España se enfrenta a una ola de calor que podría alcanzar los 44°C