Funchal Jazz’23 — Día 3: De la dinámica de las big band al homenaje a las grandes mujeres

Funchal Jazz’23 — Día 3: De la dinámica de las big band al homenaje a las grandes mujeres

No está claro si es por el cansancio -al fin y al cabo era la última actuación del último día de un festival que había comenzado una semana antes- o porque era quizás la más difícil del cartel de la edición 2023 de Funchal Jazz, pero lo cierto es que el flujo de gente saliendo del público arreglado sobre la alfombra verde del Parque de Santa Catarina fue considerable durante el concierto del proyecto New Standards liderado por la baterista, activista y educadora Terri Lyne Carrington. Este hecho no disminuyó, sino todo lo contrario, la decisión de llevar el colectivo liderado por el baterista de Medford, Massachusetts a Madeira, sino que reforzó la importancia de no ceder a los gustos dominantes del público, abriendo un espacio para ruptura y para la creatividad más exigente. .

No es que Carrington llevara a Funchal el pasado sábado por la noche un espectáculo de música «difícil» o «libre» y fuera del alcance de un público menos «informado» (incluso de este lado no creemos que tal cosa sea posible -toda la música puede ser y debe ser para quien quiera escucharlo…). En efecto, el colectivo en el que brillan, junto al líder, el cantante Michael Mayo, la trompetista Milena Casado Fouquet, el guitarrista Matthew Stevens, el pianista Kris Davis y el bajista Mats Sandahl, practica un jazz fluido, claramente basado en la tradición, pero con un enfoque decididamente contemporáneo, que presenta un repertorio aparte, es cierto -ya que explora fundamentalmente las composiciones de mujeres, lo que lleva a Terri Lyne a declarar que no pretende «sustituir» a THE normas, antes de «añadir» nuevas obras al canon -pero no por ello una digestión compleja. Echará de menos algunos de los «adornos» -muy usados ​​en noches anteriores- que sacian la sed de diversión que al público le gusta ver saciada: no hay un solo solo que desemboque en un «show off» ni una sola comunicación que termine con humor fácil, por ejemplo. Pero incluso si hay piezas que se apoyan en mezcla con un toque tropical, swings con muscle funk (aunque un poco angulosos, como dictan las declinaciones modernas) y demostraciones de virtuosismo individual y colectivo, nada en esta presentación prescinde de la atención enfocada de la audiencia y cuando tal entrega es requerida – como en una película en la que el argumento no sigue una lógica lineal o cuyos diálogos son más elaborados, siempre hay quien se cansa más rápido y se va a comer palomitas a otra parte.

READ  “¡Queremos compartir la ilusión contigo!”: Fernanda Castillo y Erik Hayser revelaron el sexo de su bebé

Entre el repertorio de compositores más reconocidos, como Abbey Lincoln, Carla Bley (también presente en la presentación de Kurt Elling) o Geri Allen y de compositores menos famosos como Gretchen Parlato o la propia Kris Davis, una juntos que nunca se ha desviado del absoluto buen gusto, lleno de momentos de clase, con la líder mostrando su mano firme en bases rítmicas muy sofisticadas que su grupo siempre ha alabado con una entrega llena de alma y pensamiento: hermosos solos de la pianista Kris Davis, trompeta la jugadora Milena Casado o el guitarrista Matthew Stevens, por ejemplo, y el cantante Michael Mayo demostrando ser igual de dotados, aunque nunca tan expansivos como antes -cada uno a su manera-, resultaron ser Samara Joy o Kurt Elling, completaron un bolo que podría haber pedido un auditorio cerrado en lugar de un jardín con el océano de fondo, pero eso no impidió que fuera el mejor de todos los festivales.



Antes de la actuación de Terri Lyne Carrington, la Orquesta de Jazz de Funchal actuó en el escenario con Perico Sambeat como solista y director invitado. El saxofonista español tiene muchos y profundos vínculos con la escena jazzística de nuestro país y por ello verle en el envidiable papel de timonel de una formación de estas características es sólo un destaque más en un currículum repleto de logros.

Es un lujo poder asistir a una bien preparada actuación de un colectivo dotado de una generosa sección de metales (4 trompetas, 4 trombones, 5 saxofones) a la que se suman batería, percusión, contrabajo, piano y guitarra, extendiendo la clase sobre temas con delicados sabores de flamenco y boleros, rumba y aromas funk aún más intensos. Gracias a los hermanos Francisco y Alexandre Andrade, quienes se sentaron junto a los otros sopladores y mantuvieron esta gran banda bien engrasada y preparada para cualquier colisión. Con solos muy aplaudidos por instrumentos como el trombón o el contrabajo y un Perico Sambeat que no ocultaba su legítimo deleite y contagiaba encanto y pasión en forma de solos rodados con absoluta finura, tanto en la viola como en la flauta, era otro más motivo de que Funchal Jazz tuviera una noche que cerraba con un toque de oro puro una semana de celebración.

READ  Anitta ganará una estatua de cera en Madame Tussauds en Nueva York

Las sonrisas que se observaron en el lobby del hotel la mañana del regreso a Lisboa, desplegadas por varios músicos, técnicos, periodistas e incluso parte del público, demuestran claramente las vibraciones positivas de un evento con carácter fuerte, un programa de buena gusto, numeroso público y especial implicación. . Para repetir, sin duda.


More from Hieronimo Teodoro
Diario español se derrite por los ‘tres genios’ del PSG tras histórica paliza en Champions
ESPN.com.br25 de octubre de 2022Lectura: 2 min. Mbappé, Messi y Neymar celebran...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *