África pide la suspensión del pago de la deuda por dos años más

Los ministros de finanzas africanos abogaron hoy por una extensión de la suspensión de los pagos de la deuda por otros dos años, un nuevo modelo de reestructuración de la deuda y la emisión de nuevos derechos especiales de giro.

“Los 26 ministros de finanzas africanos reconocieron que la ayuda bilateral y multilateral estaba disponible durante la pandemia, pero que era sumamente inapropiada para los países de bajos ingresos y estaba muy dirigida a ayudar a los países vulnerables de ingresos medios”, se lee en el comunicado distribuido al final de la reunión de Ministros de finanzas africanos, que se reunieron esta semana en Dakar, Senegal.

Los ministros africanos pidieron al G20 que la Iniciativa de Suspensión del Servicio de la Deuda (DSSI, por sus siglas en inglés) se extienda por dos años, «para ayudar a crear el espacio fiscal necesario para gastos urgentes», y también argumentaron que el marco común debería modificarse para hacer más eficientes las reestructuraciones de la deuda. y amplio para incluir a los acreedores comerciales”.

En el texto, los funcionarios del gobierno dicen que quieren que $60 mil millones de los $100 mil millones en Derechos Especiales de Giro (DEG) se destinen al Fondo de Crecimiento y Reducción de la Pobreza (PRGT) y al nuevo Fondo de Resiliencia y Sostenibilidad (RST), y defienden la necesidad de una nueva emisión de DEG, el nuevo capital emitido por el FMI y distribuido entre los países miembros de acuerdo a su cuota.

Durante los debates en Dakar en los últimos días, la «profunda preocupación» de los gobiernos por los flujos de capitales ilícitos, que los gobernadores estiman en 83.000 millones de dólares al año, se sumó a la «tasa» que cobran los financistas cuando prestan dinero a los países africanos.

READ  "La intervención del gobierno es lenta" - Observer

«Estamos muy decepcionados de que siga existiendo una ‘prima africana’, que oscila entre 100 y 260 puntos básicos, para los fondos recaudados en los mercados de capitales extranjeros», escribieron los ministros, y señalaron que «las tasas de interés cobradas a los países africanos son más altas que las cargado a nuestros pares fuera del continente con fundamentos macroeconómicos similares o peores”.

Las demandas de los gobiernos africanos se producen en medio de una inflación en máximos históricos y bancos centrales de economías avanzadas elevando las tasas de interés para frenar la inflación, «lo que aumentará aún más los costos de financiamiento», lamentaron.

Según datos presentados por el presidente del Banco Mundial en entrevista con Bloomberg, en el marco de las reuniones anuales del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) celebradas en abril en Washington, los países emergentes afrontan pagos por 35.000 millones de dólares este mes. año, con alrededor del 65% de eso debido a China, lo que convierte a la segunda economía más grande del mundo en un socio esencial para resolver este problema que se ha agravado exponencialmente desde la pandemia de covid-19.

Written By
More from Arturo Galvez
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.