Joan Margarit (1938-2021), el poeta liberado de la muerte – Observer

Hace aproximadamente un año, en medio del caos pandémico, al poeta catalán Joan Margarit le diagnosticaron linfoma. Fueron necesarias varias semanas para poder realizar una biopsia y los ocho tratamientos de quimioterapia que siguieron no funcionaron. Así que decidió detenerse y entregarse al curso de la vida y la muerte, lo que siempre hizo como poeta. Y la muerte ocurrió el martes 16 de febrero en su casa de Barcelona, ​​su ciudad, su “último amor”, a la edad de 82 años.

En este período de santificación de la juventud, los 82 años pueden parecer mucho mayores. Muchos lo llamarían “viejo” si no conocieran su juventud viril, su agilidad física y mental, su poesía que nunca cantó del ocaso de la vejez y que, aun cuando cantaba del ocaso de las ciudades, el óxido de los abandonados. Casas, la muerte de su hija Joana, nunca trató de dirigir la muerte, sino siempre la vida, a los lectores de hoy y de mañana. Hablar siempre de lo universal, de lo que genera experiencias humanas fundamentales, de lo que nos iguala, con amplios gestos, una voz asertiva. Quien asistió en Portugal, en 2016, a su conferencia en el festival del Folio Literario y en la Casa Fernando Pessoa, donde incluso cantó un bolero del cantante chileno Lucho Gatica, sabe lo lleno de vida, energía que estaba, humor.

La última edición de la antología de Joan Margarit, “Mysterously Happy”

Y Joan Margarit nunca tuvo una vida fácil, nunca fue un poeta de “carrera”, ni se dio a conocer por estar protegido por grupos de poder culturales, religiosos o políticos. Incluso su decisión en 1978 de empezar a escribir en catalán, su lengua materna, le provocó más polémica que sus amigos. Principalmente porque todo lo que escribió luego se tradujo al castellano, haciendo su poesía esencialmente bilingüe. Este acto también simboliza su posición política frente a la independencia de Cataluña: una posición crítica por ambos lados, pero afirmando que “la relación de Cataluña con esta España debe cambiar por completo”. En 2019, cuando recibió el Premio Cervantes, el alcalde de Barcelona se tomó un día para felicitarlo públicamente, mostrando así el malestar que existía, entre los políticos y este poeta que siempre ha optado por mantenerse independiente. Y si escribías en catalán y castellano, tampoco podías evitar decir que “España sin Cataluña no era nada”, porque en estas tierras se encuentra el “corazón cultural” del país.

Como hemos dicho, la vida nunca ha sido fácil para él, y eso convierte su muerte en una injusticia, porque, de hecho, su vida de poeta no comienza hasta los 40 años, cuando niega todo eso ‘, escribió, en castellano. , y comienza a escribir en catalán. Esta reconciliación con su lengua materna y, como decía “con su pueblo”, insufló nueva vida a su poesía y se convirtió como poeta desconocido en uno de los más grandes poetas de nuestro tiempo, sin duda el gran poeta español, de quien Sería más que justo reclamar el Premio Nobel.

Joan Margarit: ¿Puede un hombre salvar una lengua?

Según el poeta y editor Diogo Vaz Pinto, quien en 2015 se arriesgó a publicar una antología de la poesía de Margarit, Misteriosamente feliz, “Joan Margarit, siendo un gran poeta, muy leído en España, no es un poeta de masas. Lo que hace no es entretenimiento, es poesía, poesía real. Y eso marca una gran brecha entre lo que escribió y lo que se escribe hoy que también se llama “poesía”, pero que no lo es.

“No te arrepientas de lo que fuiste, / porque la pena es demasiado corta: / no hay tiempo para construir nada. / Por la noche, en un aeropuerto pequeño, / ves que sube un avión. / La señal se pierde. / Y estás convencido de que estás viviendo / una época que, sin esperanzas, / ya es la más feliz de tu vida. / Hay otra poesía, siempre la habrá, / como si hubiera otra canción. / Beethoven es sordo. Cuando se pierde la señal. “

[Joan Margarit, “Perde-se o Sinal”, Misteriosamente Feliz]

En 2009, un proyecto editorial fugaz llamado Ovni publicó el libro Casa de la Misericordia, que ha pasado desapercibida. Es la traducción de Miguel Filipe Mochila, para la Língua Morta (2015), que convertirá a Joan Margarit en un poeta de culto en Portugal. Sin embargo, todavía no se han traducido los numerosos libros del poeta, incluido el último, que escribió estando enfermo y que concluyó unos días antes de su muerte, cuyo título es Animal del bosque. La relación entre nuestra animalidad fundamental y las máscaras que la civilización nos enseña y nos obliga a usar, para que podamos relacionarnos, fue otro de los temas que exploró Margarit y transversal a su obra, como la idea de pérdida. , ruina, de la presencia de lo ausente, o si no fue arquitecto. Un arquitecto que trabajó en la construcción de la Sagrada Familia de Gaudí, pero cuyo gran orgullo fue su participación en la recuperación de varios barrios pobres de Barcelona. Finalmente, un arquitecto-poeta que sabía que, por sólidos que sean los cimientos, de nada valen sin la casa y sus habitantes.

Joan Margarit, toda tristeza es también promesa de felicidad. (Foto: Alex Rademakers)

Nacido en un pueblo de la comarca de Lheida, Cataluña, creció durante la guerra civil, con un padre preso (republicano), una madre por la que nunca se sintió amado y la presencia fundamental de sus abuelos analfabetos, que el domingo se lo llevaron al cine. Vio morir a una hermana de 4 años por falta de medicamentos y luego enterrará a dos hijas: Anna y Joana. Este último, nacido de una enfermedad rara (síndrome de Rubinstein-Taybi), murió a los 30 años y para hacer frente a su pérdida, el poeta escribió el libro. Joana, que es una de sus obras más leídas.

READ  ¡Sin palabras! Camila Sodi paraliza todos los Instagram con FOTOS en topless

“Margarit es una poeta que nos enseña la gran lección de sobrevivir a la brutalidad de la vida. De hecho, esta idea de supervivencia es fundamental en su obra, una obra que, teniendo un gran alcance, dialogando con los clásicos, va directo a lo que importa, sin florituras, no pide la condescendencia de los lectores ”, dice Diogo Vaz Pinto. El pasado mes de diciembre, la editorial Língua Morta en asociación con la librería Flâneur, en Oporto, produjo una nueva edición aumentada en Misteriosamente feliz, que se ha agotado durante varios años.

En Portugal, en 2016, Margarit también participó en un cortometraje del proyecto Archipiélago, también de Vaz Pinto, Paulo Tavares y el cineasta Hugo Magro que se puede ver aquí. Y si el cuerpo de Joan Margarit ya está muerto, ahora comienza su vida como una de las grandes bardas de la cultura occidental, finales del siglo XX y principios del XXI.

More from Hieronimo Teodoro

En ‘Histórias do Violão’, Yamandu Costa busca los orígenes del instrumento tradicional

Yamandu Costa presenta la serie ‘Histórias do Violão’ – (Foto: Estadão /...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *