Los estudios de eficacia de las vacunas renuevan el compromiso de la ciencia con la verdad | Tiempo de ciencia

Dejamos una semana de ganancias y valiosas demostraciones de efectividad de las vacunas para Covid-19 en uso en Brasil. Estudios de alta calidad, con la participación de investigadores de la Fiocruz, revelaron la efectividad de las dos dosis de CoronaVac en profesionales de la salud, en una zona de gran circulación y precoz de la variante gamma, como es el Amazonas. Otro estudio, con una población de São Paulo, demuestra una protección superior al 93% contra las muertes con dos dosis de AstraZeneca / Fiocruz. Estos experimentos, realizados en el mundo real, confirman la capacidad de producción de la ciencia brasileña y su compromiso de llevar la verdad de todos los resultados a la sociedad.

“La experiencia más bella y profunda que puede vivir el hombre es la del misterio”, nos enseña Albert Einstein. Podríamos estar de acuerdo, interpretándolo como la evocación de la curiosidad humana en su máxima expresión, es decir, en la ciencia, con la búsqueda implacable y rigurosa de determinar la causalidad o el azar. En unos meses sabremos si necesitaremos dosis de refuerzo de las vacunas existentes o si los experimentos con vacunas de diferentes plataformas serán más beneficiosos para garantizar la protección frente al nuevo coronavirus.

Resiliencia, nuevos protocolos, gestos de afecto contenidos, todo esto, más que conceptos abstractos, ha sido durante mucho tiempo la “nueva normalidad”. Un año y medio después de la pandemia de Covid-19, todos los descubrimientos (el mayor ejemplo son las vacunas), las decepciones (en particular los medicamentos probados en reposicionamiento) y los ejercicios de proselitismo en pseudociencia nos permiten revisar incluso el Juramento Hipocrático, Primero, no hagas daño (“primero, no hagas daño”).

READ  Animales de laboratorio: "Son un instrumento, pero especial" - Ciencia

Con el lema del gran Paracelso, extraordinario médico suizo del siglo XVI que vivió bajo el lema “la medicina es todo amor”, reiteramos que el honor de la medicina y su complejidad descansan en una alianza: el deber de la ciencia y el deber de la humanidad. – o que tratar cualquier empirismo con un ojo crítico inquebrantable.

Hemos aprendido en nuestras vidas que el destino de la raza humana no es un malestar permanente en nuestra imaginación. Cuando la vida resulta satisfactoria para muchos, pero perversa para muchos, los diseños parecen surgir. No grandes imperios, ni sociedades aisladas, ni islas lejanas, ningún lugar, nadie se salvó de la magnitud del fenómeno biopsicosocial que vivimos.

En el oscuro mundo de la fatalidad, era necesario hacer la dolorosa selección del medio muerto entre los casi vivos. Increíblemente, este modelo se aplicó para definir el uso de las camas de cuidados intensivos entre nosotros e incluso en países desarrollados como Italia y España, que fueron duramente golpeados al inicio de la pandemia. Estos son hechos que nos dejan cicatrices imborrables, para reconciliarnos, como siempre. También dejan el mejor equilibrio entre el cuidado y la razón, sin pretensiones.

Written By
More from Arturo Galvez
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *