Santa Rosa Memorial Hospital recibe ayuda de los trabajadores de la salud de la Guardia Nacional

Los equipos médicos de la Guardia Nacional están ayudando al personal del Hospital Santa Rosa Memorial, debido a la grave escasez de trabajadores causada por la pandemia de coronavirus y los incendios forestales, confirmaron el jueves funcionarios del hospital.

El despliegue de trabajadores de la salud de la Guardia Nacional en el hospital más grande del condado de Sonoma también se produce en medio de un brote de COVID-19 entre los empleados del hospital Memorial que se reveló esta semana. Aunque el brote que comenzó a principios de agosto ha agotado aún más el equipo del hospital de aproximadamente 2.000, los funcionarios del hospital sostuvieron que los dos problemas no están relacionados.

“Este es un recurso que se ofrece a todos los hospitales de California”, dijo Christian Hill, un portavoz del hospital sobre los miembros de la guardia. “Nuestra decisión de utilizar este recurso no está relacionada con la exposición del cuidador (coronavirus) en (Memorial Hospital)”.

Los equipos de la Guardia Nacional que trabajan en el Memorial incluyen enfermeras líderes que administran a los técnicos médicos de emergencia en varias unidades en todo el hospital, dijo Hill. No reveló cuántos de los miembros de la guardia están trabajando en el hospital.

Los miembros de la guardia también están ayudando con tareas simples como transportar pacientes y tomar sus signos vitales, según los empleados que solicitaron el anonimato por temor a las repercusiones de los líderes del hospital.

A pesar de la pandemia y los incendios forestales, los otros dos grandes centros médicos del condado, Kaiser Permanente y Sutter Santa Rosa Regional Hospital, no necesitan que la Guardia Nacional refuerce sus respectivas fuerzas laborales, según voceros de los hospitales.

READ  La nueva 'mini-luna' que será capturada por la Tierra podría ser simplemente basura espacial

El lunes, funcionarios del hospital Memorial dijeron que 17 empleados que trabajan en la unidad “1 Center”, que es el área de cirugía general, han sido infectados por COVID-19. Al día siguiente, los funcionarios del hospital confirmaron que los primeros casos de virus entre los trabajadores aparecieron a principios del mes pasado, semanas antes de que el director ejecutivo del hospital enviara un boletín el 29 de agosto para alertar a toda la organización del brote.

Hasta ahora, los funcionarios del Memorial se han negado a decir si más trabajadores han dado positivo por el coronavirus y, si lo han hecho, cuantificar el alcance del brote.

Otros empleados del hospital, que también hablaron bajo condición de anonimato, dijeron que el virus efectivamente ha infectado a trabajadores en otras áreas del hospital de 300 camas además de la cirugía general.

Hill dijo que Memorial ha completado las pruebas de virus de casi todo el personal en el “grupo identificado de personas en riesgo”.

“El número total de cuidadores que dieron positivo en la prueba sigue siendo menos del 1% de nuestra fuerza laboral actual (de 2,017) en este momento”, dijo.

El 23 de agosto, Tyler Hedden, director ejecutivo de Memorial y director de enfermería, anunció en un memorando interno que se estaban realizando esfuerzos para reclutar más trabajadores en respuesta a las “dificultades increíbles” con respecto a la dotación de personal provocadas por la “duración de nuestra respuesta a COVID-19, y ahora la dura realidad de un comienzo temprano de la temporada de incendios “.

Señalaron en el memorando que la contratación de enfermeras viajeras ha resultado más difícil debido a los “problemas de oferta y demanda” causados ​​por la pandemia y las restricciones de viaje asociadas, así como la escasez de viviendas en el área causada por varios años de incendios forestales.

READ  Más casos de COVID vinculados a la recepción de la boda en Maine, 53 casos en total hasta ahora

Para ayudar a compensar la difícil situación, los líderes del Memorial implementaron el protocolo del sistema de manejo de emergencias del hospital y solicitaron recursos de personal adicionales a través del Coordinador del Área Operacional de Salud Médica del Condado de Sonoma. Esa solicitud llevó a la asignación de enfermeras y técnicos de la Guardia Nacional bajo la autoridad del Departamento de Salud Pública de California.

El director ejecutivo y director de enfermería del hospital no mencionó el brote de virus de la institución entre el personal en su memorando del 23 de agosto.

Tammera Campbell, tecnóloga radiológica en el departamento de imágenes del Memorial, dijo que su unidad tiene “una escasez desesperada de personal”.

Campbell, quien está en el equipo de negociación del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Salud, dijo que el personal tiene que manejar muchos protocolos, procedimientos y precauciones adicionales requeridos como resultado de la pandemia.

“Todo lleva más tiempo con COVID”, dijo, y señaló que los patrones de tránsito peatonal a través del hospital también se han alterado ya que ciertos trabajadores ya no pueden pasar por el área de cirugía general debido al brote de enfermedades infecciosas allí.

Campbell dijo que el brote entre colegas, la escasez de personal y la pandemia en curso han ejercido una gran presión sobre los empleados del hospital y muchos están preocupados por la propagación del virus.

“Llegué a casa hoy. Me duché y me lavé el cabello antes de besar a mi esposo ”, dijo. “Así son nuestras vidas fuera del trabajo. Asumimos riesgos todos los días, incluso cuando lo hacemos en las circunstancias más seguras posibles ”.

READ  La Tierra parece viajar a través de los escombros de antiguas supernovas

Mientras tanto, el miércoles por la noche, los funcionarios de salud del condado de Sonoma informaron seis muertes más relacionadas con COVID-19, lo que eleva el número de muertos por pandemia a 89.

Las seis víctimas, cuatro mujeres y dos hombres, tenían más de 64 años, padecían problemas de salud subyacentes y murieron entre el 19 y el 30 de agosto. Y cinco de las seis eran residentes de centros locales de enfermería especializada o residencias de ancianos.

Los funcionarios de salud del condado nuevamente se negaron a divulgar información demográfica y otros detalles sobre los residentes que murieron, citando las leyes federales de privacidad sobre la atención médica.

De las 89 muertes de residentes del condado atribuidas al coronavirus, 73 han sido residentes de hogares de ancianos. Esa proporción, más del 80%, ha sido constante durante todo el verano entre los hogares de ancianos locales, los centros de vida asistida y los hogares de cuidados y alimentación.

Puede comunicarse con el escritor Martin Espinoza al 707-521-5213 o [email protected] En Twitter @pressreno.

Written By
More from Arturo Galvez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *