¿Quién tiene las llaves de las puertas de la ciencia? – observador

En lo que se denomina la abrumadora “izquierda ideológica” de Internet, se canta la igualdad de género y la orientación sexual, la celebración de las culturas individuales, la libertad de identidad y una serie de otras posiciones adoptadas casi universalmente. Estos ideales liberalistas son el producto de una generación que creció con mejores condiciones básicas de vida y, por lo tanto, pudo lidiar con problemáticas sociales. Lo que es excelente, no nos engañemos: estos son aspectos profundamente arraigados en la experiencia humana y la necesidad de abordar estos problemas y generar aceptación es evidente.

Sin embargo, es curioso observar la creciente ola de intolerancia hacia quienes se atreven a cuestionar algunas de estas ideas. Tenga en cuenta que cualquier individuo racional que reflexione sobre la ética y la moral humanas debe, sin duda, llegar a los valores enumerados anteriormente. Sin embargo, actualmente, el proceso mismo de reflexionar sobre el significado de estas proposiciones se ve como un signo de mal carácter; debemos aceptar ciegamente estos ideales, de lo contrario seremos aislados como parias ideológicos. Una paradoja de la radical no aceptación de quienes se atreven a reflexionar sobre la aceptación.

Los efectos sociológicos de esta tendencia podrían ser presentados ampliamente por alguien mejor educado que yo, que solo reflexionó sobre estas cuestiones en un arranque espontáneo de existencialismo. Centrémonos, por tanto, en una sola dimensión, pero cuyas implicaciones merecen consideración: la ciencia.

La ciencia es apolítica por naturaleza. La búsqueda de la Verdad debe vivir en un vacío ideológico, aplicando métodos objetivos para investigar todas las hipótesis que parecen prometedoras. Desafortunadamente, esta es una perspectiva utópica del mundo científico: los que aplican la ciencia son los humanos; los humanos son falibles; por tanto, la ciencia es falible. Otros intereses terminan entrelazados con la motivación por alcanzar nuevos conocimientos, las necesidades económicas, la contextualización histórica y cultural, el propio instinto de autoconservación de un científico que no quiere desaparecer misteriosamente porque sus conclusiones cuestionan el régimen político actual. Por tanto, la ciencia es apolítica, pero no se practica apolíticamente.

En estos días, inundados de corrección política bajo pena de exclusión social, la ciencia se inclina cada vez más hacia ideas que el público en general llama “cómodas”. no falta informes de investigadores que fueron apartados del centro de atención de la divulgación científica debido a ideas que contradicen la percepción pública de lo que debería explorarse. La censura de la libertad científica no es un patrón nuevo, pero es un patrón que vemos que ocurre con mayor frecuencia ahora que las redes sociales permiten que cualquier tipo con dos pulgares (o menos) puje en la subasta pública de juicios científicos.

A primera vista parecerá la soberbia, la presunción de estos individuos, desde Zé da Esquina hasta el intelectual más destacado de la Academia, por considerarse aptos para asumir el cargo de guardianes de las puertas de la Ciencia. Sin embargo, lo cierto es que este efecto social está incrustado en una debilidad sistémica: el hecho de que existan temas tabú en la Ciencia, hipótesis cuya exploración –cuya formulación misma– está prohibida para cualquier investigador que desee mantener su carrera, no revela más que una profunda falta de fe en la solidez de nuestro método científico; y una desconfianza curiosa, pero quizás bien fundada, de la madurez intelectual de las masas.

El método científico que aplicamos hoy es la base de todo nuestro conocimiento y tecnología. Rige la evolución del conocimiento humano de acuerdo con principios que, a su vez, intentan descartar todas las falsas teorías, falacias y sesgos. En este proceso de podar las conjeturas más frágiles, el árbol de la ciencia solo puede crecer verticalmente, en el camino hacia la Verdad científica. Creemos esto, porque el método científico también ha evolucionado para producir resultados confiables; en el pasado, la ciencia se basaba en el descubrimiento de correlaciones aleatorias y una dosis sustancial de imaginación (a menudo atribuyendo a los dioses todo lo que no era explicable de inmediato).

READ  Después de 25 juegos seguidos, Fagner extraña al Corinthians; Michel Macedo ocupará espacio - 16/02/2021

La solidez tan a menudo probada de nuestro método de llegar a nuevos conocimientos debería ser la motivación principal para no cerrar las puertas a aquellos que quieren explorar ideas poco ortodoxas o políticamente incorrectas. Nuestra realidad es altamente susceptible a la contemporaneidad de conceptos, es cierto: nos basta recordar la Eugenesia nazi que marcó la acción política de Hitler. Pero el mismo hecho de que, hoy, podamos mirar estas conclusiones y determinar que son infundadas y declaradamente falsas significa, exactamente, que los filtros de la buena ciencia continúan funcionando a toda velocidad; simplemente se toman su tiempo.

Si esta premisa apoya el argumento de que la ciencia no debe, en ningún caso, estar subordinada a las creencias contemporáneas, el argumento contrario radica, exactamente, en el tiempo que tardan los filtros en actuar. Esta brecha entre la conclusión errónea de un estudio y su incredulidad puede tener consecuencias devastadoras. Como ejemplo, un artículo de Andrew Wakefield que vincula la vacuna triple contra el sarampión, las paperas y la rubéola con casos de autismo en niños fue publicado en 1998 pero retirado por la revista en 2004, cuando se demostró que era falso. A pesar de esto, a mediados de 2021, los grupos antivacina continúan mantener esta creencia. La sola mención del nombre de Hitler en este texto evoca acertadamente la magnitud del daño que puede provenir de acciones humanas motivadas por creencias falsas pero convenientemente adquiridas.

Y no solo eso: la información transmitida a una gran audiencia, especialmente si es disruptiva de alguna manera, será procesada bajo lo que en sociología se llama efecto contagio, o psicología de masas, particularmente agravado en la era de las redes sociales en la que los desarrollados mundo se comporta como una única entidad colosal de ideas y valores. Esta “conciencia global” adopta fácilmente ideas indebidamente justificadas y es muy susceptible a comportamientos irracionales motivados por una espiral de pánico (no necesito recordar el legendario atesoramiento de papel higiénico que marcó el comienzo de la pandemia en Occidente). Es por ello que la gestión de una crisis de gran envergadura siempre está intrínsecamente ligada a la comunicación de esa crisis a la población en general, con posibles consecuencias que podrían invalidar por completo los esfuerzos por resolverla.

READ  Covid-19 arrasa en las cárceles superpobladas de California

Así, porque la Ciencia se hace, o se debe hacer, en el espacio público (consecuencia de la transparencia necesaria para la posibilidad de verificar las conclusiones), entramos en una zona gris – no debe haber ideas inexplorables, pero ciertamente hay muy ideas peligrosas.

¿Dónde nos deja esto? En el mismo limbo donde empezamos. Si bien es cierto que hay temas cuya exploración puede acarrear graves consecuencias sociales, el efecto de castración de la curiosidad científica también puede desviarnos del camino de la buena ciencia. Pero si, por el contrario, creamos una partición entre “ideas indicadas” e “ideas desaconsejadas”, surge una nueva pregunta: ¿quién se encargará de trazar la línea moral que las distingue a ambas?

Written By
More from Arturo Galvez
El mundo debe invertir más para prevenir futuras pandemias, dice el panel del G20
El Director General de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en la...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *