El horario de verano puede aumentar el riesgo de cáncer

El científico que descubrió el gen que controla el ciclo circadiano argumenta que el horario de verano debe adoptarse en todo momento y agrega que permanecer en el horario de verano puede aumentar el riesgo de cáncer.

«El ritmo circadiano es un proceso biológico de unas 24 horas» aunque es «diferente en cada persona. El 80% de los humanos tenemos un reloj biológico con más de 24 horas», explica Joseph Takahashi, en una entrevista con la agencia Lusa.

En 1997, el equipo dirigido por el neurobiólogo y genetista descubrió el gen del reloj, presente en todas las células del cuerpo, y responsable de controlar estos ciclos.

Inicialmente, los científicos pensaron que este sistema estaría presente solo en el cerebro, pero descubrieron que “casi cualquier célula puede tener un reloj”.

«Cada órgano tiene su propio reloj.que puede actuar independientemente del cerebro, pero el cerebro sigue siendo, en general, el que manda, es el conductor”, precisó.

Desde entonces, se ha dedicado a estudiar el vínculo entre este sistema y la salud y la longevidad.

La relación más evidente es con el sueño, no solo las horas de sueño, sino también el tiempo de sueño, que es diferente para cada persona.

“La sociedad ha cambiado nuestro tiempo, principalmente porque controlamos la luz y alargamos el día a la noche, gracias a la luz artificial. Ha retrasado nuestros relojes porque ya no seguimos al Sol”, explica Joseph Takahashi.

Además de la luz artificial, la empresa manipula la luz natural con la diferencia horaria entre el invierno, el horario «estándar» y el horario de verano, que está una hora por delante de esa zona horaria.

READ  ″ Pandilla de top model ″ vestía ropa de lujo y asaltaba casas en España

El neurobiólogo precisa que en este asunto hay tres opciones: “la situación actual de alternar las dos horas, elegir permanentemente el horario de invierno, o elegir permanentemente el horario de verano”.

El científico dice que la decisión se tomó en base a las preferencias de las personas, pero dice que la evidencia científica apunta en otra dirección.

En ese sentido, cita un estudio del Instituto Nacional del Cáncer de América del Norte, que observó las tasas de incidencia de cáncer por municipio en los Estados Unidos de América.

“Lo que encontraron, y lo que es muy sorprendente, es que en el borde occidental de cada zona horaria, la tasa de cáncer es un 9 % más alta que en el borde oriental. Por cada 5 grados de latitud, hay un aumento de unos 3 % en la incidencia de varios tipos de cáncer», explica.

Esta observación es constante en los cuatro husos horarios de este país. “Esta frontera es completamente arbitraria, está diseñada por estados y políticos, no es natural. La única diferencia es el tiempo”, dijo.

Takahashi afirma que «estar siempre en horario de verano es equivalente a estar en el límite occidental de esas zonas horarias».

«Lo que muestra este estudio es que un cambio muy sutil, tal vez 30 minutos de desincronización, puede conducir a tasas más altas de incidencia de cáncer».

Además de estos datos, “también hay constancia de otro tipo de eventos, como problemas cardiovasculares u otros tipos de cáncer”, así como un aumento de siniestros en primavera, en las semanas posteriores al avance de la hora.

READ  Exespía en el exterior del Centro de Investigación Forense - Sociedad

«Creemos que se debe a que los relojes circadianos no están sincronizados con el ciclo natural. No entendemos el mecanismo de esto, pero debe haber una adaptación corporal menos óptima o un mayor estrés, que es un factor potenciador». en el desarrollo del cáncer, una hora es suficiente”, dijo.

Las influencias externas son esenciales para el correcto funcionamiento de este ciclo, pero el propio gen puede plantear ciertos problemas.

«Un ejemplo claro es el cáncer: uno de los genes del cáncer compite con el reloj por la regulación. Claramente, en el cáncer, el reloj es suprimido por el cáncer. Hay otros en los que el cáncer puede ‘secuestrar’ el reloj para propagarse. Es así con glioblastoma, cáncer de cerebro, por ejemplo”.

Pero el gen en sí, o uno de sus asociados, como el gen del período, puede causar problemas de salud, según estudios en animales de laboratorio, explica.

“Un ratón con mutaciones en el gen reloj compañero tiene una serie de problemas metabólicos: es propenso a la obesidad, pierde la regulación de la glucosa, tiene colesterol alto y mucha grasa”.

Pero hay soluciones, que pasan sobre todo por respetar los ciclos naturales del cuerpo, por dormir no sólo las horas necesarias, sino en el momento adecuado.

Takahashi es «cauteloso» al establecer una causa directa entre las interrupciones en el ciclo circadiano y varias enfermedades, pero dice que este mecanismo «puede inclinar la balanza entre la enfermedad y la salud».

Por eso estudian la posibilidad de «estimular los genes que controlan el reloj», sistema que ya se está realizando en el laboratorio, con la introducción de «una copia adicional del gen», pero «el objetivo es encontrar pequeños moléculas que pueden transformarse en fármacos capaces de estimular el sistema».

READ  EL BALÓN - FK Krasnodar suspende los contratos de todos los extranjeros (Rusia)

Joseph Takahashi es profesor del Centro Médico Southwestern de la Universidad de Texas y presidente del departamento de neurociencia del Instituto Médico Howard Hughes.

Está en Oporto para participar en el simposio «Detrás y más allá del cerebro», promovido por la Fundación Bial, donde dará una presentación sobre «Los relojes circadianos y su impacto en el metabolismo, el envejecimiento y la longevidad» (en traducción libre), viernes .

La 13ª edición del evento, dedicada al tema «El Misterio del Tiempo», tiene lugar hasta el sábado, en la Casa do Médico, en Oporto.

Written By
More from Arturo Galvez
En Ruanda, Macron reconoce las « responsabilidades » de Francia en el genocidio
publicado el 27/05/2021 12:52 / actualizado el 27/05/2021 12:52 (Crédito: Ludovic MARIN...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.