Felicidad, PIB y bienestar – el Sol de México

Se trata de momentos de reflexión sobre la felicidad en diversas formas, además, desde sus inicios, la economía ha abordado el tema de la riqueza, el bienestar y la felicidad. Adam Smith, en sus famosas obras La teoría de los sentimientos morales (1759) y La riqueza de las naciones (1776) sintetiza magistralmente la idea de que, para alcanzar la felicidad humanamente posible, es necesario generar riqueza.

Otros, como Pierre-Joseph Proudhon, Karl Marx y Gustav Schmoller, creían que la verdadera contribución de la riqueza al logro de la felicidad residía en la forma en que se producía y distribuía; mientras que Thronstein Veblen sugirió que la riqueza podría en cambio causar desgracias debido al consumo ambicioso que despierta en la persona que intenta emular el consumo conspicuo de los más ricos. Desde 1970, cada vez más investigadores se han encargado de verificar empíricamente estas y otras teorías, dando lugar a lo que ahora se llama la economía de la felicidad. (economía de la felicidad).

La conclusión general es que el producto interno bruto (PIB), la renta y el consumo, es decir, la riqueza, contribuyen a la felicidad de las personas; Pero cuidado, con rendimientos decrecientes. Esto significa que, para los menos afortunados, un pequeño aumento en su riqueza aumenta enormemente su felicidad, mientras que para los que más tienen, casi no influye en su nivel de felicidad.

Algunos de los factores que las personas toman en cuenta al evaluar su nivel de felicidad incluyen: un régimen político de libertad y democracia, relaciones interpersonales como el matrimonio y la amistad (ventajas de la relación), salud física y salud mental. Incluso en el Reino de Bután, se publica el Índice Nacional de Felicidad Cruda que explora la vida de cada persona en nueve áreas: bienestar psicológico, salud, educación, horario, diversidad cultural y resiliencia, buen gobierno, vitalidad comunitaria. , diversidad ecológica y resiliencia, y niveles de vida.

READ  Clavo en cartel publicitario hiere futbolista en México

Índices de este tipo complementan, desde otras dimensiones, la medición de la producción de bienes y servicios (PIB), para darnos una instantánea de la sociedad en la que vivimos. La economía debe maximizar la producción, es decir, crear riqueza abundante. La política, se ocupa del bienestar social y redistribuye esta riqueza, tiende un puente sobre las desigualdades y vela por que los mecanismos de producción no afecten la dignidad de las personas ni dañen el ecosistema.

En definitiva, medir el PIB, el bienestar y la felicidad son formas de comparar políticas públicas y encontrar mejores prácticas que maximicen los beneficios colectivos. Dicho esto, les deseo una muy Feliz Navidad con gran bienestar.

#Felicidad #PIB # Bienestar

#FelicidadEconomía

#FelicidadEconomía

@ClauCorichi

More from Ambrosio Badillo

Está nevando chocolate en esta ciudad suiza, gracias a un mal funcionamiento en la fábrica de Lindt

Los residentes de una ciudad en Suiza vieron con incredulidad copos de...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *