¿Cómo cuidar la salud de 8 mil millones en el planeta? 🇧🇷 Ciencia y Salud

Esto, sin embargo, no es motivo de pánico, explican, sino una oportunidad de prepararse para asegurar el bienestar de los habitantes de la Tierra. Profesionales de la salud indican la necesidad de invertir en vigilancia epidemiológica y vacunas, así como promover prácticas de envejecimiento saludable e infraestructura para atención de alta complejidad. Enfrentar las desigualdades en el acceso al sistema de salud y hacer frente a la crisis climática también son temas urgentes.

Según Marcia Castro, doctora en demografía y profesora asociada de la Escuela de Salud Pública de Harvard y el Centro para el Medio Ambiente de la Universidad de Harvard, el tamaño de la población, por mucho que importe, no es un problema en sí mismo. “No podemos solo culpar a los ocho mil millones. Todo tiene que ver con el contexto en el que se insertan estos miles de millones y el comportamiento que tienen”.

A medida que nos acercamos al cuarto año de la pandemia de covid-19, los científicos esperan nuevas epidemias. Como explica Marcia, esto tiene algunas razones. Primero, el mundo está extremadamente conectado, vea la rápida expansión del nuevo coronavirus, que surgió en China pero se extendió rápidamente por todo el mundo. Además, es muy probable que esta nueva crisis sanitaria también tenga su origen en una zoonosis (enfermedad infecciosa que se transmite entre animales y personas).

“Está lleno de virus en varios animales. Eso es normal. Pero a medida que el ser humano se acerca al bosque, ya sea para construir o para deforestar, lo único que necesita es que le suceda un evento lamentable al ser humano, pero muy bien acertado para el virus, que da el salto de entrar en el cuerpo humano y poder reproducirse», explica Marcia.

El tamaño de la población también tiene implicaciones a medida que aumenta la densidad de población. Si en 1950 había 19,17 personas por kilómetro cuadrado; en 2023, el número será 61,7, y en 2100, 79,36 (un aumento del 313%). La realidad es bastante desigual entre países.

“Tienes zonas donde la densidad es muy alta, la gente vive en casas sin buena infraestructura, sin ventilación, sin acceso a saneamiento, sin acceso a agua, varias personas en una sola casa. Esas son las condiciones ideales para que tengas una muy de una enfermedad infecciosa», advierte Marcia.

READ  Una placa tectónica 'perdida' durante 60 millones de años se encuentra escondida bajo el Océano Pacífico

La gravedad de nuevas epidemias y pandemias dependerá, por supuesto, de las características del virus, pero también de nuestra capacidad de anticipación y preparación ante el problema. El doctorado en demografía destaca la necesidad de mejorar -y crear, en algunos casos- sistemas de «vigilancia genómica ligada a la vigilancia epidemiológica». Lo ideal sería una red global, explica, que requeriría que los países ricos se comprometieran a equipar y capacitar a los más pobres.

Para Estadão, el médico estadounidense Christopher Murray, profesor de la Universidad de Washington y director del Institute for Health Metrics and Evaluation (que también hace proyecciones de población), destaca la necesidad de invertir en el desarrollo de vacunas y medicamentos para clases de virus que sabemos que puede presentar riesgo. «La gente (ya) ha propuesto una vacuna contra el coronavirus más general o una vacuna que funcione contra todas las formas de gripe. Estas inversiones podrían hacernos más seguros en el futuro».

Un futuro más antiguo

Al mismo tiempo, la tendencia al envejecimiento de la población implicará directamente el volumen de enfermedades crónicas, como el cáncer y la hipertensión, y enfermedades degenerativas, como el Alzheimer, por ejemplo. Las Naciones Unidas esperan que haya 1.600 millones de personas mayores en 2050, el 16% de los habitantes de la Tierra. Si, por ahora, las personas de 65 años o más representan alrededor del 10,2% de Brasil, la misma tasa debería ser del 33% en 2100.

«En nuestras predicciones, la cantidad de personas con estas enfermedades aumenta dramáticamente porque hay muchas más personas en estos grupos de edad. Las tasas, por persona, en los grupos de mayor edad están aumentando para condiciones como la obesidad, la diabetes, pero siguen siendo caer en la enfermedad cardiaca, porque se fuma menos, hay algunas mejoras en la presión arterial y el colesterol. Así que es un tema mixto», dice Murray.

La obesidad y el sobrepeso -factores de riesgo de varias de estas enfermedades- son una gran preocupación para los especialistas, que catalogan la prevalencia de las afecciones como una verdadera epidemia. Según un estudio publicado en Scientific Reports, uno de cada 3 adultos en Brasil debería ser obeso en 2030.

READ  Murphy extiende la emergencia de salud pública por coronavirus en Nueva Jersey

La preocupación está anclada en la comprensión de que envejecer no es sinónimo de enfermedad, pero el bienestar de estos ancianos está íntimamente ligado al estilo de vida de cada uno. Los expertos destacan la necesidad de políticas públicas para promover lo que denominan “envejecimiento saludable”.

«Siempre hay que disociar el envejecimiento de algo malo porque puede ser bueno, depende mucho de las condiciones que vive la persona», dice Claudia Kimie Suemoto, profesora asociada de Geriatría de la Facultad de Medicina de la USP. “El envejecimiento saludable da como resultado una persona mayor que, no es que no tenga ninguna enfermedad, sino que es independiente, autónoma, toma decisiones, participa en la sociedad e incluso tiene un propósito en la vida”.

Según ella, no hay ningún «secreto» para lograr este resultado. “Mucha actividad física; alimentación saludable, que sea rica en vegetales, verduras, legumbres y proteínas; evitar fumar; evitar beber en exceso; tener una actividad que te resulte placentera, en términos productivos; y compromiso social”, enumera.

Aun así, es necesario prepararse para hacer frente, principalmente, a este anciano que no ha llevado una vida sana. Claudia destaca la necesidad de invertir en infraestructura para cuidados de alta complejidad y también en políticas de cuidadores, para quienes perderán autonomía y capacidad de decisión.

Teniendo en cuenta que la atención a las personas mayores es multidisciplinar, también está entre las necesidades enfatizar la enseñanza de geriatría y gerontología en los planes de estudio de las escuelas de salud. “El médico geriatra será responsable de la atención de alta complejidad. Todos los médicos, independientemente de su especialidad, deben tener alguna formación en geriatría”.

La adaptación del sistema de salud debe ir acompañada también de una remodelación de la sociedad. Rosemarie Andreazza, profesora asociada del Departamento de Medicina Preventiva y del Laboratorio de Salud Colectiva de la Unifesp, llama a enfocarse en el diseño de políticas corporativas, de seguridad social, de convivencia, de movilidad urbana y de trabajo. “Es una cultura del cuidado del envejecimiento”, explica.

También debe recordarse que los desafíos de salud relacionados con la mortalidad juvenil e infantil, por ejemplo, no desaparecerán con el envejecimiento de la población. Todo esto tendrá un alto costo, según Marcia Castro. Sin embargo, no será imposible de costear, siempre y cuando las autoridades aborden el problema y definan prioridades.

READ  Columnista se hace eco de la nueva dirección de la Sociedad Brasileña para el Avance de la Ciencia - Jornal da USP

crisis climática

El futuro de la salud pública también está atravesado por la crisis climática. La Organización Mundial de la Salud (OMS) explica que el cambio climático afecta los determinantes sociales y ambientales de la salud -aire limpio, agua potable segura, alimentos suficientes y vivienda segura- y, por lo tanto, estima, entre 2030 y 2050, 250 mil muertes adicionales por año debido a la desnutrición, la malaria, la diarrea y el estrés por calor.

Además del exceso de muertes, Christopher Murray cree que habrá un aumento en la migración, ya sea interna o internacional, ya que algunos lugares se vuelven demasiado calurosos para vivir. “Habrá una tremenda presión sobre los sistemas de atención médica y de salud pública en los lugares donde se trasladarán los migrantes”, advierte.

desigualdades

Gran parte del crecimiento será impulsado por las naciones menos desarrolladas. Se espera que el África subsahariana represente más de la mitad del crecimiento de la población mundial entre 2022 y 2050, según la ONU. Abordar las desigualdades en el acceso a la salud debe estar en la mira de las organizaciones internacionales, subraya Rosemarie. Para hacernos una idea, según Naciones Unidas, en octubre se estimaba que solo el 24% del continente africano habría completado la etapa inicial de vacunación contra la covid, frente al 64% de cobertura en el mundo.

Los países más ricos y/o con mejores resultados de salud no pueden estar satisfechos con el bienestar regional, dice Rosemarie. “Mientras no tengamos un mundo que sea bueno para todos, no puede ser bueno para unos pocos. ¿Vas a vivir siempre en una burbuja, escondido entre paredes? El virus traspasa las paredes, el mosquito del dengue va más allá de los muros».

“Mientras más produzcamos democracia, más entendamos que el mundo puede tener ocho mil millones de habitantes que vivan de manera más armoniosa, entendiendo los diversos mundos que nos componen, mejor salud tendremos”, completa.

La información es del diario O Estado de S. Paulo.

Written By
More from Arturo Galvez
El Foro Económico Mundial cancela la edición prevista de Singapur – Coronavirus
El Foro Económico Mundial anunció la cancelación de la reunión anual programada...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.