Los migrantes haitianos recuperan la esperanza en México

México es una luz al final del túnel para los aproximadamente 300 migrantes haitianos que permanecen en la frontera con Estados Unidos después de que el gobierno del país se negó a recibirlos.

“De hecho, queremos agradecer al gobierno mexicano por todo lo que ha hecho”, dijo Ilfrid Alcide, de 26 años, quien, como otros haitianos, quiere aprovechar la oportunidad para quedarse en México.

El sueño de llegar a Estados Unidos se acabó, pero ahora están emocionados y hasta sonrientes mientras limpian y guardan sus cosas en un albergue que les brinda el gobierno en Ciudad Acua (Coahuila, Norte), donde se quedarán los próximos. días mientras solucionan su situación.

La escena es la quintaesencia de una semana que llamó la atención del mundo en el puente internacional que conecta Ciudad Acua con Del Ro en los Estados Unidos, donde unos 15.000 haitianos acampaban a ambos lados de la frontera con México. Para buscar desesperadamente asilo en el norte. Territorio americano.

La represión y las deportaciones masivas llevaron a cientos de ellos a quedarse del lado mexicano, en un parque a orillas del Río Bravo, donde fueron expuestos al intenso calor del día, las frías noches y otras miserias.

“La mayoría de nosotros ya estábamos hartos de las condiciones en las que vivíamos allí”, dice Alcide, con aire de líder colectivo.

Fue uno de los más decididos a buscar garantías de las autoridades mexicanas cuando les ofrecieron reubicarlos al día siguiente de que les dijeran que tenían que regresar a Tapachula, en la frontera sur de México.

“[Senti] Mucho miedo (…) Las autoridades tenían palabras diferentes “, recuerda.” No queríamos creer en ninguna, así que teníamos muchas dudas “.

READ  El jefe de la NDRF, Satya Pradhan, comparte la historia de las inundaciones

La crisis alcanzó su punto máximo el viernes cuando los haitianos de ambos lados de la frontera se retiraron.

Tras el desenlace, las autoridades mexicanas reabrieron el paso en el puente internacional entre Acua y Del Ro este sábado por la tarde, señaló AFP.

– Adaptao –

Tapachula, a unos 2.500 kilómetros al sur de Ciudad Acua, calificada por los haitianos como “el infierno”, saturada por decenas de miles de centroamericanos y sus compatriotas, que sobreviven tiempos difíciles en medio de la falta de trabajo y los obstáculos estancados en la migración.

Nada más llegar al refugio de Ciudad Acua, se puede ver a varios haitianos barriendo y salpicando el agua en el gran patio del recinto para remediar el polvoriento ambiente.

A los lados del patio, varios de ellos se reúnen alrededor de mesas donde pueden recolectar ropa donada, conservas y productos de higiene como champú y desodorante. Varios niños corren y juegan.

Hay una cola en el área de atención médica, donde al menos 20 profesionales ofrecen consultas y les entregan diversos productos, analgésicos y otros medicamentos esenciales, condones y cepillos de dientes.

“Ustedes son jóvenes y no tienen enfermedades graves hasta donde yo me di cuenta”, dice Luz Mara Rizo, doctora en salud pública, sobre el estado de salud de los haitianos.

Por el momento, no se ha detectado ningún caso de covid-19 en el grupo, pero si ocurre, los infectados serán enviados a lugares preparados por la ciudad para cuarentena, explica Adriana Macas, epidemióloga de Ciudad Acua.

“La intención ahora es ofrecerles una consulta médica general y también detectar si alguna de estas personas que vienen del exterior tiene alguna enfermedad infecciosa contagiosa”, añade.

READ  5 consejos para mejorar el bienestar mental de los hombres

– “Documento en mano” –

Ernso Nepius, de 33 años, dice estar satisfecho con el funcionamiento del nuevo albergue, que liberó a su pequeño hijo de las molestias y las picaduras de mosquitos en el parque donde estaban acampando.

“Está bien, traen la ropa, todo. Me gustó, es muy tranquilo”, dice.

El tema central para los haitianos sigue siendo regularizar su estadía en México, trámite que podría comenzar este domingo o lunes con la llegada de personal de Migración y de la Comisión Mexicana de Atención a Refugiados (COMAR), según informó.

“No veo la necesidad de ir a Estados Unidos ahora, lo que queremos quedarnos aquí es que podamos regularizar nuestros papeles y buscar trabajo y tener la posibilidad de vivir con nuestras familias”, insiste Alcide.

Cuando se le preguntó si estaba 100% seguro de haber resuelto la situación, el haitiano respondió que aún no lo había hecho.

“Mientras no tenga un documento en la mano que diga que puedo moverme, no puedo, pero estamos seguros al 80%”, dice Alcide.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *