¿Hay formas alternativas de agujeros negros que se puedan detectar? Un nuevo estudio apunta a esta posibilidad

“Esta es la primera evidencia de la existencia de un agujero negro de tamaño intermedio de tal masa”, que alcanza el tamaño de 55.000 soles, dijo James Paynter, estudiante de doctorado en la Facultad de Física de la Universidad de Melbourne.

Si se confirma el descubrimiento, llenará un vacío intrigante para los expertos en física de agujeros negros. Teorizado por Einstein, este objeto concentra su materia con tal densidad que evita que incluso la luz escape de su fuerza gravitacional. Hasta la fecha, solo conocemos dos familias, de tamaños radicalmente diferentes.

Uno de ellos está compuesto por agujeros negros estelares, formados por el colapso gravitacional de una estrella masiva al final de su vida, cuya masa es hasta diez veces mayor que la de nuestro Sol.

En el otro extremo del espectro, están los “monstruos” que acechan el corazón de cada galaxia, los agujeros negros supermasivos. Como “el que está en el centro de nuestra Vía Láctea, que tiene unos pocos millones de masas solares”, dijo a la AFP Frédéric Gueth, subdirector del Instituto de Radioastronomía. Los más masivos alcanzan varios miles de millones de masas solares.

Ahora con familias en ambos extremos, “nos preguntamos si habría agujeros negros de masa intermedia”, agrega el astrofísico. ¿Qué pasa si no juegan un papel en la génesis de sus contrapartes supermasivas?

Los autores del estudio señalan que los signos de su existencia se han ido acumulando en los últimos años. Los científicos anunciaron el pasado mes de septiembre el descubrimiento de un primer agujero negro de masa intermedia, de solo 145 masas solares.

READ  ¡Linux conquista Marte! El helicóptero Ingenuity utiliza código abierto

“Esto nos molesta a todos, porque buscamos algo del orden de magnitud entre decenas y millones de masas solares”, observa Frédéric Geth.

La forma en que se identificó este nuevo agujero negro se produjo a través del análisis de los datos de la explosión gamma. Estos destellos de luz extraordinariamente poderosos provienen de eventos como la explosión de estrellas masivas.

Uno de ellos, GRB 950830, aparentemente tuvo un encuentro camino a nuestra Tierra, desde su lugar de emisión, a miles de millones de años luz de distancia, “en las primeras edades del Universo”.

La señal luminosa se registró con una especie de eco, provocado por su paso cerca de un agujero negro, que actuaba como una “lente gravitacional”: la masa del agujero negro es tan grande que distorsiona la estructura del agujero. Espacio-tiempo y dobla el camino luminoso que pasa por su proximidad, doblándolo. Es la medición de este desplazamiento la que habrá permitido revelar la presencia del agujero negro y su masa teórica.

“Estimamos que podría haber 40.000 agujeros negros intermedios en nuestra galaxia”, dijo a la AFP la profesora Rachel Webster, astrofísica y coautora del estudio. Para su colega Eric Thrane, de la universidad australiana Monash, podría tratarse de un “agujero negro primordial”, creado en la infancia del Universo.

Con una masa enorme, estos objetos podrían haber sido “los precursores de los agujeros negros supermasivos”, cuyo origen permanece sin explicar, escribió en un comunicado de prensa.

Queda por confirmar este descubrimiento para hacerlo indiscutible. Porque, como observa Geth, si hay agujeros negros de masa intermedia, “el hecho de que no hayamos visto ninguno hasta ahora indica que no son muchos y que se forman en circunstancias sumamente concretas”.

READ  Moto G10 y G30 anunciados para Europa
Written By
More from Celio Aragon

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *