El número de estados mexicanos que experimentan un alto estrés hídrico podría duplicarse para 2050, según S&P

El número de estados mexicanos que experimentan un alto estrés hídrico podría duplicarse para 2050, según S&P

Según un análisis de S&P Global Ratings, se espera que el número de estados mexicanos bajo estrés hídrico alto llegue a 20 para 2050, frente a los 11 de 2020, si los gobiernos locales no toman medidas para adaptarse al cambio climático.

La calificadora dijo en el estudio que, si no se aborda, el estrés hídrico de México podría afectar el crecimiento económico a largo plazo a medida que aumenta la sequía.

La investigación utilizó el conjunto de datos de Riesgo Físico del Cambio Climático Sustentable1 de S&P Global para explorar la exposición de los gobiernos locales y regionales mexicanos al estrés hídrico en los próximos 30 años. Los escenarios de estrés reflejan las vías socioeconómicas compartidas (SSP) del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) e incluyen amplios cambios en los sistemas socioeconómicos.

«Selon les données de S&P Global Sustainable1, le nombre d’États mexicains exposés au stress hydrique passera – sans mesures préventives – à 20 au cours des trois prochaines décennies dans un scénario climatique modérément stressé de 11 États en moyenne cette décennie», indique le relación. .

La autoridad del agua de México, Conagua, informó que ocho de los 32 estados del país estaban experimentando una sequía de moderada a extrema en julio de 2022.

S&P Global Ratings estima que esta tendencia podría empeorar durante esta década, dada la creciente incidencia de sequías; inversión insuficiente en infraestructura, abastecimiento y conservación de agua; y recursos hídricos limitados.

«Los estados mexicanos que utilizan más agua subterránea o superficial de la disponible enfrentan un mayor estrés hídrico que los estados con niveles de consumo similares pero mayor oferta. Los estados ubicados en áreas muy secas, a pesar de tener una población relativamente menor, las industrias que requieren grandes cantidades de agua pueden abrumar el suministro de agua”, dice el documento.

El conjunto de datos de Riesgo Físico del Cambio Climático muestra que en esta década (2020-30), 11 de los 32 estados de México enfrentan actualmente un alto estrés hídrico, siendo los peores efectos Baja California, Baja California Sur, Aguascalientes y la capital, Ciudad de México. .

Los siete estados restantes son Morelos, Sonora, Chihuahua, Sinaloa, Zacatecas, Guanajuato y el Estado de México.

Por otro lado, S&P Global Sostenible1 ha identificado solo seis estados que experimentaron un bajo estrés hídrico en esta década y es probable que permanezcan así hasta 2050, a saber, Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Campeche, Veracruz y Tabasco.

S&P Global Ratings dijo que el sur de México, donde se encuentran estos seis estados, tiene menos ecosistemas áridos y menos actividad industrial que otras regiones. Por lo tanto, se espera que el estrés hídrico en esta región se mantenga bajo.

Los escenarios no tienen en cuenta posibles cambios en las estructuras sociales y económicas de los seis estados, como una mayor prosperidad, lo que podría aumentar el uso del agua, según el informe.

MINERÍA

El aumento del estrés hídrico podría afectar a las empresas mineras que operan en México si se aprueba sin mayores cambios un proyecto de ley para reformar la Ley de Minería y Aguas, ya que el texto busca condicionar las concesiones mineras a la disponibilidad de agua.

El proyecto, presentado a la Cámara de Diputados por el presidente Andrés Manuel López Obrador, reduciría la duración de las concesiones mineras de 50 a un máximo de 30 años, con una duración inicial de 15 años y renovación única, y crearía concesiones de agua específica para la minería que sólo sería renovable por cinco años, entre otros cambios.

READ  Número récord de arrestos de migrantes en la frontera entre Estados Unidos y México

S&P Global Ratings señaló que una mayor inversión en infraestructura de agua a largo plazo podría debilitar el desempeño fiscal de algunos estados y municipios y conducir a un aumento de la deuda, pero ayudaría a desarrollar la resiliencia ante la escasez de agua.

“Dados los estrechos vínculos financieros de los estados mexicanos con el gobierno central, esperamos que el aumento del gasto en infraestructura de agua provenga de una combinación de fondos federales directos de Conagua, transferencias federales a los estados e ingresos de propiedad de los estados. Los GLR también pueden incurrir en deuda adicional para financiar inversiones o garantizar la deuda de los servicios públicos de agua, lo que aumenta su carga de deuda”, concluye el informe.

More from Ambrosio Badillo
Los líderes de BJP se unirán al TMC de Mamata Banerjee; Informe de basuras de Bengala BJP
El informe también dijo que hay una disputa de poder entre Dilip...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *