Cómo un proyecto de ciencia ciudadana de 1874 inspiró la creación de zonas horarias

Cómo un proyecto de ciencia ciudadana de 1874 inspiró la creación de zonas horarias

En la década de 1870, el astrónomo y meteorólogo Cleveland Abbe emprendió un proyecto de ciencia ciudadana para mapear y comprender las auroras observadas en el Polo Norte. Voluntarios, dispersos por los EE. UU., registraron el fenómeno desde sus horas locales, lo que hizo que el trabajo fuera casi imposible, pero fueron estas dificultades las que inspiraron la creación de las zonas horarias modernas.

Durante miles de años, la humanidad ha observado las luces de colores que brillan sobre los cielos de los polos norte y sur. Hoy sabemos cómo se produce este fenómeno y su comportamiento, pero en el siglo XIX este espectáculo de luces era un gran misterio de la naturaleza.

La aurora boreal es el fenómeno de luz que ocurre sobre el Polo Norte (Imagen: Reproducción/Christina Koch/NASA/Twitter)

En 1870, Cleveland Abbe se dedicó a comprender la aurora boreal. Se le considera el «padre» del Servicio Meteorológico Nacional de EE. UU., ya que proporcionó los primeros informes confiables en la historia del país. En abril de 1874, tendría la oportunidad de estudiar estas auroras boreales después de una tormenta solar.

¿Quieres estar al tanto de las mejores noticias tecnológicas del día? Accede y suscríbete a nuestro nuevo canal de youtube, Canaltech News. ¡Todos los días un resumen de las principales noticias del mundo tecnológico para ti!

Las auroras son el resultado de la acción de los vientos solares con partículas cargadas del campo magnético terrestre. Cuando estas partículas alcanzan la atmósfera superior, comienzan a emitir luces de colores que caracterizan el fenómeno. Abbe quería saber a qué altitud ocurrían las auroras y así comparar esta información con otros fenómenos meteorológicos, pero para hacerlo, necesitaba recopilar estas observaciones de varios puntos del país.

Ciencia ciudadana y zona horaria

Así que Abbe reunió a un equipo de 80 ciudadanos voluntarios y 20 expertos, convirtiendo su proyecto en uno de los primeros ejemplos de la colaboración de ciudadanos comunes en la investigación científica: la conocida ciencia ciudadana, ahora ampliamente utilizada en muchos trabajos.

Fotografía más antigua de la aurora boreal, registrada en enero de 1892 por Martin Brendel (imagen: Reproducción/Sitios de arte rupestre de Alta)

A pesar de la gran contribución de los voluntarios y un equipo de 100 personas, el proyecto encontró dificultades. Cada una de las observaciones se cronometró de acuerdo con la hora local, por lo que es casi imposible sacar conclusiones útiles de las observaciones de la aurora.

Abbe luego trabajó con la Sociedad Estadounidense de Metrología (AMS) para encontrar una solución, hasta que el matemático Benjamin Peirce sugirió dividir el país en una serie de zonas horarias. Años más tarde, Abbe recibió una carta del ingeniero ferroviario Sandford Fleming, quien también buscaba una estandarización del tiempo.

La Conferencia Internacional de Meridianos en 1884 estableció que Greenwich se definió como el primer meridiano (Imagen: Reproducción/Dominio público)

Juntos, Abbe y Fleming presentaron sus ideas al Congreso de los EE. UU. y pidieron que se establecieran oficialmente zonas horarias en los EE. UU. Primero llegaron los ferrocarriles, en noviembre de 1883. Un año después, una conferencia internacional definió el Meridiano de Greenwich.

En las décadas siguientes, otros países adoptaron zonas horarias basadas en el meridiano. Además de haber contribuido a sincronizar el tiempo en diferentes puntos del mundo, Abbe descubrió que las auroras se producían a una altura de 100 km a 300 km.

Fuente: Vía Universo hoy

Written By
More from Arturo Galvez
Portugués detenido por unirse a una red de tráfico de drogas en España
JN / Agencias Hoy a las 11:29 am, actualizado a las 11:36...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *