La joven María Conchita beatificada en España

La joven María Conchita beatificada en España

En la Catedral Metropolitana de la ciudad de Andalucía, en el sur de España, se celebró la misa de beatificación de María de la Concepción (Conchita) Barrecheguren, presidida por el cardenal Marcello Semeraro. “María Conchìta dio frutos abundantes – dijo el Prefecto del Dicasterio para las Causas de los Santos en su homilía – porque siempre estuvo unida a Cristo, incluso en las horas oscuras de la prueba”, iluminándolo todo con la sabiduría de la cruz.

Adriana Masotti – Ciudad del Vaticano

La presencia de Dios en la fragilidad humana: en el pasaje tomado de la Segunda Carta a los Corintios, la primera lectura de la Misa con el rito de beatificación de María de la Concepción (Conchita) Barrecheguren, celebrada en la catedral de Granada, el Apóstol Pablo compara a los cristianos con una vasija de barro, pero -afirma el cardenal Marcello Semeraro en su homilía- en esta vasija de barro que somos, hay un tesoro inestimable y es Cristo».

El Prefecto del Dicasterio para las Causas de los Santos parte de allí para presentar a la nueva beata y su breve pero intensa vida cristiana, clara demostración de esta “paradoja”. “Su vida fue breve -apenas veinte años- y estuvo marcada por el sufrimiento y la enfermedad”, dice Semeraro. ¡Verdaderamente un recipiente de tierra! En ella, sin embargo, se cumple lo que escribió el Apóstol: “Somos oprimidos en todo, pero no sucumbimos. Vivimos en completa escasez, pero no nos desesperamos… Jesús se manifiesta en nuestro cuerpo.

Con Cristo incluso en las horas más oscuras de la existencia

El cardenal vuelve entonces a la vida de María Conchita, nacida en Granada el 27 de noviembre de 1905. Su padre, Francisco, viudo, se hizo religioso redentorista y ahora es venerable.

“La educación religiosa recibida de sus padres –prosigue el cardenal– dispuso a Conchita a aceptar con serenidad y alegría las numerosas adversidades provocadas por su salud cada vez más comprometida”. Apoyándola en sus esfuerzos, frecuentando los sacramentos y, en particular, la comunión diaria y la devoción a la Virgen María. Así experimentó que quien permanece en Jesús da mucho fruto.

“María Conchita – dijo el alcalde – dio frutos abundantes porque siempre estuvo unida a Cristo y nunca se separó de él, aún en las horas oscuras de la prueba. Tuvo, en efecto, que hacer frente a adversidades humanamente superiores a sus frágiles fuerzas, como la enfermedad mental de su madre, sus propios sufrimientos físicos y, en la última fase de su existencia terrena, los provocados por la tuberculosis».

Una vulnerabilidad acogida y vivida solidariamente

María Conchita era una condición de fragilidad reconocida y aceptada. No es fácil aceptar ser vulnerable, observa Semeraro, pero la vulnerabilidad forma parte de la dimensión humana y, como tal, es “una dimensión que nos interpela” y exige respuestas “en forma de solidaridad”. En efecto, el cristiano conoce “al Dios que se hizo carne”, por eso la debilidad humana se convierte en el lugar del amor y de la fraternidad. La fragilidad, subraya, también puede convertirse en un elemento de ética compartida con los no creyentes, por tanto, en la base de «una convivencia social armónica».

Confianza total y confianza en Dios

“Mi amor será un Dios crucificado, mi alimento la oración, mi fuerza la Eucaristía”, escribió María Cochita quien, dice el Cardenal Semeraro, hoy “se convierte en modelo a imitar por todos” por lo que damos gracias al Sr. . Y concluye: «Especialmente por los que sufren y están en prueba, la Beata María Conchita, con el ofrecimiento de su joven y breve existencia y con el abandono total y confiado en Dios, muestra cómo la conformación a Cristo, en el amor crucificado, transforma también a los sustancia más compleja y difícil de la vida”.

READ  La reina del pop, Madonna, anuncia su gira 2023
More from Ambrosio Badillo
Un camión con maquinaria espacial tardó un año en llegar a Kerala desde el Nashik de Maharashtra
El camión que transportaba un autoclave horizontal aeroespacial llegó a Thiruvananthapuram el...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *