ESPACIO ABIERTO: el aumento negativo de ANS puede dañar a los usuarios

La Agencia Nacional de Salud, organismo regulador del gobierno federal responsable de controlar las actividades de los prestadores de servicios de salud, anunció, de manera inédita, un ajuste negativo de los valores de los planes individuales de -8,19%, en una actitud que ha sido interpretada beneficioso para algunos sectores, pero perjudicial para otros.

Foto de un estetoscopio y un portapapeles en un escritorio con un médico y un paciente en el fondo
Disparo de un estetoscopio y un portapapeles en un escritorio con un médico y un paciente en el fondo | PersonasImágenes

La Agencia justifica esta decisión alegando una caída en los costos de atención médica para los operadores y planes de salud debido a Covid-19. Establece que de esta manera debe haber una reducción proporcional en la tarifa mensual para los beneficiarios. Se basa en la variación del IPCA (Índice de Precios al Consumidor) asociado al IVDA (Índice de Valor del Gasto en Cuidados) pero no tiene en cuenta otros índices que impactan de manera más significativa los costos de la atención médica, a saber, la inflación de la salud y el VCMH (variación del costo hospitalario).

La medida es controvertida en todos los aspectos por no tener en cuenta una serie de otros factores que hacen cuestionables los argumentos de ANS. El primer dato es que tenemos en el país diferentes tipos de empresas que operan planes de salud, tales como medicina grupal, verticalizada, red propia y modelo de gestión centralizada, que atienden a una mayor proporción de planes corporativos, y cooperativas de médicos, como Unimeds, que son sin ánimo de lucro, trabajan en red, tienen en su portafolio gran parte del servicio prestado a planes individuales y familiares, con un modelo de gestión y gobernanza cooperativa, lo que implica una amplia integración con el sector público.

READ  El condado de Santa Bárbara explora opciones para expandir las pruebas de COVID-19; 19 nuevos casos notificados | Crisis del coronavirus

En este año y medio de pandemia, se puede decir que buena parte de las inversiones realizadas para enfrentar la pandemia en varias localidades vinieron de Unimeds, como EPI’s (elementos de protección individual), camas de UCI, hospitales de campaña – que atienden de manera unificada pacientes en el sistema público y privado, inversión en equipos de telemedicina, apoyo técnico y financiero en las actividades de los departamentos de salud, apoyo a un gran número de cooperativistas, inversión en kits de diagnóstico, además de dedicar todo este período sin promover ningún corte en los chicos. Por el contrario, las estructuras de atención de emergencia y atención domiciliaria se han convertido en un referente para el diagnóstico y tratamiento de Covid, aliviando significativamente al sector público.

De igual manera, las patologías habituales tuvieron una reducción, sin embargo, no dejaron de ocurrir, manteniendo las estructuras dimensionadas para cardíacos, oncológicos, gestantes, traumatismos, procedimientos de emergencia, entre otros, los equipos técnicos desplegados para mantener estos servicios y, al mismo tiempo, enfrentar la nueva demanda relacionada con Covid-19. Si hubo una reducción en el costo de asistencia y accidentes, que en la práctica no fue tan significativa (de alrededor del 80% a alrededor del 70%), los gastos habituales continuaron y la necesidad de inversión en las estructuras descritas anteriormente aumentó significativamente.

Ahora, en un momento en el que hay un presagio de un retorno a la “normalidad”, donde tendremos los dos mundos coexistiendo – mantenimiento de la pandemia y recurrencia y aumento de otras patologías – la ANS anuncia una disminución que representa una pérdida de más de R $ 2 mil millones para los operadores. Recordando que de los 8,2 millones de beneficiarios en planes familiares, el 50% son atendidos por cooperativas médicas, la mayoría en personas pequeñas y medianas, donde suelen representar la mayor cartera de beneficiarios. Esta actitud de la ANS representará una pérdida de ingresos estimada en R $ 1,85 mil millones, que seguramente conducirá al cierre de varias de estas entidades y la reversión de este público al servicio del SUS.

READ  Android: ¡Aumente el espacio de almacenamiento de forma gratuita!

Esta medida afectará de manera menos impactante a los grandes operadores que atienden mayoritariamente planes corporativos que no se ven afectados por la decisión. La medida ANS traerá una serie de consecuencias, pero la menor de ellas será una reducción de las cuotas mensuales ya que ya no habrá cooperativas en condiciones de ofrecer este tipo de servicio a la población.

Omar Genha Taha, médico, con un MBA en Gestión de la Salud de FGV, presidente de la Cooperativa de Trabajo Médico de Londrina.

La opinión del autor no refleja necesariamente la opinión de FOLHA.

¡Recibe nuestras novedades directamente en tu móvil! Sube también tus fotos a la sección ‘La ciudad habla’. Agregue WhatsApp de FOLHA a través del número (43) 99869-0068 o mediante el enlace wa.me/message/6WMTNSJARGMLL1.

¿Cómo califica el contenido que acaba de leer?

Written By
More from Arturo Galvez

Sicarios registran el momento en que asesinan a alguien en Bogotá

El crimen ocurrió en el barrio El Amparo de la ciudad de...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *