La NASA quiere volar un helicóptero en Marte

Más de un siglo después del primer vuelo propulsado en la Tierra, la NASA quiere demostrar que es posible volar un vehículo en otro planeta, dijo el lunes la agencia espacial estadounidense.

Transportado a bordo de la misión Mars 2020, que llega a su destino el martes, el pequeño helicóptero Ingenuity debe lograr una hazaña: elevarse en el aire con una densidad equivalente a solo el 1% de la atmósfera terrestre.

El ingenio es como un gran dron. El principal desafío para los ingenieros fue hacerlo lo más liviano posible, para que pudiera elevarse en un aire extremadamente ligero, de modo que pesara solo 1.8 kg. Compuesto por cuatro pies, un cuerpo y dos hélices superpuestas, mide 1,2 metros de un extremo de una hélice al otro. Las hélices giran a una velocidad de 2.400 rpm (revoluciones por minuto), unas cinco veces más rápido que un helicóptero normal.

Está equipado con paneles solares para recargar sus baterías, la mayor parte de su energía se utiliza para mantenerse caliente (hace -90 ° C por la noche en Marte), y también puedes tomar fotos y videos. El helicóptero se mueve atado a la parte inferior de la nave espacial Perseverance, el vehículo principal de la misión. Una vez en Marte, se desprende y aterriza en el suelo, y la sonda se aleja de él.

Se espera que Ingenuity realice hasta cinco vuelos de dificultad gradual, durante un período de un mes, desde el inicio de la misión. Puede subir hasta 5 metros de altura y moverse hasta 300 metros, pero no llegará tan lejos en la primera prueba, según la agencia espacial.

READ  Siga estos sencillos pasos para utilizar Internet CDMX gratis

Cada vuelo puede durar un máximo de un minuto y medio, “lo que no es poca cosa en comparación con los 12 segundos” del primer vuelo propulsado en la Tierra, argumenta la NASA. Debido al retraso de transmisión de unos 20 minutos entre la Tierra y Marte, no hay forma de controlarlo de forma remota, por lo que volará de forma autónoma: se programará con unos comandos, pero luego habrá que gestionarlo. Gracias a un conjunto de sensores que le ayudarán a moverse.

Los resultados del vuelo se recibirán en Terra mucho después del final.

Este experimento es lo que la NASA llama una misión de demostración: no tiene otro objetivo científico que demostrar que es posible volar en Marte y recopilar datos sobre el comportamiento de una nave espacial en otro planeta.

En el futuro, estos aviones podrían “marcar el comienzo de una nueva era en la exploración de Marte”, dijo Bob Balaram, el ingeniero jefe del proyecto, y podrían ir donde los “rovers” no pueden ir, como las gargantas aéreas.

También se estima que este tipo de embarcaciones recolectará, y luego traerá de regreso a una base, muestras depositadas por misiones anteriores, como las muestras que Perseverance comenzará a recolectar en la próxima fase de la misión de marzo de 2020.

Written By
More from Celio Aragon

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *