‘Es un desastre cuando no se escucha a los científicos’, dice la física Angela Olinto – 06/06/2021 – Ciencia

La física Angela Olinto se dedica a descifrar la energía que proviene del espacio. Con la ayuda de experimentos que involucran radiotelescopios y globos gigantes, el científico prueba teorías sobre la astrofísica de partículas subatómicas, porciones de energía que viajan a través del cosmos y pueden ayudar a contar la historia del universo.

Brasileña, Olinto nació en Boston (EE. UU.), Hija de padres brasileños, y se mudó a Río cuando era niña. Se licenció en física en la PUC-Rio y regresó a los Estados Unidos a los 21 años para realizar un doctorado en el MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts), meca de las ciencias exactas y donde ya había estudiado su padre.

Decana de la División de Ciencias Físicas de la Universidad de Chicago (EE. UU.), Olinto fue elegida miembro de la Academia Estadounidense de Artes y Ciencias y de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos este año, un testimonio de su reconocimiento entre los físicos en ese país y el resto del país. mundo.

La física Angela Olinto se dedica a descifrar la energía que proviene del espacio. Con la ayuda de experimentos que involucran radiotelescopios y globos gigantes, el científico prueba teorías sobre la astrofísica de partículas subatómicas, porciones de energía que viajan a través del cosmos y pueden ayudar a contar la historia del universo.

Brasileña, Olinto nació en Boston (EE. UU.), Hija de padres brasileños, y se mudó a Río cuando era niña. Se licenció en física en la PUC-Rio y regresó a los Estados Unidos a los 21 años para realizar un doctorado en el MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts), meca de las ciencias exactas y donde ya había estudiado su padre.

Decana de la División de Ciencias Físicas de la Universidad de Chicago (EE. UU.), Olinto fue elegida miembro de la Academia Estadounidense de Artes y Ciencias y de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos este año, un testimonio de su reconocimiento entre los físicos en ese país y el resto del país. mundo.

Lo que llevó a la Sra. elegir una licenciatura en física y una carrera como científico? Cuando fui a la PUC, en Río, para ir a la universidad, tenía 16 años. Tenía y sigo teniendo muchos intereses, no solo en la ciencia. Lo primero que pensé en hacer, mucho antes, fue ir al lado de la arquitectura. Terminé tomando varios exámenes de ingreso, pero cuando llegué a Física, que fue uno de los exámenes de ingreso más difíciles, estaba emocionado. Pensé: ‘¡entonces tengo una oportunidad!’

Estamos obteniendo respuestas de la vida a nuestras pasiones que muestran los caminos. Mi habilidad para tocar la guitarra, por ejemplo, no llegó muy lejos, pero mi habilidad para hacer física sí. Creo que los primeros profesores que conocemos son siempre muy importantes, y he tenido profesores maravillosos a nivel de pregrado y en muchas áreas de la escuela secundaria. También fue una sensación de poder hacer algo relativamente bien, lo que nos ayuda a querer hacer más.

READ  ULA encuentra la causa del dramático matorral del lanzamiento Delta IV Heavy; segmentando nueva fecha

¿Estudiar física es tan difícil como parece? Difícil, en realidad, para cualquier ámbito, es emprender un nuevo camino. No te despiertas y gritas: ¡Eureka! Descubres un nuevo camino probando varios caminos que no llevan a ninguna parte. Entonces, la paciencia tiene que ser grandiosa.

Aún quedan muchas preguntas en ciencia abiertas, así que estamos emocionados. Estas son preguntas sobre la materia oscura, la energía oscura y las ondas gravitacionales del universo temprano; este último tendrá una gran medida, que espero que podamos hacer en la próxima década más o menos.

Este año, la Sra. fue elegido para convertirse en miembro de la Academia Estadounidense de Artes y Ciencias y de la Academia Nacional de Ciencias de EE. UU. ¿Qué importancia tiene tener mujeres y representantes sudamericanos en estas instituciones? Fue una gran sorpresa y un honor. Para mí, personalmente, es el reconocimiento a mi carrera.

Hay un lado de ser mujer, que es muy difícil, independientemente de ser brasileña. En la graduación, en la PUC-Río, tuve maestras, compañeras. No era la mayoría, pero sí lo suficiente para que no me sintiera incómodo. Cuando llegué a Estados Unidos fue un shock: no había profesores en el doctorado en física del MIT y muy pocos estudiantes.

Años más tarde, fui la primera mujer en ganar el título de titular [processo de promoção acadêmica de professores em universidades americanas] en mi departamento de física y astronomía en la Universidad de Chicago; un departamento con una dilatada tradición [foi o departamento do astrônomo americano Edwin Hubble], pero todos los hombres.

Incluso hoy no es muy cómodo. Dirigí el departamento durante unos ocho años en total y me propuse contratar a la mejor mujer para las áreas que necesitábamos. Pero no es fácil, la gente piensa que eres tonto porque eres mujer, o que simplemente ganaste el puesto porque eres mujer. Si no ganó el puesto, no se lo merecía, y si consiguió el puesto, tampoco lo merecía. Entonces no hay forma de ganar con esta gente.

Tenemos que romper estas barreras y demostrar que es posible ser mujer, tener marido, tener hijos y tener una vida interesante.

Para Brasil, [a eleição para as academias] muestra que cualquier persona en cualquier lugar es capaz de hacer ciencia de alto nivel. Tuve colegas brillantes en la graduación y cada vez que voy a Brasil a visitar a mi familia trato de conectarme con la gente, tenemos proyectos juntos. Los profesionales son del más alto nivel.

READ  El presidente chino otorga el premio más alto de ciencia y tecnología a dos científicos

¿Cómo expandir la diversidad en la ciencia? Debe haber diversidad de raza, género, pensamiento, capacidad y antecedentes. Tenía un padre en la universidad, así que llegué sabiendo cómo era. Cuando una persona no tiene a nadie dentro de la universidad, y es el primero de su familia en llegar allí, tendrá que descubrirlo todo, y llegará con ideas diferentes.

En la ciencia en su conjunto existe la idea de que el mérito es lineal. Para mí, la realidad de la ciencia es multidimensional. Tienes que ser capaz de entender las matemáticas y salir bien en los exámenes, pero también tienes que ser creativo, paciente y saber colaborar. Tiene muchas características para el éxito a largo plazo que no se enseñan y las personas no están capacitadas para hacerlo.

Creo que el esfuerzo debe estar en mantener la meritocracia, en términos de intentar hacer la mejor ciencia posible, pero abriéndose a otras posibilidades.

¿Cómo ha influido la pandemia en su producción y la de sus colegas? El año pasado ya tenía una gran responsabilidad, con más de 2.000 personas en la universidad. Le pedí al equipo que escaneara todo y cambiara a Internet desde el principio. Algunos pensaron que estaba exagerando, pero cuando cerró, estábamos listos. Lo primero fue intentar que la universidad siguiera funcionando.

Los profesionales más teóricos lograron trabajar desde casa, pero los más experimentales dependen de los laboratorios, que estuvieron completamente cerrados durante un mes. Los primeros laboratorios que volvieron a funcionar fueron los que tenían investigaciones vinculadas al Covid-19. Mi investigación, en colaboración con científicos de otros países, lleva más de seis meses de retraso, pero todos están bien y vivos, lo que considero un gran éxito.

Fue asombroso lo rápido que se hicieron las vacunas, y mucha gente trabajó sin descanso para llevarnos a donde estamos ahora; todo está más tranquilo por aquí. Espero que la gente esté orgullosa de los científicos.

Durante la pandemia se popularizaron expresiones muy propias de la comunidad científica. Queremos saber la eficacia de las vacunas, la probabilidad de infectarse con el virus en determinadas situaciones, etc. ¿Se ha disparado la ciencia? Desafortunadamente, estamos en una época muy polarizada. A las personas que están muy orgullosas de los científicos, antes les gustaba la ciencia, esa es mi impresión. Pero todavía hay gente que niega la ciencia, niega las vacunas, por ejemplo. Creo que algunos más neutrales se han vuelto hacia el lado científico.

La ciencia es una de las cosas más democráticas. No sirve de nada tener dinero infinito, no se cambia la ley de la gravedad. Ella es lo que es.

READ  Conoce a Ely y Henrique, jóvenes que están 'pidiendo espacio' en Remo

Espero que la generación más joven pueda emocionarse y ver el poder de salvar vidas que tiene la ciencia, o ver que es un desastre cuando los científicos no se escuchan. Esto es lo que ocurre en Brasil y también en la India más recientemente.

La gente dice lo que quiere y no sabe la diferencia entre una idea con la que los científicos estarían de acuerdo y algo que alguien acaba de inventar.

Hemos visto a varios jóvenes científicos brasileños abandonar el país para seguir su carrera en el extranjero. ¿Cómo revertir esta situación? Uno de los problemas es la inestabilidad. Hubo momentos en que los científicos de Brasil ganaban más que los de aquí, y muchos de los que estaban en Estados Unidos regresaron a Brasil. Pero parece una ola que sube y baja. Es la falta de estabilidad, de una estructura que no desaparecerá solo porque el presidente haya cambiado. En Estados Unidos y Europa hay menos de este sentimiento.

Otro factor, muy presente en Estados Unidos, es la innovación, el fomento de nuevas tecnologías para desarrollar nuevos productos. Muchos investigadores y profesores no solo quieren desarrollar la tecnología, también quieren construir la empresa que desarrolla los productos. Entonces, si puede hacer que todo funcione, tendrá más estabilidad e independencia. No es fácil y en Brasil, con la inestabilidad, se vuelve aún más difícil. No es imposible, pero falta inversión.

Brasil tiene una capacidad intelectual y un área del globo que da visibilidad, no somos una isla pequeña a la que nadie le presta atención, tenemos capital intelectual y natural.

Algo que podría ayudar es priorizar las academias de ciencias que hacemos aquí, con una planificación de lo que se puede hacer. [projetos de pesquisa] dentro de una década. Así, con un presupuesto realista, es posible predecir cómo será la ciencia del país en el futuro. Esto ayuda a los propios estudiantes, que saben qué oportunidades tendrán.

En mi opinión, el gobierno y las empresas deben actuar juntos, como ocurre aquí. Brasil tiene alguna infraestructura de investigación, pero aún queda mucho por construir.

RAYO X

Angela Villela Olinto, Decana de la División de Ciencias Físicas, Universidad de Chicago (EE. UU.)

Es física de astropartículas, licenciada en física por la PUC-Rio y doctora en física teórica de partículas por el MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts). En 2021, fue elegida miembro de la Academia Estadounidense de Artes y Ciencias y la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos.

Written By
More from Arturo Galvez
Fechas: Carlos Langoni, Raul de Souza y Marco Maciel
La modernización del banco central brasileño le debe mucho al economista Carlos...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *