El exastronauta de la NASA Leland Melvin recuerda la parada policial que lo hizo sudar

Una parada policial podría haberle costado al exastronauta de la NASA Leland Melvin su carrera en el espacio antes de que comenzara.



un perro disfrazado: el ahora famoso retrato de Melvin en la NASA presenta a sus dos perros rescatados, Jake y Scout, a quienes contrabandeó en secreto a la NASA para la sesión de fotos.


© NASA
El ahora famoso retrato de Melvin en la NASA presenta a sus dos perros rescatados, Jake y Scout, a quienes pasó clandestinamente a la NASA para la sesión de fotos.

Melvin, que nunca tuvo miedo de lanzarse al espacio en dos misiones del Transbordador Espacial Atlantis para ayudar a construir la Estación Espacial Internacional, nunca supo lo que iba a pasar cuando la policía lo detuvo.

“He estado en este cohete con millones de libras de empuje y ni una sola vez tuve miedo de ir al espacio”, dijo Melvin, quien es Black. “Es cuando los oficiales de policía me detuvieron que ni siquiera sabía … estaba comenzando a sudar y solo sostenía el volante con mucha fuerza”.



Léopold Eyharts, Stanley G. Love, Stephen Frick, Leland D. Melvin, Rex J. Walheim, Hans Schlegel posando para una foto: Melvin estaba con otros nueve miembros de la tripulación en la estación espacial en febrero de 2008. En el lado izquierdo del marco , de arriba a abajo, están los astronautas Daniel Tani, Stanley Love y Leopold Eyharts de la Agencia Espacial Europea. En el centro, desde arriba, están los astronautas Leland Melvin, Rex Walheim, Steve Frick, Peggy Whitson y Alan Poindexter. El cosmonauta Yuri Malenchenko de la Agencia Espacial Federal de Rusia está arriba a la derecha y debajo de él está el astronauta de la ESA Hans Schlegel.


© NASA
Melvin estaba con otros nueve miembros de la tripulación en la estación espacial en febrero de 2008. En el lado izquierdo del marco, de arriba a abajo, están los astronautas Daniel Tani, Stanley Love y Leopold Eyharts de la Agencia Espacial Europea. En el centro, desde arriba, están los astronautas Leland Melvin, Rex Walheim, Steve Frick, Peggy Whitson y Alan Poindexter. El cosmonauta Yuri Malenchenko de la Agencia Espacial Federal de Rusia está arriba a la derecha y debajo de él está el astronauta de la ESA Hans Schlegel.

“Todos los padres de la comunidad negra tienen una conversación con su hijo para decirles que si te detiene un oficial, ya sabes, asumes la posición, que es 10-2 (manos en el volante), mira al frente”. añadió. “Le dices al oficial, sabes, eres muy respetuoso, dices que estás tratando de alcanzar tus cosas obvias”.

Melvin habló el lunes durante un panel que celebraba las vidas de los negros en la industria espacial durante el Cumbre Virtual Humans to Mars 2020 alojado por Explorar Marte, una organización sin fines de lucro que aboga por la exploración humana de Marte.



Leland D. Melvin con traje y corbata sonriendo y mirando a la cámara: el astronauta de la NASA Leland Melvin


© NASA
El astronauta de la NASA Leland Melvin

Los panelistas, que compartieron sus experiencias personales y discutieron el movimiento Black Lives Matter, la muerte de George Floyd y las protestas posteriores, incluyeron al ex administrador de la NASA Charles Bolden, al subdirector de servicios comerciales de carga lunar de la NASA, Camille Alleyne y a Danielle Wood, directora de el Space Enabled Research Group en el Media Lab del MIT.

READ  Los astrónomos detectan por primera vez una clase de agujero negro súper raro

Melvin todavía puede recordar una parada de tráfico cuando era estudiante en Heritage High School en Lynchburg, Virginia, donde se graduó en 1982.

“Estaba en un automóvil con mi novia y un oficial de policía se acercó a nosotros”, dijo Melvin. “La sacó del coche y le dijo que la estaba violando porque quería que fuera a la cárcel.

“Y sabes, cuando los hombres negros ingresan al sistema penitenciario, en realidad nunca salen y tienen una segunda oportunidad. Yo iba a la universidad con una beca y quería estudiar química”.



Leland D. Melvin de pie frente a un edificio: Melvin a bordo de la estación espacial en 2009.


© NASA
Melvin a bordo de la estación espacial en 2009.

Melvin instó a las personas a asegurarse de que no son parte del problema contribuyendo al racismo, pidiéndoles que evalúen tanto lo que están haciendo para lastimar como cómo pueden ayudar a combatir el racismo.

El camino al espacio

Afortunadamente, esa parada no descarriló su carrera. Melvin terminó registrando más de 565 horas en el espacio, pero el espacio no fue su primera opción.

Durante el aterrizaje lunar del Apolo 11 en 1969, Melvin dijo que él era el “ingeniero de antenas”, que sostenía las antenas para sus padres mientras lo observaban.

“Y al día siguiente, todos los niños del vecindario dijeron: ‘¿Quieres ser astronauta?’ No, no veo a alguien que se parezca a mí “, recordó Melvin.



Leland D. Melvin sentado sobre una superficie azul: Melvin leyó el libro a los estudiantes de primer y tercer grado


© Carla Cioffi / NASA
Melvin les leyó a los estudiantes de primer y tercer grado el libro “The Moon Over Star” en la escuela primaria Ferebee-Hope el martes 8 de febrero de 2011, en honor al Mes de la Historia Afroamericana, y para resaltar la importancia de la lectura.

A cinco cuadras de la calle donde creció Melvin, Arthur Ashe aprendió a jugar al tenis. Ashe, el único hombre negro en ganar títulos individuales en Wimbledon, el Abierto de Estados Unidos y el Abierto de Australia, se convirtió en profesional en 1969. Ashe también fue el primer jugador negro seleccionado para el equipo de la Copa Davis de Estados Unidos.

READ  ¿De dónde vino el agua de la Tierra? Estudio arroja dudas sobre la teoría actual de los meteoritos



Leland D. Melvin con uniforme: el astronauta de la NASA Leland D. Melvin no tenía miedo de volar al espacio.


© Mark Sowa / NASA
El astronauta de la NASA Leland D. Melvin no tenía miedo de volar al espacio.

“Mi papá habló sobre su perseverancia, su atletismo, su inteligencia”, dijo Melvin. “’Quiero que seas como él’. No fue hasta que llegué a la NASA, cuando un amigo me dijo: ‘Serías un gran astronauta’ “.

Melvin no llenó una solicitud hasta que su amigo, Charlie Camarda, ingresó al programa de astronautas. “Si ese tipo puede entrar, yo puedo entrar, y ahí es cuando solicité”.

Melvin fue reclutado en 1986 para jugar en la Liga Nacional de Fútbol con los Detroit Lions y los Dallas Cowboys, pero se tiró de los isquiotibiales y no terminó jugando ningún partido de la temporada regular.

En 1989, comenzó a trabajar en el Centro de Investigación Langley de la NASA en el grupo de Sensores de Fibra Óptica de la Rama de Ciencias de Evaluación No Destructiva, según la NASA. Fue seleccionado como candidato a astronauta en 1998.

Además de servir como astronauta, Melvin también ha dirigido el programa educativo de la NASA, copresidió el Grupo de Trabajo de Educación STEM de Coordinación Federal de la Casa Blanca y presidió la Junta Internacional de Educación Espacial.

Momentos contrastantes

Melvin se enteró de la muerte de George Floyd mientras estaba en Florida para el lanzamiento de los astronautas de la NASA. Doug Hurley y Bob Behnken a bordo del SpaceX Crew Dragon.

“Veo que a este hombre negro le apagan la vida, diciendo que no puede respirar”, dijo Melvin. “Y cuando lo escuché llamar a su madre, fue cuando me puse a llorar porque pensaba en mi madre. Pensé en si ese era yo, siendo la vida apagada”.

La muerte de Floyd cuando el ahora ex oficial de policía Derek Chauvin se arrodilló sobre su cuello durante casi nueve minutos contrastaba con el logro de lanzar astronautas estadounidenses desde suelo estadounidense en cohetes estadounidenses por primera vez desde 2011.

READ  Un pez 'blindado' de 400 millones de años puede cambiar la historia de los tiburones tal como la conocemos

“Si podemos (enviar gente a la Estación Espacial Internacional), podemos hacer cualquier cosa. Podemos solucionar estos problemas”.

Y vuelve a la necesidad de diversidad, dijo Melvin.

Melvin dijo que su momento “ajá” en el espacio llegó inesperadamente. Él anticipó que sucedería cuando ayudó a instalar el Laboratorio Columbus de la Agencia Espacial Europea en la Estación Espacial Internacional en 2008.

Pero no fue hasta que la astronauta de la NASA Peggy Whitson invitó a Melvin al segmento ruso de la estación para compartir una comida. La tripulación incluía astronautas con antecedentes rusos, franceses, alemanes, afroamericanos y asiático-americanos y fue alojada por Whitson, la primera mujer comandante de la estación espacial, dijo Melvin.

“Estábamos partiendo el pan a 27.000 kilómetros por hora, dando la vuelta al planeta cada 90 minutos. Y fue entonces cuando mi cabeza explotó, y tuve esta epifanía sobre nuestro planeta y mirándolo hacia atrás, obteniendo esta cosa llamada perspectiva orbital”.

Es algo que los astronautas ganan al contemplar nuestro planeta como un todo.

“Creo que nosotros, como civilización, necesitamos tomar eso que tenemos en el espacio como astronautas”, dijo. “Y sabemos que si no trabajamos juntos como un equipo, y fuéramos uno de los equipos más diversos en el espacio, pereceríamos”.

Trabajar juntos es la única forma en que Melvin piensa que la humanidad puede sobrevivir en este planeta, regresar a la luna y llegar a Marte.

“La forma en que lo hacemos es con la perspectiva correcta. Y traemos esta perspectiva a casa desde el espacio, para volver al espacio como una civilización de gente diversa”, dijo. “Es una perspectiva juntos, que trabajamos juntos, vivimos juntos y cambiamos el universo juntos”.

Sigue leyendo

Written By
More from Arturo Galvez

México pagará la vacuna covid-19 con sus propios fondos: Alomía

José Luis Alomía, director general de Epidemiología, dijo que México no estaba...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *