James Webb mide la temperatura de un exoplaneta rocoso en una hazaña sin precedentes | Espacio

James Webb mide la temperatura de un exoplaneta rocoso en una hazaña sin precedentes |  Espacio

Un equipo internacional de investigadores utilizó el telescopio espacial James Webb de la NASA para medir la temperatura del exoplaneta rocoso TRAPPIST-1 b. La medida se basa en la emisión de energía térmica en forma de luz infrarroja, detectada por el Instrumento de infrarrojo medio de Webb (MIRI).

El resultado indica que el lado diurno del planeta tiene una temperatura de alrededor de 500 Kelvin (aproximadamente 232 grados Celsius) y sugiere que no hay una atmósfera significativa.

Esta es la primera detección de cualquier forma de luz emitida por un exoplaneta tan pequeño y frío como los planetas rocosos de nuestro Sistema Solar. El resultado marca un paso importante para determinar si los mundos que orbitan estrellas pequeñas y activas pueden sostener una atmósfera propicia para la vida.

«Estas observaciones realmente aprovechan la capacidad de infrarrojo medio de Webb», dice en nota Thomas Greene, astrofísico del Centro de Investigación Ames de la NASA y autor principal del estudio. publicado el 27 de marzo en la revista naturaleza. «Ningún telescopio anterior tenía la sensibilidad para medir una luz infrarroja tan débil».

Según un comunicado de la agencia espacial estadounidense, TRAPPIST-1 b tiene una distancia orbital de aproximadamente una centésima parte de la de la Tierra y recibe de su estrella, la enana roja TRAPPIST-1, unas cuatro veces la cantidad de energía que proviene del Sol. por nuestro planeta.

Aunque no está dentro de la zona habitable del sistema, las observaciones del planeta pueden proporcionar información importante sobre cuerpos celestes similares. Según Greene, hay diez veces más estrellas enanas rojas en la Vía Láctea que estrellas como el Sol, una enana amarilla. «Es más fácil caracterizar los planetas terrestres alrededor de estrellas más pequeñas y más frías», explica la coautora Elsa Ducrot de la Comisión Francesa de Energías Alternativas y Energía Atómica (CEA) en Francia.

READ  El ídolo del Flamengo debería empezar a perder terreno con Paulo Sousa

Las observaciones anteriores de TRAPPIST-1 b con los telescopios espaciales Hubble y Spitzer no encontraron evidencia de una atmósfera hinchada, pero tampoco pudieron descartar una atmósfera densa.

Por eso los astrónomos decidieron medir la temperatura del cuerpo celeste. “Este planeta está bloqueado por mareas, con un lado mirando hacia la estrella en todo momento y el otro en oscuridad permanente”, observa Pierre-Olivier Lagage, del CEA, coautor del artículo. “Si tiene una atmósfera para circular y redistribuir el calor, el lado diurno será más fresco que si no hubiera atmósfera”.

eclipse secundario

El equipo utilizó una técnica llamada fotometría de eclipse secundaria, en la que MIRI midió el cambio en el brillo del sistema a medida que el planeta se movía detrás de la estrella. Aunque TRAPPIST-1 b no es lo suficientemente caliente como para emitir su propia luz visible, tiene un brillo infrarrojo.

La curva de luz muestra el cambio en el brillo del sistema TRAPPIST-1 a medida que el planeta más interno, TRAPPIST-1 b, se mueve detrás de la estrella. Este fenómeno se conoce como eclipse secundario. — Foto: NASA, ESA, CSA, J. Olmsted (STScI); Ciencia: Thomas Greene (NASA Ames), Taylor Bell (BAERI), Elsa Ducrot (CEA), Pierre-Olivier Lagage (CEA)

Al restar el brillo de la estrella (durante el eclipse secundario) del brillo de la estrella y el planeta combinados, el equipo pudo calcular con éxito la cantidad de luz infrarroja que se emite.

“También había cierto temor de que nos perdiéramos el eclipse. Los planetas se atraen entre sí, por lo que las órbitas no son perfectas”, señala Taylor Bell, investigadora posdoctoral del Instituto de Investigación Ambiental del Área de la Bahía, en Estados Unidos, que analizó los datos. «Pero fue sorprendente: el tiempo del eclipse que vimos en los datos coincidió con el tiempo previsto por unos minutos».

El equipo evaluó cinco observaciones separadas de eclipses secundarios. “Comparamos los resultados con modelos informáticos que muestran cuál debería ser la temperatura en diferentes escenarios”, explica Ducrot. “Los resultados son casi perfectamente consistentes con un cuerpo negro hecho de roca desnuda y sin atmósfera para hacer circular el calor. Tampoco vimos ningún signo de que el dióxido de carbono absorbiera la luz, lo que sería evidente a partir de estas mediciones».

READ  Otro espacio público en Pelotas agrada a Pelotas | General

Se están realizando observaciones adicionales del eclipse TRAPPIST-1 b, y el equipo espera capturar eventualmente una curva de fase completa, que muestre el cambio en el brillo en toda la órbita. Esto nos permitirá saber cómo cambia la temperatura del día a la noche y confirmar si el planeta tiene atmósfera o no.

Written By
More from Arturo Galvez
COVID-19. Mundo prepara restricciones para lidiar con Omicron
Cuando la situación de la pandemia volvió a los titulares, con ominosas...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *