“Cuando entran en las aldeas, es para matar”

Desde su llegada a Mozambique, la Hermana Aparecida no ha conocido otro escenario en Cabo Delgado que este, que ha durado cuatro años: bajo ataque. La monja aterrizó en la provincia nororiental de Mozambique en 2017. A JN, le cuenta sus experiencias allí.

“Al principio, fueron pequeños ataques, en áreas más rurales. En los dos últimos años se han intensificado y han invadido distritos donde no queda nadie, como Mocímboa, Muidumbe, Macomi y Quissanga ”, describe el brasileño de 40 años, formado en psicología, ahora integrado en la diócesis. de Pemba.

De los 17 distritos de Cabo Delgado, nueve fueron atacados. Los informes son dolorosos: “La gente vio a toda la familia decapitada, torturada”. Los traumas que dejó el encuentro con los agresores son numerosos, dice la hermana Aparecida. “Cuando entran en las aldeas, siempre es para matar”.

Recuerda a una mujer con la que los insurgentes mataron a toda la familia. Ella se salvó, al igual que sus seis nietos. Ellos escaparon. En el camino, uno de los niños murió. “Cuando llegó al campamento, estaba tan traumatizada que estaba sorda y ciega”. Fue psicológico.

Grupos de huérfanos

El tema del hambre también es espinoso. Los yihadistas controlan una de las carreteras principales, lo que dificulta el transporte de alimentos.

El reasentamiento de los niños fue otro gran desafío. “Muchos han perdido sus papeles, no conocen a la familia. Muchos de ellos huyeron solos, por el bosque, y se dirigieron al pueblo. La mayoría de los desplazados son mujeres y niños”.

READ  Brazil Press Association demandará a Bolsonaro por exposición a Covid-19

La hermana Aparecida vio llegar a un grupo de 40 niños solos a Pemba.

Written By
More from Arturo Galvez
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *