Un fotógrafo de Leiria recorre los caminos entre Portugal y España en busca de las fronteras del siglo XXI – Región de Leiria

En 1509, Duarte d’Armas cruzó la frontera entre Portugal y España, dibujando, a petición de D. Manuel I, los castillos y fortalezas portuguesas. En 2021, José Luís Jorge sigue sus pasos, pero tiene otra misión: comprender qué significa, al fin y al cabo, esta línea política que separa a los dos países ibéricos en un momento en el que está vigente la libre circulación de personas y mercancías. .

El fotógrafo de Leiria aspira desde hace mucho tiempo a seguir este camino para fotografiar las fortificaciones diseñadas en el siglo XVI. “La idea me vino hace varios años, después de investigar en Internet donde descubrí el libro de Duarte d’Armas. Estaba emocionado de seguir la misma ruta, yendo de castillo en castillo “.

Desde el 27 de septiembre, José Luís Jorge lleva a cabo el plan, en sentido contrario al realizado por el hacendado de D. Manuel I.Empezaba en la desembocadura del río Miño y está destinado al punto de encuentro del Guadiana y desde el mar. Pero la tarea se dividirá en tres viajes: al Duero en este primero; en primavera conectará desde allí con el Tajo; luego finalice la carretera hacia Vila Real de Santo António.

En poco menos de un mes, había recorrido unos 400 kilómetros, había perdido casi cinco kilos, había tenido encuentros sorprendentes y también tuvo sustos de por vida.

“Hay que estar bien preparado, física y mentalmente”, dijo por teléfono José Luís Jorge a la REGIÓN DE LEIRIA, durante una escala para recuperarse en Braganza.

El exigente desafío le hace admirar aún más al autor de “Livro das Fortalezas”. “Si para mí fue difícil, para Duarte d’Armas entonces … Debe haber sido absolutamente extraordinario”, imagina, proyectando los obstáculos encontrados hace 500 años.

READ  Australia advierte a los ciudadanos del riesgo de 'detención arbitraria' en China

En esas primeras semanas, la geografía fue el mayor “adversario”. “Lo más duro que creo que he hecho es en las montañas de Peneda, Soajo, Gerês y Serra Amarela. ¡Incluso superé los 1.300 metros de altitud! “.

En el camino, José Luís Jorge llevó a cabo el plan inicial de cruzar los castillos ilustrados por Duarte d’Armas, fotografiándolos así como los hermosos paisajes que atraviesa, completándolos con videos cortos y entrevistas informales con los que conoce.

“Frontier Line”, como se llama el viaje que acaba de comenzar, ya está lleno de motivos de interés: el fotógrafo ha entrado en el punto más septentrional de Portugal, “altamente simbólico”, Cevide, donde se encuentra el primer hito de la división entre Portugal y España se encuentra. ; escuché muchas historias de contrabando, que engordó fortunas; conoció por casualidad al célebre padre Fontes en Vilar de Perdizes, “un momento muy extraño y muy poderoso”; durmió en un antiguo puesto de la Guardia Fiscal, en São Vicente da Raia; y visité el Couto mixto y su increíble historia como microestado independiente de Portugal y España hasta 1864.

Este conjunto de informaciones y experiencias ha contribuido a comprender mejor qué es esta frontera hoy, en el siglo XXI, en un momento en el que la conexión entre Portugal y España se ha vuelto radicalmente permeable. Después de todo, “¿qué significa eso hoy, en comparación con los días antes de 1993, cuando era la liberación de la frontera, vivir en la frontera?” Se pregunta a sí mismo.

READ  El presidente de Malí, Ibrahim Boubacar Keita, y el primer ministro Boubou Cisse, cautivos por soldados rebeldes

Tras el fin de las fronteras como las conocíamos, las buenas relaciones de vecindad entre los pueblos de la pastinaca experimentaron “un tremendo aumento”. En cafés, en mercados, a diario, José Luís Jorge se ha encontrado con casi tantos españoles como portugueses en el territorio nacional. “Y por el otro lado, es lo mismo”. Todo el mundo se está moviendo “cuando vamos a Batalha o algún otro lugar alrededor de Leiria”. Allí, le dicen, hablan “Raiano”, una mezcla de portugués, gallego y español. “Se van a las tierras del otro, se conocen todos”.

Esta realidad de la secuencia moderna seguirá alimentando este aterrador viaje.

“Los más grandes son los perros”, exclama. En el territorio del lobo ibérico, “que no representa ningún peligro para los humanos”, los perros pastores “pueden matar si entramos en su perímetro, nos atacan sin piedad ni piedad”. Y José Luís Jorge no olvidará el momento en que lo rodearon cuatro castro-laboreiros, “que le llegan a la cintura”.

Todavía tienes que entender cómo saliste de eso. “Se me acercaron y me rodearon. Caminé despacio hablando con ellos y cuando se distrajeron con dos vehículos, me alejé lo suficiente ”.

Aparte de los sustos a los que está acostumbrado a muchos viajes, José Luís Jorge dice que éste no es comparable a ningún otro que haya hecho antes. Ni siquiera las que hiciste a pie, como la ascensión al monte Kenia y la caminata de dos semanas en el Atlas marroquí, que emprendiste en la década de los noventa.

“Ya sabía que iba a ser difícil, pero no sabía que era tan difícil. Pero afortunadamente, porque si lo hubiera sabido, no lo habría hecho ”, dice. Continuar es ahora casi una cuestión de orgullo. “Ya estoy en camino, no soy un hombre para rendirme. Ahora tomo esto casi como una misión. Ir al Duero es la misión ”.

READ  El cantante de Bekhayali, Sachet Tandon, celebra su cumpleaños con los guerreros que 'nos mantuvieron a salvo'

“Frontier Line” de José Luís Jorge se puede seguir online, en este Cuenta de Instagram.

More from Ambrosio Badillo
España venció a San Marino para ganar el oro en la trampa olímpica mixta de Tokio
A España ganó el oro en el foso olímpico por equipos mixtos,...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *