¿Cómo utilizar la Ciencia y la Tecnología para retrasar el envejecimiento?

¿Cómo utilizar la Ciencia y la Tecnología para retrasar el envejecimiento?

Existe un creciente esfuerzo por parte de la ciencia y la tecnología por decodificar el proceso de envejecimiento de los seres humanos. Y si descubrimos alguna forma que interrumpa o ralentice este proceso, ¿estamos dispuestos a adoptarla? ¿Y todos queremos vivir más allá de los 100 años?
Las estadísticas parecen no dejar lugar a dudas: en los últimos años se ha producido un crecimiento importante de la población de centenarios, personas que llegan a los cien años. Otro dato menos conocido es que, a pesar del aumento de centenarios, el número de supercentenarios –personas que alcanzan o superan los 110 años– parece mantenerse estable. Según algunos investigadores, como el biólogo Venki Ramakrishnan, premio Nobel y autor de varios estudios sobre el tema, esto podría significar que existe un límite natural a la longevidad humana. Según un artículo reciente de la revista de tecnología Wired, Ramakrishnan sostiene que la longevidad puede estar relacionada con la evolución biológica. Para sustentar esta idea, hace referencia a la correlación entre el tamaño de los animales y su esperanza de vida, señalando como ejemplos algunos insectos cuya esperanza de vida es de apenas días y animales de gran tamaño, como algunas ballenas y tiburones, que pueden alcanzar edades de entre 200 y 200 años. 500 años.
En los círculos científicos se ha realizado un esfuerzo muy importante por encontrar mecanismos que detengan o ralenticen los procesos de envejecimiento biológico. La ciencia ha centrado gran parte de su atención en especies animales que se sabe que retrasan el envejecimiento o incluso no lo padecen. En algunas especies, como la hidra, un pequeño animal de agua dulce, o las medusas, no hay envejecimiento y, en casos más raros, incluso puede haber una reversión del envejecimiento (también conocido como rejuvenecimiento). Estos ejemplos desafían la comprensión tradicional del envejecimiento y sugieren que, en algunos casos, el envejecimiento puede no ser inevitable. Sin embargo, todo esto ocurre en casos raros y en organismos simples o pequeños. En los seres humanos, así como en la mayoría de los animales complejos, el envejecimiento sigue siendo un proceso inevitable.
Ha sido esta posibilidad de explicar las razones por las que envejecemos y morimos y, en este sentido, de saber “manipular” los procesos de envejecimiento, lo que ha supuesto la publicación de muchos miles de artículos científicos y una fuerte inversión por parte de varias empresas. , en este dominio. Nesta corrida, nem sequer fica de fora a gigante tecnológica Google, que fundou em 2013 a Calico (California Life Company), empresa cujo objetivo é a investigação na área da Biotecnologia e que tem um foco especial no envelhecimento e no desenvolvimento de terapias para prolongar la vida. Y para ello se asoció con uno de los líderes mundiales en el campo farmacéutico, AbbVie. Calico ha estado desarrollando nuevos modelos y tecnologías experimentales para estudiar el envejecimiento a nivel molecular y celular. Estos avances, que también resultan de la aplicación de la Inteligencia Artificial y otras herramientas, ayudan a identificar nuevas dianas terapéuticas y probar la eficacia de posibles intervenciones.
Ha habido varias propuestas para retrasar el envejecimiento, con resultados prometedores en algunos animales. Algunos implican la manipulación de procesos celulares, el uso de terapias genéticas para corregir mutaciones asociadas con el envejecimiento, así como estudios de compuestos químicos que pueden imitar los efectos de las dietas bajas en calorías que se sabe que aumentan la longevidad.
Y mientras esperamos para ver si esta inversión masiva en ciencia y tecnología conduce a descubrimientos interesantes en el campo de la longevidad, escuchamos y leemos varias historias en los medios sobre supercentenarios. En estas narrativas preguntamos sobre sus hábitos, con la esperanza de que nos muestren alguna rutina que nos muestre el “secreto” de la longevidad. Y ahí nos centramos en la francesa que falleció a los 122 años (la mayor de la que se tiene constancia) y que tenía la costumbre diaria de beber una copa de vino de Oporto y comer media pasta de chocolate, o la italiana que falleció a los 122 años. de 117 y quien mencionó que su secreto era comer dos huevos crudos todos los días.
A pesar de estos casos tan raros, lo que la ciencia nos dice actualmente es algo menos atractivo y, en realidad, muy similar al consejo que ya escuchamos de nuestros padres y abuelos: la longevidad parece ser más probable si comemos moderadamente, con una dieta saludable. , duerma lo suficiente y haga ejercicio. Y, como dice Ramakrishnan, estas prácticas funcionan mejor que cualquier medicamento, son gratuitas y no tienen efectos secundarios.

Written By
More from Arturo Galvez
Las proteínas que previenen la formación de basura en la enfermedad de Alzheimer | Cuéntanos tu ciencia
Las proteínas son moléculas de gran tamaño que realizan numerosas funciones en...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *