“No fue paranoia”: México en el centro del escándalo de espías

La periodista Marcela Turati siempre sospechó que las autoridades mexicanas la espiaban. Ahora está bastante segura de ello, después de una investigación que la ubica entre colegas y políticos cuyos teléfonos han sido pirateados por el software Pegasus.

Entre los objetivos de esta trama también se encuentran familiares y colaboradores del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien presuntamente fue interceptado entre 2016 y 2017, reveló este lunes uno de los 17 medios que investigan el caso.

A Turati se le dijo el sábado que su nombre y el de otros 24 periodistas con sede en México estaban en una lista de 15.000 números de malware registrados propiedad de la empresa israelí NSO adquirida por el gobierno del presidente Enrique Pea Nieto (2012-2018).

Aunque la licencia de Pegasus en México expiró en 2017, el galardonado periodista de 47 años cree que la vigilancia continúa de otras maneras.

“Casi todos los periodistas en México sabemos y sentimos que tenemos una especie de vigilancia, algo que asumimos, sobre todo porque México está entre los países más peligrosos para ejercer la profesión”, dijo Turati el lunes a la AFP.

Au moment où elle était sous surveillance, elle et deux autres collègues enquêtaient sur le cas d’Odebrecht, un géant brésilien de la construction qui versait des pots-de-vin d’un million de dollars en échange de contrats dans plusieurs pays d’ América Latina.

Emilio Lozoya, exjefe de la petrolera Pemex detenido por presunta participación en actos de corrupción, acusa a Pea Nieto de ordenarle distribuir sobornos para su campaña presidencial.

“La gente me escribe diciendo: ‘Mira, no estabas loco, no estabas paranoico, te sucedieron cosas’”, explica Turati.

READ  Carta abierta a los creadores de la película biográfica de Gunjan Saxena sobre el debate sobre la representación incorrecta de los hechos en la película

– “Ya no puedes espiar” –

López Obrador, en el poder desde 2018, aún no ha reaccionado a las revelaciones, pero reiteró el lunes que su gobierno no espía a los periodistas.

“No se espía a nadie, las libertades están garantizadas”, dijo el mandatario de izquierda cuando prometió esclarecer el caso del periodista Olegrio Aguilera, desaparecido desde hace 17 años en el sureño estado de Guerrero.

Junto con un colectivo de periodistas, Turati también trazó un mapa de las fosas subterráneas e investigó las masacres de migrantes y la desaparición de 43 estudiantes de Ayotzinapa en 2014, un caso que generó una condena internacional generalizada.

Los familiares de las víctimas de Ayotizanapa y los defensores de los derechos humanos también han sido blanco de ataques, según investigaciones de medios como The Washington Post, The Guardian y Le Monde.

Además, “estuve muy involucrada en la articulación de redes para proteger a los periodistas”, recuerda.

Alrededor de 100 reporteros han sido asesinados en México desde 2000, incluido Cecilio Pineda en marzo de 2017, cuyo número de teléfono también se registró en Pegasus.

Pineda había denunciado los vínculos entre políticos y delincuentes en Guerrero, pero la ONS garantiza que no se puede inferir que los asesinos utilizaron el sistema de geolocalización para procesar al periodista.

La ONS sostiene que el sistema fue creado para combatir el terrorismo y otros delitos.

También se ha observado a familiares de Javier Valdez, empleado de AFP asesinado a tiros en mayo de 2017 en Culiacn (noroeste).

More from Ambrosio Badillo

México realiza referéndum para decidir si los expresidentes deben ser investigados

Presidente de México, Andrés Manuel López ObradorFoto: Ismael Rosas – 2 de...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *