Muertes: Periodista científica, estaba enamorada de las letras de ADN y del banco de laboratorio – 20/08/2021 – La vida cotidiana

Ruth Helena Bellinghini era una periodista a la que le encantaba escribir y escribir. No necesariamente solo las letras publicadas en los periódicos para los que trabajaba; le apasionaba el alfabeto del ADN y los bancos de laboratorio.

El periodista trabajó en Jornal da Tarde, O Estado de S.Paulo y, más recientemente, fue editor asistente de la Revista Questão de Ciência.

Como científico, la preocupación por Covid-19 – y el camino que tomó el país en la pandemia, dando la espalda a la evidencia – fue parte de la vida cotidiana en conversaciones con periodistas de renombre.

Uno de los últimos textos que publicó en The Question of Science mostró algo del humor de Ruth y, al mismo tiempo, su aprecio por la información correcta y bien fundada. Titulado “Un domingo en el Covidário”, Narra el ecosistema y los personajes de un ala de hospital destinada a los casos sospechosos de Covid, donde permaneció unas horas para hacer pruebas, pero no una RT-PCR.

“Alguien sugiere cerrar las ventanas y prevenirme diciendo que vamos a estar hacinados en una habitación cerrada con felices y felices Sars-CoV-2 circulando por el lugar”, dice en el texto, de julio de este año. “Estoy respondiendo que no en una fila, excepto por la pregunta ‘¿está vacunado?’. El médico me dice que sí, podría ser Covid, pero también neumonía y varias cosas más (‘otras cosas varias’ siempre me asustan, porque siempre hago una lista larga de neoplasias) ”, dice en otro extracto.

La figura culta, bien informada —que odiaba la estupidez— y preocupada contrastaba con el habla fuerte y cierta “boca sucia”.

READ  El robot chino Zhurong aterriza en Marte para iniciar investigaciones en el planeta | Ciencia y salud

Estar cerca de Ruth era una fiesta (en otras palabras, juerga, desprecio, broma vulgar), una palabra que le gustaba, dice su amiga Stella Galvão.

Los amigos dicen que las comidas de Ruth fueron otro campo en el que se destacó. “Quien se comió el minestrone que ella hizo nunca olvida”, dice Ellen Cordeiro de Rezende.

Preocupada por el sabor de lo que hacía, cuando era editora, siempre criticaba / jugaba con los que usaban saleros y comas, extendiéndolos por todo el texto sin cuidado, dice Rezende.

A pesar del tono de broma, Ruth fue una profesional ejemplar y, con sus conocimientos, enseñó a las personas que la rodeaban. No es de extrañar, según sus amigos, que le gustara dar conferencias.

Uno de los mayores orgullos de Ruth fue su etapa como Knight Fellow (2002-2003) en el MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts), donde estudió sus pasiones, como la genética y cáncer. También fue becaria en el Laboratorio de Biología Marina, en Estados Unidos.

En experiencias internacionales supo acercarse a los bancos de laboratorio que tanto le gustaban. A lo largo de su vida, incluso se cuestionó sobre su elección profesional e incluso comentó que era lo único que cambiaría en su trayectoria.

“Me encanta el banquillo”, le dijo a su amiga Fernanda Bassette. Dijo que, cuando era adolescente, en la escuela Bandeirantes (en São Paulo), escuchó de un profesor que comparar tramos de ADN de personas sanas con cáncer era algo solo para los nietos de Ruth. “El tonto creyó y abandonó la genética”, le dijo a Fernanda.

Sin embargo, esto no significaba exactamente arrepentimiento o resentimiento relacionado con su carrera.

READ  NH reporta 457 nuevos casos de esta semana, 7 nuevas muertes

“’Lo leí en el periódico’ fue una de mis líneas favoritas. Pensé que era grande ”, escribió Ruth al reportero de hoja Cláudia Collucci, durante la celebración del centenario del periódico.

Ruth Helena Bellinghini murió, el jueves (19), en São Paulo, de sepsis. Era diabética, una enfermedad que sospechaba que tenía incluso antes de la confirmación médica, y recientemente había estado luchando contra el síndrome de Fournier.

La periodista deja al gatito Osiris, a quien llamó “mi cobija”. Su otro gatito, Su Alteza Real la Princesa Sofía, ha huido, lo que produjo una de las últimas publicaciones en su Facebook, el 11 de agosto.

Ruth es otro de los grandes nombres del periodismo científico que ha muerto en los últimos años. Primero, en 2018, Ricardo Bonalume Neto murió a los 57 años. Luego, en mayo de 2021, fue Maurício Tuffani, a los 63 años. Ahora Ruth Helena Bellinghini.

Written By
More from Arturo Galvez
Australiano encuentra serpiente en lechuga comprada en supermercado
UUn hombre de Sydney, Australia, pensó que la lechuga que compró en...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *