COP26 y G20 presenciaron un Brasil que perdió su lugar en el mundo – 13/11/2021

En apenas dos semanas, dos hechos sirvieron para mostrar quiénes somos hoy en el mundo: un país que ha perdido protagonismo, que busca recuperar algo de credibilidad y es visto con recelo. Es decir, un Brasil que se ha vuelto más pequeño.

En los últimos días de octubre, en Roma, la cumbre del G20 abrió un presidente aislado y tóxico que simplemente no tenía canales con otros líderes internacionales. Las imágenes de Jair Bolsonaro sin nadie con quien hablar en la reunión mundial de alguaciles no fueron solo un paria, sino de un país que ha perdido su lugar.

Con un protagonismo menor, Brasil ya no forma parte también de los principales protagonistas de la negociación climática y, aunque sus diplomáticos han influido en el rumbo de algunos procesos, el país de Glasgow fue solo una sombra de lo que alguna vez representó en el escenario político mundial. .

La ausencia de Jair Bolsonaro a la Conferencia de la ONU sobre Cambio Climático (COP26) y una operación de seducción del gobierno que no se correspondía con la realidad dejó a la comunidad internacional desconfiada de la narrativa del país. Los diplomáticos sacaron a Brasil de la escena y evitaron el título de “villano internacional”. Pero no han podido recuperar la credibilidad de un gobierno que, hasta llegar a Glasgow, adoptó una postura negadora sobre el clima.

El país perdió parte de su innegable condición de interlocutor legítimo y no fue elegido por la presidencia de la conferencia para tener un rol oficial de mediador, rol que el mundo le pidió a Brasil que asumiera en el pasado.

READ  'Una bofetada en la cara': las familias de las víctimas de COVID-19 critican que el presidente le reste importancia a su diagnóstico

Itamaraty, de hecho, logró mantener el trabajo técnico y mostrarse profesional en el proceso de negociación, conservando una parte de su mejor tradición. Pero entre los líderes internacionales, el tono con Brasil seguía siendo de profunda desconfianza, especialmente después de que se demostró que el discurso de la lucha contra la deforestación se contradecía oficialmente con datos récord de deforestación.

Entidades como Greenpeace y otros ambientalistas consideraron que estadounidenses y europeos habían exagerado su apoyo a Brasil. Pero, en reuniones cerradas y lejos de declaraciones políticas, algunos de los principales actores internacionales admitieron que no darán un cheque en blanco al Brasil de Bolsonaro.

Tanto el G20 como la COP26 afirmaron claramente que la comunidad internacional no tolerará el bolsonarismo y que mantener este paquete de absurdos traerá daños al país.

En el G20 y la COP26, Brasil descubrió que el mundo no es el parque de Alvorada.

Written By
More from Arturo Galvez
Los accionistas piden a las petroleras estadounidenses que luchen más contra el cambio climático
Los accionistas de ExxonMobil y Chevron votaron el miércoles para obligar a...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *