ: Bruno Costa, Calvin Trubiene, Gabriel Yamato y João Pedro Vilas Boas (Foto: Divulgación)

constelación de satélites

Los próximos pasos de la startup incluyen construir y lanzar más satélites para, en el futuro, crear una constelación de ellos alrededor del planeta. Con esto, existiría la posibilidad de brindar acceso remoto en Brasil en cualquier época del año. “Si quieres colocar un sensor para medir la humedad local en medio de la Amazonía, por ejemplo, el lugar donde normalmente estaría ese sensor no tiene 4G ni 3G, pero puede tener acceso satelital”, explica Vilas Boas.

La constelación sería, como su nombre lo indica, un conjunto de dispositivos. La idea de la empresa es alinear los satélites para que cuando uno de ellos orbite hacia otro país o continente, el otro sustituya la cobertura del anterior. “De esa manera, podríamos proporcionar una comunicación más rápida, sin tener que esperar a que el satélite dé la vuelta al planeta para poder comunicarnos nuevamente”.

La propia SpaceX ya lanzó, en 2019, una serie de satélites al espacio con el objetivo de proporcionar internet de alta velocidad, pero ha sido criticada por los astrónomos por su posible interferencia con la vista del cielo nocturno.

*Con la supervisión de Larissa Lopes.

Written By
More from Arturo Galvez
Es solo Borogodó en LX Factory donde Portugal y Brasil se encuentran en la mesa
El nuevo negocio de Carolina Henke, que, de brigadier a brigadier, sigue...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *