ESPACIO ABIERTO – Brasil es el partido internacional

Brasil no tendrá prioridad para recibir vacunas internacionales, donadas por países ricos. Una noticia llena de ambigüedad. Los ricos del Norte piensan que somos lo suficientemente ricos como para no necesitarlo. ¡Es verdad a medias! El frío análisis contable de las cosechas anuales de cereales, de hecho, induce a esto.

No hace mucho, no hace mucho, nos sentamos a la mesa de los grandes señores de este pequeño mundo y hablamos como iguales. Entonces éramos la octava economía del mundo. Transmitimos el convencimiento de que por aquí se necesitaría poco y se podría exportar mucho. La frialdad de los números sigue revelando lo mismo. ¡Exportamos una parte sustancial de los alimentos que consume el mundo! Sin embargo, escondemos la crudeza de la realidad, que solía ser el piso de la fábrica, pero que hoy, con ellos cerrados, nos quedamos con la crueldad de la sartén vacía.

Es un hecho que la compra de vacunas para inmunizar a todos los brasileños adultos nunca ha sido un problema para Brasilia. Para decenas de países pobres y extremadamente empobrecidos, sí. La escasez de dinero, los recursos naturales inexistentes y la corrupción abrumadora hacen que estas naciones pidan vacunas. Los ricos saben que en el contexto actual, la lucha contra Covid 19 tendrá que ser global, ¡para su propia protección! En consecuencia, millones de dosis irán a África y países de América Latina como destino.

La situación en Brasil es peculiar. A la sombra de la rica reputación tenemos una de las peores tasas de distribución de ingresos del planeta, alrededor de 100 millones de brasileños sin agua potable y alcantarillado, 14,5 millones de desempleados y lo más terrible, ¡se habla de 19 millones que pasan hambre! ¡Pero tenemos dinero! El G7 lo sabe. Es plenamente consciente de que los problemas aquí tienen causas puramente políticas y administrativas. Que la situación se ha agravado en los últimos diez años y que hoy vivimos bajo la égida de la negación, lo que provocó un retraso fatal en la adquisición de vacunas. Dios es brasileño, ¡pero no nos ayudamos mucho!

READ  Marte se está acercando a la Tierra esta noche: así es como se ve

El grupo de los que juegan en la economía mundial ha acompañado nuestra involución. Las organizaciones internacionales a veces critican, a veces presionan o toman represalias. ¡No es que esto preocupe al gobierno antiglobalista! El falso y anacrónico concepto de independencia se antepone a cualquier diplomacia ortodoxa y razonable, beneficiosa para el país. El G7 no es ajeno a todo lo que ocurre en estas bandas tropicales. No darán vacunas porque saben que las podemos comprar y no nos priorizarán por razones políticas bien conocidas. Si Trump aún fuera el aprendiz de un dictador estadounidense, tal vez llegarían algunos millones. Pero, por lo que se vio entonces, ¡no estaría garantizado!

¡El lado bueno de las malas noticias es que una vez más nos obliga a reflexionar sobre nosotros mismos! Somos un país grande y progresivamente nos hacemos más pequeños, ¡dejando morir a los niños por negligencia, mala gestión y estupidez! ¡Son casi medio millón de ciudadanos los que se fueron, para nunca regresar! Como ya se proclamó con verborrea demagoga, actual y del pasado, ¡quién sabe si estaríamos ofreciendo vacunas a tantos otros países! ¡Quien sabe! ¡Después de todo, somos ricos!

¡Pero hay otro lado que hace que esta noticia sea peor de lo que parece! Nos estamos aislando y separándonos del mundo post-covid. ¡Estados Unidos y China ya están discutiendo el 6G y ni siquiera hemos comenzado el proceso para el 5! Nuestras infraestructuras del siglo XX siguen rezagadas y las del siglo XXI cada vez más distantes.

Los países de Europa han abierto sus fronteras a los vacunados, pero por ahora Brasil es uno de los pocos países que no entra. ¡China demuestra descontento con las actitudes pueriles del presidente y sus hijos, que llevan mucho tiempo confundiendo gobierno con estado! Y mientras tanto, en un lamentable paralelo con el pasado, ¡Bolsonaro está emocionado o frustrado por las elecciones en los países vecinos! ¡Nos quedamos a nuestra suerte, leemos, nuestro grano y nuestra carne! ¿Es eso suficiente en un mundo que se está recuperando rápidamente de la pandemia? ¡Por ahora, corramos tras la derrota! ¡Vamos a vacunarnos!

READ  hacia la reintermediación de la producción científica!

P. Manuel Joaquim R. dos Santos, Arquidiócesis de Londrina

¿Cómo califica el contenido que acaba de leer?

Written By
More from Arturo Galvez

La tormenta tropical Chalane afectará mañana a Mozambique

João Tomás Ayer 4 min Imagen satelital del ciclón Idai (2019) sobre...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *