El lenguaje en el espacio “democrático” de internet

La distopía “1984”, escrita por George Orwell en 1949, es una de las obras más leídas e influyentes de todos los tiempos. Al retratar los males del totalitarismo en una nación ficticia llamada Oceanía, Orwell lleva al lector a un viaje lleno de simbolismo y analogías, mostrando detalles del modus operandi del Partido Único, que gobierna la nación. Liderado por Gran Hermano, este partido monitorea constantemente a los ciudadanos a través de un dispositivo llamado telepantalla, capaz de transmitir y capturar audio y video al mismo tiempo.
Además de esta vigilancia física, que restringe el derecho de ir y venir, el partido cuenta con una serie de otros medios “constitucionales” para controlar al ciudadano. Uno de ellos es el “delito de pensamiento”, que considera delito toda acción, opinión y conducta contraria a las ideas del grupo. Para implementar esta política, existe el “newspeak”, que reprime, por ley, el uso de términos, creando otros a través de la remoción y/o unión de palabras. De esta forma, dirigiendo lo que piensa y dice el ciudadano, el partido reprime posibles levantamientos populares, además de aumentar y consolidar su fuerza y ​​control. Algo similar parece estar ocurriendo hoy en el aparente espacio democrático de las redes sociales.
En el siglo XXI, que va mucho más allá de las inferencias orwellianas, Internet y sus tecnologías subyacentes han traído nuevas e inimaginables formas de comunicación. Además del chat en tiempo real, un sinfín de abreviaturas y la gran maraña de neologismos globales y locales, la gran red fue capaz de crear espacios de debate democráticos e inclusivos. En este sentido, las redes sociales se han convertido en el escenario principal de las discusiones políticas e ideológicas, dando lugar a una forma de comunicación que podemos denominar “orientada a internet”.
A medida que temas polémicos y controvertidos, además de notorias noticias falsas, ganaban relevancia en las redes sociales, organizaciones como Facebook y Twitter se vieron obligadas a crear tecnologías para filtrar/moderar el contenido publicado. Con esto, se espera evitar que estos espacios virtuales se conviertan en escenarios ideales para crímenes de odio, racismo, entre otros. Youtube mismo penalizó los videos que citaron los términos coronavirus y covid en 2020, limitando su alcance y, en algunos casos, desmonetizando y bloqueando videos y editores. Según la plataforma, esto era necesario debido a la gran cantidad de noticias falsas y desinformación asociadas a la pandemia que se difunden en ella.
El problema de este enfoque es que hay denuncias de personas y grupos identitarios que afirman estar sufriendo censura, ya que las redes sociales limitan su alcance y/o bloquean sus cuentas al utilizar determinados términos para debatir temas de interés. Por lo tanto, muchos usuarios se comunican con el uso de “algohabla”, un término que se refiere a la unión de las palabras en inglés algoritmo (algoritmo) y hablar (habla). Es una técnica utilizada para confundir los algoritmos de moderación de contenidos, que permite la normal difusión de posts y diálogos sobre temas que “desagradan” a las redes.
Además del uso de sinónimos y apodos, también es común la técnica relacionada con la creación de un alfabeto propio, mezclando letras, números y caracteres especiales, además de la resignificación contextual y semántica de diversos términos y personajes históricos y ficticios. . Esto ha funcionado, al fin y al cabo, hacer que la máquina entienda el lenguaje natural y sus infinitos matices es complejo y uno de los grandes retos de la informática.
De hecho, el lenguaje hablado o escrito es el principal medio de comunicación del ser humano. Restringirlo o dirigirlo según los deseos de grupos políticos o identitarios puede limitar y sesgar el debate público sobre los más diversos temas. ¿A quién le importa? Además, cabe señalar que la comunicación orientada a Internet, a pesar de parecer libre y democrática, está bajo la tutela de las grandes organizaciones propietarias de los modernos medios de comunicación. Se está construyendo la “Nueva Lengua Orwelliana”. ¡Queda por ver a dónde nos llevará!

READ  LOS TRABAJADORES DE SALUD de los hospitales centrales de Pensilvania reciben la vacuna COVID-19

Profe. Yo. Jorge Luis Gregorio
Profesor en Fatec Jales
www.jlgregorio.com.br

Written By
More from Arturo Galvez
FMI reduce fuertemente proyección de aumento de Brasil de 1,5% a 0,3% en 2022 – 25/01/2022
El Fundo Monetário Internacional (FMI) redujo un aumento proyectado en Brasil del...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.