Misión descubre partes de la Vía Láctea mucho más antiguas de lo esperado

Un estudio ha revelado que el disco grueso de la galaxia comenzó a formarse unos 2.000 millones de años antes de lo esperado. (Foto: Reproducción)

Los astrónomos han descubierto que una parte de la Vía Láctea, llamada disco grueso, comenzó a formarse hace 13.000 millones de años, unos 2.000 millones de años antes de lo que se pensaba. La revelación se hizo utilizando datos de la misión Gaia de la Agencia Espacial Europea (ESA) y se publicó en la revista Nature.

Los científicos Maosheng Xiang y Hans-Walter Rix del Instituto Max Planck de Astronomía en Alemania combinaron datos de viajes espaciales con mediciones de la composición química de las estrellas capturadas por el Telescopio Espectroscópico de Fibra de Objetos Múltiples de Área Grande del Cielo Chino (Lamost).

Específicamente, evaluaron estrellas subgigantes cuya energía dejó de generarse en los núcleos y pasó a una capa a su alrededor. Estas estrellas se transforman en estrellas gigantes rojas y representan una fase evolutiva relativamente breve. Por lo tanto, el cálculo de sus edades se puede hacer con gran precisión, aunque siga siendo complicado.

Para ello, fue necesario comparar las características de las estrellas (luminosidad y presencia de metales) con modelos informáticos de evolución estelar. Los más antiguos tienen menos elementos metálicos, y los datos de Lamost detallan esta metalicidad. Antes de Gaia, los astrónomos tenían un 20-40% de incertidumbre en el cálculo.

Pero ahora la precisión ha aumentado y los investigadores han podido identificar estrellas subgigantes en diferentes regiones de la Vía Láctea. Con esto, construyeron una línea de tiempo de la formación de esta galaxia.

READ  Los científicos de Coimbra utilizan bacterias para la impresión 4D

El proceso comenzó 800 millones de años después del Big Bang. Alrededor de este tiempo, el grueso disco de la Vía Láctea comenzó a formar estrellas, mientras que las partes internas del halo pueden haber comenzado a fusionarse.

Luego, la dinámica se aceleró rápidamente, hasta que llegó a su fin unos dos mil millones de años más tarde, cuando la galaxia salchicha enana de Gaia se fusionó con la nuestra. Llenó el halo con estrellas e hizo que el grueso disco en formación fabricara la mayoría de sus estrellas.

En una fase posterior, se formó el delgado disco de estrellas que contiene al Sol. El grueso disco siguió produciendo estrellas hasta que el gas se agotó unos 6.000 millones de años después del Big Bang. La metalicidad de la región ha aumentado dramáticamente, y los investigadores especulan que las primeras áreas de la galaxia se formaron a medida que se extendían los metales.

Xiang dice que los resultados proporcionaron detalles exquisitos sobre el disco grueso de la Vía Láctea, como su «cumpleaños», su tasa de formación de estrellas y esta historia de enriquecimiento de metales. “Reunir estos hallazgos utilizando datos de Gaia revoluciona nuestra visión de cuándo y cómo se formó nuestra galaxia”, dijo en un comunicado.

Para ampliar el estudio, el siguiente paso sería la búsqueda de discos galácticos similares a la Vía Láctea, lo que pronto podría hacer el Telescopio Espacial James Webb, que aún se encuentra en pruebas en el espacio. Otra promesa es una nueva publicación de datos de Gaia, programada para el 13 de junio, con nueva información sobre la edad y la metalicidad de las estrellas.

READ  Apple ha cedido y permitirá pagos realizados fuera de la App Store