Demasiado CO2 tiene un efecto desconcertante en los árboles del mundo, según un nuevo estudio

Los árboles que crecen rápidamente mueren más jóvenes, arriesgando una liberación de dióxido de carbono que desafía los pronósticos de que los bosques continuarán siendo un “sumidero” de emisiones que calientan el planeta, dijeron científicos el martes.

La cubierta arbórea absorbe una proporción significativa de dióxido de carbono emitido por la quema de combustibles fósiles y juega un papel crucial en las proyecciones de nuestra capacidad para luchar contra los niveles de CO2.

Los investigadores dijeron que los modelos climáticos actuales esperan que los bosques continúen actuando como sumideros de carbono durante este siglo, y se cree que las altas temperaturas y concentraciones de CO2 estimulan el crecimiento de los árboles y, por lo tanto, los ayudan a absorber más carbono a medida que maduran más rápido.

Pero en el estudio, dirigido por la Universidad de Leeds de Inglaterra y publicado en la revista Comunicaciones de la naturaleza, advirtieron que este crecimiento más rápido también estaba relacionado con árboles que mueren más jóvenes, lo que sugiere un aumento en el papel de los bosques como almacenamiento de carbono puede ser de “corta duración”.

Los investigadores examinaron más de 200.000 registros de anillos de árboles de especies de árboles en todo el mundo y encontraron que las compensaciones entre el crecimiento y la esperanza de vida se produjeron en casi todos, incluidos los árboles tropicales.

La sociedad se ha beneficiado de la creciente capacidad de los bosques para absorber carbono en las últimas décadas, dijo el coautor Steve Voelker, de la Facultad de Ciencias Ambientales y Forestales de la Universidad Estatal de Nueva York, en un comunicado de la Universidad de Leeds.

READ  15 familiares contraen coronavirus después de la celebración de cumpleaños: 'No seas como mi familia'

Sin embargo, es probable que estas tasas de absorción de CO2 “disminuyan a medida que los árboles persistentes y de crecimiento lento sean suplantados por árboles vulnerables pero de crecimiento rápido”, él agregó.

“Nuestros hallazgos, muy parecidos a la historia de la tortuga y la liebre, indican que hay rasgos dentro de los árboles de crecimiento más rápido que los hacen vulnerables, mientras que los árboles de crecimiento más lento tienen rasgos que les permiten persistir”. él dijo.

Los investigadores dijeron que los hallazgos sugieren que las posibilidades de morir aumentan dramáticamente a medida que los árboles alcanzan su tamaño máximo potencial.

Pero dijeron que también podría ser que los árboles de crecimiento rápido inviertan menos en defensas contra enfermedades o ataques de insectos, o que sean más vulnerables a la sequía.

La temperatura media de la superficie de la Tierra ha aumentado poco más de un grado Celsius por encima de los niveles preindustriales, lo suficiente como para aumentar la gravedad de las sequías, las olas de calor y las supertormentas que el aumento de los mares ha hecho más destructivo.

¿Hundimiento o fuente?

Al comentar sobre el estudio, David Lee, profesor de ciencias atmosféricas en la Universidad Metropolitana de Manchester de Inglaterra, dijo que los modelos climáticos del sistema terrestre actualmente predicen que el almacenamiento de carbono de los bosques continuará o aumentará.

“Este estudio muestra lo contrario, que el aumento de CO2 compromete los bosques como sumideros de carbono”, dijo.

Eso sugiere que la idea de que “las emisiones basadas en combustibles fósiles pueden ‘compensarse’ plantando árboles (o evitando la deforestación) realmente no resiste el escrutinio científico”, agregó.

READ  El exastronauta de la NASA Leland Melvin recuerda la parada policial que lo hizo sudar

Pero Keith Kirby, ecologista de bosques de la Universidad de Oxford, dijo que no es necesariamente cierto que los bosques inviertan su función de carbono.

“No podemos confiar tanto en un mayor crecimiento por unidad de área para mantener y mejorar el potencial de sumidero de carbono forestal, pero esto podría compensarse desacelerando la deforestación y aumentando la expansión de la extensión de los bosques donde esto se puede hacer de una manera sostenible”. él dijo.

Los bosques globales, y especialmente los trópicos, absorben entre el 25 y el 30 por ciento del CO2 que la humanidad arroja a la atmósfera, que calienta el planeta.

El año pasado, un campo de fútbol de árboles primarios viejos fue destruido cada seis segundos, unos 38.000 kilómetros cuadrados (14.500 millas cuadradas) en total, según Global Forest Watch.

© Agence France-Presse

Written By
More from Arturo Galvez

Vea a ULA lanzar un satélite espía clasificado en su cohete más poderoso

En las primeras horas de la mañana del jueves, United Launch Alliance...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *