El desmantelamiento de la ciencia y el medio ambiente en Brasil | Opinión

En los últimos días, la prensa informó el récord de la tasa de deforestación más alta en la última década en Brasil. Según el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE), se talaron 13.255 kilómetros cuadrados de selva amazónica. Este hecho, que provocó repercusiones a nivel mundial en la XXVI Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP-26), ha ido acompañado de una importante reducción de la inspección ambiental. Hay enfrentamientos e invasiones de reservas indígenas por parte de acaparadores de tierras, madereros y cazadores, acciones dañinas de las minas ilegales que provocan la contaminación de los ríos con mercurio. Los pueblos originarios padecen diferentes enfermedades.

Además de los impactos ambientales, las políticas equivocadas del gobierno federal han reducido drásticamente el presupuesto de ciencia, tecnología e innovación (ST&I).

La historia económica de las naciones muestra que el apoyo a la ciencia y la innovación es el motor del desarrollo, que garantiza la riqueza, el trabajo, el protagonismo y el bienestar de la sociedad. Según la UNESCO, las inversiones en CT&I aumentan cada año en todo el mundo. Estados Unidos destina el 2,84% de su PIB, Alemania el 3,09%, Japón el 3,26%, Corea del Sur el 4,53% e Israel el 4,95%. Según la revista NaturalezaEstimulado por la competencia con China, el gobierno de Estados Unidos pretende destinar 81 mil millones de dólares solo a la National Science Foundation en los próximos 5 años (2022 a 2026). Habrá un impulso extraordinario a la ciencia, con el desarrollo de tecnologías limpias, biotecnologías y una intensa automatización. Los resultados de las inversiones inteligentes en CT&I en el área privada se pueden medir en el desempeño de Pfizer, que, según Valor Econômico, proyecta ingresos de 82 mil millones de dólares para 2021, que se obtendrán principalmente de la venta de medicamentos como viagra y mRNA. vacuna contra covid-19. La compañía anuncia cerca de 10 mil millones de dólares en investigación para la próxima generación de vacunas contra el covid-19.

READ  Meteorito explota sobre California en un video impresionante: 'Eso estuvo cerca' | Ciencia | Noticias

Los datos sobre la competencia económica provocada por el reordenamiento de la geopolítica internacional están en línea con las inversiones brasileñas “disminuidas”: 1,26% del PIB en ST&I. El informe científico de la Unesco destaca el número de investigadores por millón de habitantes. Mientras que Brasil tiene 888 investigadores, Corea del Sur tiene 7,980, Alemania 5,212, Japón 5331, Estados Unidos 4,412, Canadá 4,326. El panorama brasileño empeora con la ausencia de licitaciones públicas. Las becas son insuficientes para la supervivencia de nuestros jóvenes investigadores: 1.500 reales para una maestría y 2.200 reales para un doctorado. El recorte de 655,4 millones de reales que se destinarían en el Ministerio de Ciencia y Tecnología e Innovación para avisos de investigación y becas del CNPq provocó la indignación de la comunidad científica, la Academia Brasileña de Ciencias, la Sociedad Brasileña para el Progreso de la Ciencia (SBPC) y sociedades científicas.

La falta de recursos conduce a la desesperanza de los estudiantes. Somos testigos de una diáspora peligrosa que entrega a los países desarrollados nuestros mejores cerebros y talentos.

Desde el puesto 13 en la productividad internacional de artículos científicos en tiempos pasados, Brasil migró en la dirección opuesta de la historia. Los fondos del Fondo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (FNDCT) y del CNPq fueron restringidos. Las universidades federales y algunos institutos de investigación se encuentran en estado de indigencia.

El mundo está presenciando la cuarta revolución industrial, con inteligencia artificial, computación cuántica y tecnologías limpias. Si esta marcha anticientífica no se interrumpe de inmediato, el futuro de Brasil será de eterna dependencia económica y tecnológica, estampando en nuestro ADN el papel de exportador de materias primas e importador de productos manufacturados. Sin embargo, con la deforestación desenfrenada, ¿qué país comprará productos de tierras devastadas?

READ  Mutato lleva el espacio de Brahma a la casa de los argentinos

Renato Sérgio Balao Cordeiro es investigador emérito de la Fundación Oswaldo Cruz, miembro de la Academia Brasileña de Ciencias y del Consejo de la Sociedad Brasileña para el Progreso de la Ciencia (SBPC), y miembro de la Coalición Ciencia y Sociedad.

Apoya nuestro periodismo. Suscríbete a EL PAÍS pinchando aquí

Suscribirse aqui para recibir el boletín diario de EL PAÍS Brasil: reportajes, análisis, entrevistas exclusivas y la información principal del día en su correo electrónico, de lunes a viernes. Suscribirse también para recibir nuestro boletín semanal los sábados, con los aspectos más destacados de la cobertura de la semana.

Written By
More from Arturo Galvez
Congreso Ibérico de movilidad en bicicleta debate la “era de las infraestructuras” | Movilidad
En abril, Barcelos acoge el XVII Congreso Ibérico A Bicicleta ea Cidade,...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *