Cómo la pandemia se volvió estanflacionaria – Economía

Ha sido un verano de desagradables sorpresas para la economía global. usted Estados Unidos, a Europa esta a porcelana crecen más lentamente de lo que esperaban los inversores. Los precios que pagan los consumidores están aumentando a un ritmo tremendamente rápido en los Estados Unidos. Incluso en la eurozona, acostumbrada a una inflación tibia, los precios en agosto fueron un 3% más altos que en 2020, el récord más alto en una década. Las economías están lidiando con la escasez de piezas y mano de obra, el transporte de mercancías lento y costoso y las variaciones confusas en la adopción de confinamiento.

La propagación de Variante delta tiene la culpa, pero la forma en que la pandemia afecta la economía está cambiando. El mundo se ha acostumbrado al crecimiento violento del virus, ya que las oleadas de infección detuvieron repentinamente la actividad y los precios se relajaron o incluso bajaron. Delta, por otro lado, parece una fuerza estanflacionaria que socava el crecimiento de manera menos dramática pero empuja la inflación hacia arriba. La variante pesa sobre el gasto de los consumidores en el mundo rico, pero no provoca un colapso. En países donde las vacunas son abundantes, los casos ya no impiden que los consumidores viajen tanto. El sector de servicios en Europa ha reabierto en medio de una ola de contagio de Delta.

Los consumidores parecen menos temerosos de la enfermedad a pesar de que hay suficientes personas no vacunadas para llenar hospitales. Hace un año, la cantidad de clientes en los restaurantes estadounidenses era aproximadamente la mitad que en 2019. Hoy, el servicio es aproximadamente un 10% más bajo que en ese momento, ya que los hospitales están tres veces más concurridos.

READ  Las exportaciones agrícolas aumentan un 26,7% en agosto gracias a la soja y la carne vacuna - Revista Globo Rural

No Japón, el estado de emergencia en Tokio no parece mantener a los compradores alejados de las tiendas. Solo en países con políticas draconianas destinadas a eliminar el virus, las personas quedan atrapadas en sus hogares. Australia mi Nueva Zelanda enfrenta nuevas recesiones debido a sus bloqueos, y el sector de servicios de China parece estar reduciéndose.

Mientras tanto, la expansión de la variante Delta continúa obstaculizando el suministro global de mercancías a medida que los consumidores, especialmente los estadounidenses, buscan comprar más automóviles, dispositivos y equipos deportivos que nunca.

Las epidemias en los países del sudeste asiático con bajas tasas de vacunación están provocando cierres temporales de las redes de producción y logística de las fábricas, lo que prolonga la interrupción de las cadenas de suministro.

En los Estados Unidos, los minoristas, incluidos Gap y el Nike, instó a la Casa Blanca a donar más vacunas para la Vietnam, tan crucial para que sus fábricas vuelvan a trabajar. La escasez eleva los precios.

El cambio en la relación entre el virus y la economía tiene implicaciones para los responsables políticos. No podrán repetir el truco pandémico al comienzo de la pandemia de restringir el movimiento de personas como un medio para contener la propagación del virus, mientras desbloquean la ayuda financiera para crear un auge compensatorio en la demanda de bienes.

La reactivación del sector de servicios es actualmente la única vía rápida hacia un crecimiento rápido, porque ahí es donde está la suerte. El gasto de los hogares estadounidenses en servicios en la segunda mitad del año estuvo aproximadamente un 3% por debajo del nivel de 2019 en términos reales.

READ  Portugal tiene cuatro de los mejores másteres en finanzas del mundo | educación

Si la propagación de la variante Delta daña las industrias de servicios como el ocio y la hostelería, una mayor asistencia financiera solo generará más inflación. También es más difícil argumentar que el miedo al virus mantiene a los consumidores alejados de las compras y, por lo tanto, las restricciones gubernamentales destinadas a frenar la propagación de la enfermedad tienen un costo económico adicional mínimo.

Un vínculo más débil entre los casos y el movimiento de personas y la necesidad de crecimiento en el sector de servicios aumenta el costo de los bloqueos.

Si la presión sobre los hospitales hace que incluso los países con altas tasas de vacunación, como el Reino Unido, restrinjan los servicios durante el invierno, el daño económico será grande y los beneficios menores.

La ola de contagio covid de la variante Delta podría disminuir pronto, aliviando la presión sobre la economía global.

Si eso no sucede, o si otra variante toma su lugar, las compensaciones involucradas en la lucha contra el virus serán más difíciles de justificar. / TRADUCCIÓN DE ROMINA CACIA

© 2021 THE ECONOMIST NEWSPAPER LIMITED. DERECHOS RESERVADOS. TRADUCIDO POR ALEXANDRE HUBNER, PUBLICADO BAJO LICENCIA. EL TEXTO ORIGINAL EN INGLÉS ESTÁ EN WWW.ECONOMIST.COM

Written By
More from Arturo Galvez
Los casos hospitalarios de Covid aumentan casi un 25% en Inglaterra
Derechos de autor de la imagen Medios de PA El número de...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *