¿Cómo mueren los océanos?

¿Cómo mueren los océanos?

Uno nuevo estudio, utilizando modelos informáticos, predice que una zona de subducción actualmente en la región del Estrecho de Gibraltar se propagará hacia el interior del Atlántico y contribuirá a la formación de un sistema de subducción atlántico: un anillo de fuego atlántico. Esto sucederá “pronto” en términos geológicos: dentro de unos 20 millones de años.

Este trabajo publicado por la Sociedad Geológica de América es el resultado de una colaboración entre profesores de Ciencias de la ULisboa e investigadores del Instituto Dom Luiz – João Duarte y Filipe Rosas – e investigadores de Universidad Johannes Gutenberg de Maguncia (Alemania) – Nicolás Riel, Antón Popov, Christian Schuler Es Boris Kaus.


El Estrecho de Gibraltar constituye una barrera física natural entre los países de España (norte) y Marruecos (sur). En términos geológicos, el estrecho de 16 kilómetros que separa ambos países, además de Europa y África, se encuentra en el lugar donde chocan las dos principales placas tectónicas, la euroasiática y la africana.
Fuente NASA

Los océanos parecen eternos en comparación con la esperanza de vida humana promedio. Pero en realidad, en términos geológicos, no duran tanto: nacen, crecen y un día mueren, se cierran. El Océano Atlántico, por ejemplo, nació cuando Pangea se dividió, hace unos 180 millones de años, y algún día se cerrará. Y el Mediterráneo es lo que queda de un gran océano –el Tetis– que existió entre África y Eurasia.

Para que un océano como el Atlántico deje de crecer y comience a cerrarse, deben formarse nuevas zonas de subducción en su interior: áreas donde dos placas tectónicas convergen y una se sumerge debajo de la otra. Sin embargo, es difícil formar nuevas zonas de subducción, ya que el proceso requiere que las placas tectónicas se fracturen y se doblen, pero las placas son muy fuertes y resistentes. Una posible solución a esta “paradoja” es considerar que las zonas de subducción pueden migrar desde un océano al final de su vida –como el Mediterráneo– a océanos en el apogeo de su vida geológica –como el Atlántico–.

READ  Otras opciones no se afianzan, y Figueiredo gana espacio al Vasco aún sin gol

Este estudio muestra por primera vez cómo puede ocurrir tal migración. Los investigadores desarrollaron un modelo informático tridimensional, que simula la fuerza de la gravedad, y que predice que la zona de subducción que existe actualmente en la zona del Estrecho de Gibraltar se propagará hacia el interior del Océano Atlántico y contribuirá a la formación de un sistema de subducción en este océano: un anillo de fuego del Atlántico, en analogía con la estructura que ya existe en el Océano Pacífico. Esto sucederá “pronto” en términos geológicos: al menos dentro de 20 millones de años.

“Este proceso en el que una zona de subducción invade otro océano es un proceso inherentemente tridimensional, que requiere herramientas de modelado avanzadas y supercomputadoras que no estaban disponibles hace unos años. Ahora podemos simular con gran detalle la formación del Arco de Gibraltar y también cómo puede evolucionar en un futuro profundo”, explica João Duarte, primer autor del estudio.

Este estudio arroja nueva luz sobre la zona de subducción de Gibraltar: en la comunidad científica, pocos investigadores consideraban que todavía estuviera activa, ya que su actividad se desaceleró significativamente en el último millón de años. Según estos resultados, esta fase más lenta durará unos 20 millones de años y, tras ello, se acelerará e invadirá el océano Atlántico. Este podría ser el comienzo del cierre del Océano Atlántico.

“Hay otras dos zonas de subducción al otro lado del Atlántico: el Arco de las Antillas Menores, en el Caribe, y el Arco de Escocia, cerca de la Antártida. Sin embargo, estas zonas de subducción invadieron el Atlántico hace varios millones de años. Estudiar Gibraltar es una oportunidad invaluable porque permite observar el proceso en sus primeras etapas, cuando aún está ocurriendo”, añade João Duarte.

READ  Nuevo espacio de coworking en CIM do Tâmega e Sousa con inversión de 127 mil euros - Inmediato

En términos generales, este estudio muestra que la invasión de la zona de subducción es probablemente un proceso de iniciación de subducción común en océanos de tipo Atlántico y, por tanto, juega un papel fundamental en la evolución geológica del planeta.

El descubrimiento de que la subducción de Gibraltar sigue activa también tiene implicaciones importantes para la actividad sísmica en la región. Las zonas de subducción son conocidas por producir los terremotos más fuertes del planeta; un ejemplo es el gran terremoto de Lisboa de 1755.



Marta Daniela Santos, Oficina de Comunicación Científica de GJ DCI Sciences ULisboa

Written By
More from Arturo Galvez
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *