Las nuevas ciudades 24 horas – Observer

Aferrándose a los modelos prepandémicos, los gobiernos aún no comprenden que la digitalización de las sociedades implica también la transposición del modelo digital al entorno físico y, en este sentido, uno de los factores que mejor caracteriza a este último es el siempre encendido, es decir, la permanencia ininterrumpida de la actividad. Cualquier actividad. Y así podrían resultar las ciudades 24 horas.

Los lugares con una fuerte concentración de personas son blancos preferenciales de la pandemia y, en este sentido, las grandes ciudades, donde las poblaciones se aglomeran, serán quizás áreas donde el impacto de los cambios se hará más sentido cuando termine este flagelo.

La intención de mitigar los contagios ha llevado a gobiernos de todo el mundo a imponer confinamiento, es decir, comprimir poblaciones en el espacio donde pueden moverse y en el tiempo que pueden estar fuera de la vivienda. El confinamiento reduce el área de movilidad de cada persona al espacio de su hogar, ciudad, municipio y concentra el tiempo de esa movilidad en determinados momentos del día, por la noche, los fines de semana.

El espacio y el tiempo son variables que están cambiando nuestro estilo de vida y que, a la larga, pueden cambiar la vida de las ciudades. Pero no exactamente en la forma en que se está llevando a cabo.

PUB • CONTINUAR LEYENDO SIGUIENTE

De un día para otro cambiamos hábitos adquiridos a lo largo de muchos años, el desayuno dejó de servir en la pastelería, las reuniones de trabajo empezaron a empezar a tiempo, el portátil dejó de andar en la mochila y hasta empezamos a echar de menos el intenso olor del perfume. de la recepcionista del conserje.

READ  Sistema de 6 exoplanetas con movimientos rítmicos intriga a los astrónomos - Revista Galileu

Así es como entramos por la fuerza en la era digital. Es cierto que Internet, las aplicaciones y los teléfonos inteligentes forman parte de nuestra vida diaria desde hace mucho tiempo, pero fue la pandemia la que puso a prueba la solidez de las infraestructuras de comunicación y los sistemas de información de las organizaciones. Y sí, la sociedad digital ha demostrado estar a la altura y se ha convertido en la norma en la comunicación, en el trabajo, en el ocio, en el comercio, en las relaciones personales, en definitiva, en nuestra vida.

De repente, la casa se convirtió en el centro del mundo, el lugar donde todo sucede. Trabajo, ocio, vida social y descanso, todo concentrado en un mismo lugar.

A medida que la crisis económica se agrava y los ingresos por turismo se derrumban, las ciudades buscan reinventarse, ser más sostenibles, crear nuevos modelos, como la ciudad a 15 minutos, al tiempo que aumentan la presión sobre las periferias y el atractivo para las zonas rurales. Por tanto, el espacio, es decir, la proximidad en unos casos, o la distancia en otros, ha ganado nuevas perspectivas con la pandemia.

Los nuevos tiempos implican nuevas visiones sobre la forma en que las sociedades están organizadas y el tiempo es, quizás, uno de los factores que más impactan en nuestra vida diaria.

La concentración de horarios para reducir la actividad económica, con especial énfasis en el comercio y la restauración, ha sido el modelo adoptado para limitar la movilidad de los ciudadanos en la lucha contra la propagación de la pandemia.

Sin embargo, la limitación de horarios solo ha propiciado el agravamiento de la crisis económica e impulsar el aumento de aglomeraciones en la entrada de tiendas y supermercados lo que, a su vez, crea ambientes propicios para la propagación del virus provocando el efecto contrario al de la deseado.

READ  Mil restos por exhumar para el espacio en el cementerio de SP - Noticias

Por eso, es igualmente urgente repensar el tiempo de la ciudad. Es necesario considerar los grandes centros habitacionales como ubicaciones multitemporales. Las nuevas ciudades serán ciudades de 24 horas. Espacios donde el teletrabajo tiene horarios en diferentes husos horarios, la práctica de la actividad deportiva se extiende a lo largo de las horas del día, el ocio no tiene horarios y las necesidades de consumo pueden ser permanentes. Hoy, las ciudades, como nuestros hogares, son lugares sin rutinas o, al menos, con infinidad de rutinas nuevas y diferentes.

Las ciudades 24 horas serán lugares abiertos en el espacio pero también en el tiempo, sin horario comercial, las ciudades abiertas todas las horas del día, sin fenómenos de concentración, brindando acceso a todas las poblaciones a los servicios sin importar el factor tiempo, transponiendo al espacio físico la realidad de lo que ocurre en el entorno digital.

Así, las nuevas ciudades 24 horas deberán ser capaces de dar respuesta permanente a las necesidades de sus habitantes y visitantes, ciudades más funcionales, eficientes y seguras. Ciudades que se diferencian no solo en cuanto a la diversidad de la oferta, como era el caso hasta entonces, sino también en cuanto a la disponibilidad de esa oferta, sin las limitaciones de tiempo.

Después de que la pandemia haya provocado una revolución en la forma en que vivimos y gestionamos la vida diaria, es hora de que las sociedades se adapten a los cambios que el fenómeno de la convergencia digital está provocando en nuestras vidas.

Written By
More from Arturo Galvez

Irak. Proyectiles de mortero impactan base aérea con tropas estadounidenses

Artículo | 15/02/2021 22:52 Se dispararon tres granadas de mortero en el...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *