Brasil recorta inversiones en ciencia, el mundo crece un 19%

São Paulo – El gasto mundial en ciencia aumentó un 19% a nivel mundial entre 2014 y 2018. Incluso sin datos consolidados, la tendencia se fortaleció aún más durante los próximos dos años, debido a la pandemia de covid. Sin embargo, la expansión de la apreciación de la ciencia es desigual. Solo dos países explican el 63% de este aumento: Estados Unidos y China. Mientras tanto, cuatro de cada cinco países asignan menos del 1% de su PIB a los sectores de la ciencia.

Los datos provienen del nuevo informe de la Unesco sobre ciencia, el organismo de las Naciones Unidas para el avance de la ciencia, la educación y la organización cultural. El documento se titula “La carrera contra el tiempo por un desarrollo más inteligente; resumen ejecutivo y escenario brasileño“, y aborda temas relacionados con la ciencia en todo el mundo. De los modelos presentados, surgen ciertos problemas relacionados con Brasil.

Inversión y PIB

El porcentaje de inversión del PIB brasileño en ciencia (1,26%) es inferior al promedio mundial de 1,79%. Contrario a la tendencia global, de 2014 a 2018, el país invirtió un porcentaje menor; 1,27% ese año. América Latina en su conjunto ha seguido una tendencia a la baja en la inversión en ciencia. El continente pasó del 0,73% al 0,66%.

En todo el mundo destacan los países con economías asiáticas avanzadas y emergentes. Sudáfrica y Egipto también han impulsado la inversión en investigación. Pasaron de 0,77% y 0,64% a 0,83% y 0,72% respectivamente. El sudeste asiático cayó del 2,03% al 2,13%, liderado en particular por Tailandia y Vietnam. En el Medio Oriente, los Emiratos Árabes Unidos han lanzado una expansión masiva de la ciencia, que incluye el envío de una sonda a Marte. El gasto del PIB del pequeño país en desarrollo cayó del 0,69% al 1,30%.

READ  Con ofertas hasta noviembre, reinvente Walmart en Black Friday

Encabezando la tabla está Alemania, con un sólido 3,09% del PIB destinado al desarrollo científico; Japón, con 3,26%; Corea del Sur, con el 4,53%; Israel, con 4,95%; y Estados Unidos, con el 2,84% de un PIB de más de 21 billones de dólares.

Fuente: Unesco

Investigadores

Otro índice del informe se centra en el número de investigadores que trabajan en los países. En este sentido, Brasil está aún más rezagado, con un promedio de 888 investigadores por millón de habitantes; número que se mantuvo entre 2014 y 2018. El promedio mundial es de 1.368. En América Latina destaca Argentina, con 1.192, pero aún lejos de las mayores potencias científicas del planeta.

La Unión Europea concentra 4.069 investigadores por millón de habitantes y se encuentra detrás, como bloque continental, sólo América del Norte, con 4.432. A la cabeza del ranking, Corea del Sur, con 7.980; Nueva Zelanda con 5.578; Alemania, con 5.212; Japón con 5.331; Estados Unidos con 4.412 y Canadá con 4.326.

Fuente: Unesco

Relevancia

A pesar de tener un número de investigadores por debajo del promedio mundial, los científicos brasileños se destacan por la relevancia de su producción. Más del 35% de los artículos brasileños son coautores y se mencionan en otros países. El promedio de todas las naciones individuales es del 23,5%.

Fuente: Unesco

pandemia y ciencia

El informe de la Unesco refuerza aún más la importancia de la ciencia para el progreso de la humanidad. La pandemia del covid-19 ha puesto de relieve como nunca antes la relevancia de los estudios colaborativos entre países y la necesidad de nuevas tecnologías rápidamente. “A fines de 2019, se detectó en China una nueva cepa de coronavirus, llamada SARS-CoV-2, antes de propagarse rápidamente por todo el mundo. Desde el principio, los científicos compartieron información y datos entre ellos, comenzando por el genoma secuenciado del nuevo coronavirus, a principios de enero de 2020 ”, subraya el informe.

READ  La Zona Franca de Madeira bajo la presión del IRC global

“La pandemia ha demostrado los beneficios de esta cultura de compartir, tanto dentro como fuera de las fronteras nacionales. Desde 2015, ha habido una creciente colaboración científica internacional en varias partes del mundo. Muy rápidamente, muchos gobiernos establecieron comités científicos ad hoc para gestionar la crisis. Esto les permitió ver de primera mano las ventajas de contar con expertos locales para monitorear y controlar la progresión del virus ”, agrega la Unesco.

También fue evidente la importancia del Estado en la gestión de crisis, así como en la satisfacción de las necesidades básicas de los ciudadanos. “La crisis del COVID-19 nos ha recordado la necesidad de fuertes vínculos entre los sectores público y privado para la producción de equipos como respiradores, mascarillas, medicamentos y vacunas. La pandemia del covid-19 ha devastado la economía mundial. Los logros socioeconómicos y ambientales logrados en los últimos años corren el riesgo de erosionarse o incluso anularse.

Written By
More from Arturo Galvez

La polémica imagen que publicó Donald Trump del moderador y su rival tras el debate

Presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump El presidente de Estados...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *