España prohíbe la circulación de motos en el Parque Natural de los Altos Pirineos

España prohíbe la circulación de motos en el Parque Natural de los Altos Pirineos

Si estabas pensando en viajar en moto por los Altos Pirineos, en España, ¡olvídalo! Se ha prohibido el tráfico de motocicletas durante todo el año en el Parque Natural de los Altos Pirineos, una medida justificada para limitar la contaminación acústica. No es lo mismo para los coches.

La noticia llega desde España, donde la entidad gestora del Parque Natural de los Altos Pirineos ha creado un Zona de Especial Calidad Acústica (ZEPQA), con prohibición de acceso a motos, quads y buggies durante todo el año. Una decisión estimulada en parte por la intolerancia de las comunidades locales, y hoy declinada en una normativa ad hoc que, por un lado, aplica una estrujar sin distinción a categorías enteras, por otro lado, no afecta a los automóviles de ninguna manera, de ningún tipo, tipo, edad y emisiones (acústicas o de otro tipo).

Una medida que ya está generando manifestaciones por parte de determinadas asociaciones de promoción y defensa del mototurismo. Uno de ellos es el ‘Moto de Campo Sostenible’ que, también apoyada por la RFME (Real Federación Motociclista Española), habló de «discriminación injustificada» por esta disposición, aplicada a un área de aproximadamente 800 kilómetros cuadrados.

De hecho, la organización argumenta que la falta de límites sonoros de los que disfrutan los coches choca con la prohibición arbitraria impuesta a todas las motos y, por tanto, es una pérdida. Así, Moto de Campo Sostenible ha invitado a la gestión de flotas a establecer unos umbrales de ruido fijos, aplicables a todos los vehículos.

Por su parte, el responsable del Parque Natural defiende la iniciativa y habla de una necesaria “evaluación de la calidad acústica para la conservación de los ecosistemas y la biodiversidad”anunciando la instalación de nuevas estaciones de carga para vehículos eléctricos.

READ  López-Gatell respondió si hay acuerdo con CDMX para no ponerse rojo en el semáforo de COVID-19

More from Ambrosio Badillo
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *