¿Tu perro puede desarrollar demencia canina? – 27/08/2022 – Ciencia

¿Tu perro puede desarrollar demencia canina?  – 27/08/2022 – Ciencia

Cuando Dante cumplió 8 años, empezó a verse un poco mal. El Boyero de Berna de 31 kilogramos deambulaba por la casa de su familia en Interlaken, Nueva York, como un oso enjaulado. Otras veces permanecía inmóvil, mirando los pedales del órgano familiar, como en trance. O mirando fijamente a un rincón de la habitación. Se despertaba en medio de la noche y empezaba a ladrar sin parar sin motivo aparente.

Y entonces empezó la incontinencia dentro de la casa.

Un escáner cerebral confirmó que Dante tenía una disfunción cognitiva canina, conocida coloquialmente como la demencia canina a menudo se describe como el análogo de la enfermedad de Alzheimer en los perros. Algunos estudios encuentran que al menos el 14% al 35% de los perros mayores pueden desarrollar el problema. Pero, debido a que los síntomas se parecen a los de otras enfermedades, es difícil confirmar la prevalencia real de esta enfermedad.

Fue publicado el jueves (25) en la revista Scientific Reports un gran estudiar realizado con 15.019 cachorros inscritos en el Proyecto de Envejecimiento Canino, una investigación en curso sobre la enfermedad y el envejecimiento en perros, e identifica los principales factores asociados con el riesgo de que un perro desarrolle la enfermedad.

Uno de los hallazgos clave del estudio es que el ejercicio físico puede desempeñar un importante papel preventivo. Las probabilidades de un diagnóstico de disfunción cognitiva fueron 6,47 veces más altas en perros no activos en comparación con los muy activos, dijeron investigadores de la Universidad de Washington. Pero señalaron que la enfermedad en sí misma puede conducir a la falta de ejercicio y señalaron que los resultados del estudio, que se basan en observaciones realizadas por los dueños de perros, sugieren una correlación en lugar de causa y efecto.

Las posibilidades de contraer la enfermedad también parecen aumentar en los perros que tienen trastornos neurológicos o problemas de audición o visión. Annette Fitzpatrick, coautora del estudio y profesora de investigación en la Universidad de Washington con experiencia en demencia humana y canina, comentó: «Cuando no recibe información del mundo exterior, parece aumentar su riesgo de no poder usar tu propio cerebro también».

Según ella, el estudio revela «que puede haber otras cosas de las que podemos tomar conciencia para tratar de reducir la aparición de disfunción cognitiva».

Y la edad importa, sin duda. La esperanza de vida de un perro a menudo depende de su raza, tamaño y masa corporal: piense en un mastín (de 6 a 12 años) versus un chihuahua (de 12 a 20 años). El estudio encontró que en los últimos años de la vida proyectada del perro, cada año sucesivo contribuye al potencial de aparición de demencia.

De hecho, anotaron los investigadores, los factores de riesgo relacionados con la disfunción cognitiva canina reflejan algunos de los factores de riesgo de los humanos con demencia, incluida la enfermedad de Alzheimer.

READ  La ruta del queso de Paraná gana cada vez más espacio en el turismo

Los estudios previos de la disfunción cognitiva canina a menudo se basaron en evaluaciones realizadas por veterinarios de poblaciones más pequeñas de animales mayores; este estudio involucró perros cuyas edades iban desde la infancia hasta mediados de los 20 años.

En los próximos años, a medida que estos perros envejezcan, el proyecto, que ya tiene más de 40 000 perros inscritos y espera llegar a los 100 000, arrojará conclusiones más complejas sobre la disfunción cognitiva y otras enfermedades caninas.

En este estudio, la prevalencia de disfunción cognitiva canina entre todos los perros, jóvenes y viejos, fue del 1,4 %. Pero la mediana de edad de los perros estudiados fue de solo 6,9 años, y solo el 19,5 % de los perros estudiados se encontraban en el último cuarto de su vida útil.

«Este estudio compara perros con disfunción cognitiva con perros que no tienen la enfermedad», dijo Fitzpatrick. «Pero con el paso de los años podremos ver al mismo perro que tal vez tenía una gran función cognitiva, pero luego se deterioró».

Los resultados se derivaron de un solo informe de los dueños de perros sobre la salud y el estilo de vida de sus perros entre 2019 y 2020, además de un cuestionario de función cognitiva de umbral particularmente alto.

Entre las preguntas que se hicieron estaban:

  • ¿Con qué frecuencia su perro pasea, camina en círculos o deambula sin rumbo fijo o sin rumbo fijo?
  • ¿Con qué frecuencia su perro se queda atascado detrás de objetos y no puede sortearlos?
  • ¿Con qué frecuencia choca tu perro contra las paredes o las puertas?
  • ¿Con qué frecuencia tu perro tiene problemas para encontrar comida tirada en el suelo?

Si los hallazgos del estudio suenan familiares, incluso intuitivos, puede ser porque el Proyecto de Envejecimiento Canino, que recibe fondos del Instituto Nacional sobre el Envejecimiento, una rama de los Institutos Nacionales de Salud, puede arrojar luz sobre los factores que afectan la vida útil de los humanos. además de los perros que viven con ellos.

A diferencia de los animales de laboratorio como los ratones y las moscas de la fruta, los perros que viven con humanos se ven afectados por los factores ambientales y sociales de sus dueños, como el humo secundario del cigarrillo, los pesticidas que se usan en el césped y el acceso a la atención médica.

«Las estimaciones de la longevidad humana dicen que alrededor del 75 % se debe al medio ambiente y el 25 % es genético», dijo Matt Kaeberlein, biogerontólogo y codirector del Canine Aging Project. «Entonces, los perros que viven con humanos nos ofrecen la oportunidad de comprender realmente el papel de esta variabilidad ambiental en el proceso de envejecimiento biológico».

Además, debido a que los perros envejecen mucho más rápido que los humanos, los estudios en curso en el proyecto ofrecen oportunidades para una línea de tiempo acelerada de conocimientos sobre el envejecimiento humano y canino.

La motivación de Kaeberlein radica no solo en su formación profesional, sino en el hecho de que ha tenido perros durante muchos años. Compartió historias sobre Chloe, su perro keeshond ahora desaparecido, que era alegre y afectuoso, pero comenzó a mirar al vacío y chocar contra los muebles, afectado por una disfunción cognitiva canina. O Dobby, su actual inspiración, un pastor alemán de pelo largo que es «simplemente un perro muy especial» pero que a los 12 años ha superado un cáncer y ya no puede saltar y jugar en el patio trasero persiguiendo pompas de jabón.

«Realmente desearía que mis perros pudieran vivir más tiempo», dijo Kaeberlein. «Y me encantaría poder ayudar a los perros de otras personas a vivir más tiempo».

Los ensayos actualmente en curso en el proyecto, que comenzó en 2014 y cuenta con investigadores de la Universidad de Washington y Texas A&M, así como del Colegio de Medicina Veterinaria de la Universidad de Cornell y otras universidades, incluyen estudios de medicamentos que pueden prolongar la vida y un biobanco de tejido donado por un perro. dueños que fallecieron. El proyecto puso en marcha un estudio que está causando repercusión en el mundo canino al concluir que la mejor salud de los perros se correlaciona con una única comida diaria.

(En la entrevista telefónica, mientras Kaeberlein hablaba de esta correlación, dos perros pequeños, muy motivados por la comida, que dormitaban junto al reportero, de repente se despertaron, gimiendo y aullando en señal de protesta. Kaeberlian se apresuró a agregar que es más probable que la observación estar relacionado con la obesidad y la morbilidad, y es menos probable que refleje una recomendación sobre la frecuencia de las comidas. Esto es consistente con la correlación positiva con el ejercicio realizada en el estudio más reciente).

La disfunción cognitiva canina es difícil de identificar con precisión. Cuando un perro parece ignorar un comando común, podría ser un signo de sordera o terquedad relacionada con la edad en lugar de atrofia cerebral. Los síntomas que parecen una disfunción cognitiva en realidad podrían ser un derrame cerebral, inflamación cerebral, diabetes o enfermedad de Cushing, dijo la veterinaria Nicole Ehrhart, directora del Centro de Sistemas de Salud de Columbine para el Envejecimiento Saludable de la Universidad Estatal de Colorado.

Según ella, los veterinarios se guían inicialmente por la observación de los propietarios y solo después de eso realizan pruebas de diagnóstico.

«Mire a su perro a los ojos y vea cuánto tiempo puede sostener su mirada, especialmente si tiene una golosina junto a su cara», dijo. «Cuando los perros tienen demencia, no pueden enfocar sus ojos en las cosas que normalmente harían».

Ehrhart, que no participó en el estudio del Proyecto de envejecimiento canino, describió la nueva investigación como «una excelente confirmación de algo que ya sabemos que se aplica a todas las especies: que el ejercicio es bueno para un envejecimiento saludable y que el ejercicio de por vida puede tener un efecto preventivo sobre enfermedad de Alzheimer y otros problemas cognitivos».

De hecho, la esperanza de vida media de los pastores berneses es de entre 6 y 8 años; Dante ahora tiene 11 años. Pero fue especialmente activo en su juventud: tenía la agudeza física y mental necesaria para pasar fácilmente competencias que involucraban obstáculos complejos y saltar desde lo alto de una escalera sin lastimarse.

Ahora, sin embargo, este perro, que suele ser tan cariñoso, evita su hogar: tres golden retrievers y dos humanos que lo adoran y se preocupan por él. En cambio, prefiere acostarse bajo su arbusto favorito, incluso bajo una lluvia torrencial.

«Solía ​​hacer un esfuerzo para convencerlo de que viniera y se quedara con nosotros», dijo su dueña, Lisa Mitchell. “Pero después de un año pensé, ‘Mañana tal vez sea su último día de vida, y tal vez estará más cómodo allí’. Así que lo dejamos solo en el patio trasero, ya que es donde quiere estar».

Si bien existen medicamentos y dietas que pueden mejorar la disfunción cognitiva de un perro durante algún tiempo, dijo Ehrhart, los propietarios deben ser conscientes de la creciente desorientación de su mascota. No perturbes sus rutinas. No mueva los muebles. Mantenga su jardín bien cercado para que el perro no pueda salir y perderse. Si desea tener una fiesta ruidosa con personas que su perro no conoce, coloque al perro en un ambiente reconfortante y menos estimulante.

Y tenga en cuenta que los perros, al igual que los humanos mayores, pueden exhibir el «síndrome del atardecer»: aumento de la ansiedad y desorientación a medida que el día llega a su fin.

«Descubrimos que el mejor modelo de envejecimiento humano ha estado envejeciendo junto a nosotros durante cientos de años», dijo Ehrhart. «Es una calle de doble sentido: cualquier cosa que hagamos para mejorar la salud y la esperanza de vida de nuestros perros probablemente mejore la nuestra, y cualquier cosa que hagamos por los humanos probablemente beneficie a los perros. ¿Y quién no quiere eso?».

Traducción de Clara Allain

Written By
More from Arturo Galvez
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *