Los profesores llevan el debate racial al área de las ciencias exactas – 08/01/2021 – Vida cotidiana

Profesora de ciencia y tecnología en el Instituto Federal de Río de Janeiro, Viviane Prates imparte clases en el campus Duque de Caxias para estudiantes técnicos de secundaria. Este año, se propuso un desafío: unir la enseñanza de disciplinas exactas al tema racial. Para ello, explorará las leyes de la física en los trabajos realizados por esclavos en la Colonia Brasil.

El proyecto, en fase de aprobación, se realiza con Anderson Vieira, profesor de física. El equipo investiga la obra histórica del artista francés Jean-Baptiste Debret (1768-1848).

El objetivo es explicar cómo los esclavos ejercían presión sobre los ingenios, que extraían materia prima de la caña de azúcar para la producción de azúcar. O mostrar, en la esclavitud, conceptos de peso, masa, fuerza y ​​equilibrio en actividades como llevar cargas sobre la cabeza.

Prates quiere crear un folleto para que lo utilicen los profesores de ciencias exactas, como una forma de alentar a sus colegas a incluir la historia afrobrasileña en los menús escolares.

“Las personas conectadas con las ciencias exactas no experimentaron una enseñanza que discutiera el pasado de la esclavitud en Brasil. La física quiere contribuir a esta discusión ”, dice.

El proyecto es parte del Neabi (Núcleo de Estudios Afrobrasileños e Indígenas), grupo presente en universidades y escuelas de todo el país, que lleva la problemática étnico-racial a los campos de la docencia, la extensión y la investigación.

Con Adriana Mesquita, profesora de inglés en el instituto, Prates participa en otro proyecto, que anima a los estudiantes a investigar sobre personalidades negras. Luego de recopilar información, graban videos, presentando a las personalidades de manera relajada. Es una forma de intentar despertar el interés de los alumnos acostumbrados a las clases de laboratorio.

READ  Diputado de Doria sella canje del DEM por el PSDB y gana espacio para 2022 | Política

El grupo ya ha investigado al líder de los esclavizados Dandara dos Palmares, y Machado de Assis (1839-1908), uno de los grandes nombres de la literatura nacional. Ahora estudia a Djamila Ribeiro, filósofa contemporánea y columnista de Folha.

Nacida en São Lourenço do Sul (RS), Viviane, de 48 años, pregunta: “¿Cómo pudimos haber tenido tantas manos negras en la construcción de la historia del país y, hoy, Brasil no se refiere a ese pasado?”.

El astrofísico Alan Brito, de 43 años, profesor de la Universidad Federal de Rio Grande do Sul (UFRGS), también relaciona la ciencia y el debate racial. Con el proyecto Akotirene – Kilombo Science, invierte en el potencial de las niñas y los niños del territorio quilombola de Morada da Paz, en Triunfo (RS), a través de un diálogo entre la física, la astronomía y la realidad de la comunidad.

El proyecto OruMbya reúne a investigadores africanos de habla portuguesa y brasileña para debatir los vínculos entre la astronomía y la cultura afroindígena.

Brito también coordina Neabi en UFRGS, difundiendo el pensamiento negro en cursos, proyectos de extensión y mesas redondas.

En el Instituto de Física, el profesor creó un curso de pregrado que aborda la educación y la investigación sobre cuestiones étnico-raciales y de género. Según él, fue muy difícil, porque los debates sociales no son comunes en el área de las ciencias exactas. La asignatura permite al alumno acercarse a los problemas sociales, dialogando siempre con las ciencias exactas.

Adriana Alves, de 40 años, profesora de geología en la USP, es otra que mezcla cuestiones raciales y científicas. “El problema es cómo se piensa la excelencia y se hace ciencia. Hacemos una ciencia racializada, esto causa dramas muy serios, como oleadas de suicidios por parte de accionistas negros desesperados ”.

READ  ¿Neymar tendría espacio en Brasil para la penta en el Mundial de 2002? Respuestas de Rivaldo

En el esfuerzo por combinar la enseñanza de ciencias exactas y materias importantes para la población negra, estos maestros pueden ganar aliados en el futuro.

El proyecto Meninas SuperCientistas, de la Unicamp, busca familiarizar a los estudiantes de educación básica con carreras científicas en las que las mujeres aún son minoría.

El programa, creado en 2019, generó cuatro reuniones durante el primer año y atendió a 50 niñas. En 2020 comenzó en persona, pero quedó paralizado por la pandemia y solo regresó en 2021, en formato online.

Según la investigadora y organizadora Ana Augusta Xavier, de 37 años, de los 65 jóvenes inscritos, el 47,6% son negros. De ahí el enfoque en la representatividad. Una invitada fue Nina da Hora, una científica informática negra, comprometida en la lucha contra el racismo y el sexismo.

La estudiante negra Mariana Camargos, de 15 años, participó en la última edición. Para ella, fue una oportunidad de aprender sobre temas que no se tratan en la escuela, como la astronomía y la robótica.

Mariana se inspira en otros científicos negros, como Mae Jemison, una ingeniera estadounidense y la primera astronauta negra en ir al espacio, o Sonia Guimarães, la primera mujer negra en convertirse en doctora en física en Brasil. La joven sueña con trabajar en la NASA. “Quiero hacer la selección para ser astronauta y poder dejar la órbita de la Tierra”.

Written By
More from Arturo Galvez
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *