Movilízate para el propósito y haz espacio para la contribución – 22/12/2021 – Emprendedor Social

Mientras el mundo debatía agendas urgentes para la supervivencia de la humanidad en Cop26, un centenar de líderes mundiales fueron honrados por Meaningful Business (MB100) por destacar al combinar el lucro con el propósito de generar un impacto positivo en la sociedad.

Como uno de estos líderes y enfrentando tantos desafíos que enfrenta el emprendimiento social, es especialmente inspirador ser reconocido y ser parte de una red de personas que ven la sustentabilidad financiera desde esta perspectiva.

Líderes que demuestren que las empresas pueden, y deben, contribuir al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

Hasta alcanzar el reconocimiento de MB100, han pasado más de 13 años trabajando junto a personas que creyeron y siguen creyendo en mi propósito.

En 2008 aún no había oído hablar del emprendimiento social, pero tenía el sueño, compartido con Diego Tutumi y Luiz Hamilton Ribas, de construir una sociedad más inclusiva para las personas con discapacidad.

Empezamos con nuestro R $ 330, un proyecto universitario e inspirado por Laura, mi hermana que tiene síndrome de Down y autismo. Así, iniciamos Aid Brasil.

Llegamos a 20 estados brasileños, impactamos a 130.000 personas y tuvimos el honor de ganar una serie de premios, incluido el Emprendedor Social del Futuro, en 2013. Ganamos becas para Harvard, Stanford, Insead, Fundação Dom Cabral y muchas otras instituciones.

Después de 12 años trabajando al frente de Asid Brasil – Asociación Social por la Igualdad de Diferencias, amplié mi mirada y me di cuenta de que hay miles de personas que, como yo, tienen un propósito fuerte y la voluntad de transformar realidades.

READ  Como los humanos, las avispas también pueden reconocer caras.

Pero también me he dado cuenta de que muchos de ellos tienen poco conocimiento de cómo avanzar y estructurar una empresa social que haga que ese propósito tenga un impacto real.

Fue en esta etapa que decidí aceptar la invitación (y el desafío) de poner en marcha una empresa para aprovechar el sueño de quienes se proponen transformar nuestra sociedad y ser parte del cambio.

Junto con Alexandre Barbosa y Araceli Silveira, inicié AGO Social, que sigue la misión de acercar conocimientos, conexiones y capital a emprendedores y emprendedores sociales.

Este camino dejó grandes lecciones en mi desempeño. La primera es: movilizarse para el propósito y dejar espacio para la contribución. En ASid, encontré personas que estaban motivadas por el propósito que hacía brillar nuestros ojos y decidieron ayudar de todas las formas posibles, desde ideas hasta apoyo financiero.

Cada persona que conocimos representó la oportunidad de hablar sobre la causa y nuestros ideales. Escuchamos las contribuciones y creamos un consejo asesor de personas con diferentes puntos de vista pero que compartían un mismo propósito. Esto fue fundamental, ya que no tiene sentido movilizar a la gente, pero no darles espacio para que contribuyan.

La segunda lección que aprendí es que la organización puede incluso ser sin fines de lucro, pero nunca debe tener fines de lucro. Con demasiada frecuencia, nos fijamos demasiado en el propósito y nos olvidamos de los ingresos, las ventas, la recaudación de fondos o incluso los objetivos de ganancias y sobrantes.

Ninguna organización avanza sin recursos económicos para innovar e invertir en el equipo. Cuando nuestro “presupuesto” en Aid Brasil era de R $ 900, teníamos objetivos de control del flujo de caja y de uso del dinero.

READ  La Comisión otorga premio a personalidades destacadas de la ciencia y la tecnología - Noticias

La misma lógica se utiliza para administrar uno o cinco millones de reales. Siempre debe hacer la pregunta “¿quién pagará esta factura?” ¿es porque?”.

La tercera lección es que debemos preguntarnos todo el tiempo cómo podemos llegar más lejos. Si hoy hay 5.000 personas impactadas, ¿cómo vas a impactar a mil? Si los ingresos de hoy son de R $ 1 millón, ¿cómo pueden llegar a R $ 10 millones?

Necesitamos pensar en el crecimiento y la escala. Nuestra sociedad lo pide y es necesario que cada uno haga su aporte, dando lo mejor de sí.

Hoy, trabajando en AGO, es gratificante poder mirar a los emprendedores sociales y compartir lo que he aprendido en estos 13 años, diciendo que creemos en cada uno de ellos y hacemos lo mejor para que logren los sueños que son suyos, pero también colectivo.

Recibir el reconocimiento del premio MB100 es un combustible para seguir mi camino en el emprendimiento social, siempre creyendo que el lucro no debe ser visto como un fin, sino como un medio para generar un impacto positivo, desarrollar y aplicar soluciones que satisfagan las demandas de la humanidad. .

Written By
More from Arturo Galvez
Bienestar animal: lanzamiento del primer apoyo directo a asociaciones de zoófilos – Economía
Este lunes 4 de octubre, Día Mundial de los Animales, se lanza...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *