Ferlinghetti, icono de Beat Generation, le dice a Folha que hay que luchar por el futuro – 23/02/2021 – Illustrated

El poeta y editor estadounidense Lawrence Ferlinghetti, último ícono de la generación beat que murió el lunes (22), concluyó en una entrevista con hoja, publicado el 11 de noviembre de 2012, los lectores luchan por los problemas sociales. “¡No te quedes ahí sentado, estúpido!” Bromeó.

Ferlinghetti tenía 101 años y padecía una enfermedad pulmonar, según su hijo Lorenzo. Se describe a sí mismo como un socialista humanitario.

Vea la entrevista completa a continuación.

Su libro “Amor nos Tempos de Fúria” está dedicado a Fernando Pessoa. ¿Lo hiciste para honrar a tu madre de ascendencia portuguesa?

La familia de mi madre era verdaderamente portuguesa, eran sefardíes de un pueblo llamado Monsanto, Portugal. Pero no entré en contacto con este pasado. El libro no honra a mi madre, sino a la Persona. Me inspiré en su texto “El banquero anarquista”. Tomé de este texto toda la idea central de mi libro.

¿Te identificas con las ideas del “banquero”, que lleva el apellido Mendès, así como con su familia?

Es extraño, pero el término anarquismo se usa hoy en día en la prensa estadounidense como sinónimo de terrorismo. Es un desconocimiento total de la tradición anarquista.

En la década de 1950, todos éramos anarquistas. Pero en la década de 1950, la población mundial era la mitad de la actual. Cuando había menos gente, era posible formar parte de ella. Pero cuando la población duplica cierto nivel de planificación en la economía global, es necesario.

Hoy me describiría a mí mismo como un socialista humanitario.

Ya has dicho que normalmente las personas tienden a ser más conservadoras a medida que envejecen y en ti ocurre lo contrario. ¿Por qué crees que se está volviendo cada vez más radical?

READ  VIDEOS: "No te lo podemos vender", le dicen a un hombre que quiere comprar una pantalla a 10 pesos en Aurrerá

La presión del tiempo dicta esto. Los tiempos radicales exigen respuestas radicales. El mundo está en un estado terrible. Recuerdo haber tenido una conversación con Günther Grass en 1975. Dijo que creía que para fines del siglo XXI, las naciones tal como las conocemos dejarían de existir y el mundo estaría cubierto de hordas étnicas que luchaban por comida y refugio. Es una visión terrible del futuro, pero no es imposible ante lo que estamos atravesando. Tenemos que luchar.

¿Te ves a ti mismo como un activista?

Cuando alguien escribe de verdad, es, en esencia, un activista. Es importante actuar. No puedes quedarte en casa. No te quedes ahí sentado estúpido, el mundo está en llamas.

“Tiempo de conciencia útil”, el título de su nuevo libro, es un término aeronáutico que se refiere a la cantidad de tiempo que alguien tiene en un avión entre la falta de oxígeno y la muerte. ¿Es una metáfora de la situación humana?

Es exactamente eso. Hemos llegado a un punto de inflexión en términos de ecología. Los principales expertos en clima de hoy se preguntan si la raza humana sobrevivirá este siglo. O respiramos y actuamos ahora, o terminaremos todo muy pronto.

Eres conocido por tu poesía, no por tu prosa, y en ambos usas lenguajes experimentales. ¿Por qué usaste un estilo más convencional en la novela que sale aquí?

Cuando escribí “Ella” [em 1960], mi novela anterior, estaba interesada en trabajar sobre el flujo de la conciencia. Fue influenciado por obras innovadoras como “Nadja”, de André Breton. “Love in Times of Fury” fue escrito en otra época. Había vuelto a vivir a París, era la década de los 80 y el Centre Georges Pompidou había digitalizado todos los periódicos de 1968. Leí todo y pensé que debería poner una novela enseguida.

READ  El escenario sin vacunación podría afectar la economía brasileña en $ 89 mil millones

Dijiste que relees el libro para esta entrevista. ¿te gustó lo que leíste?

Sí, aunque prefiero el estilo “Her”. Este es aún más convencional. Es casi una conexión de esa época, con la gracia de tener como protagonista al personaje de Fernando Pessoa.

Hace un mes, jugaste a “Anarchist Banker” y rechazaste un premio de 50.000 € por razones ideológicas, ¿verdad?

Rechacé el premio del PEN Club de Hungría después de descubrir que parte del dinero provenía del gobierno de este país, que hoy es uno de los más autoritarios de Europa y cuyo Primer Ministro honra a un nazi. Fue difícil rechazar el premio, porque 50.000 € es más de lo que he ganado con la poesía en toda mi vida, pero no tuve otra opción.

Pero “A Coney Island of the Mind” es considerado el libro más vendido por un poeta estadounidense vivo. Ha vendido 1 millón de copias.

Debe serlo, pero en ningún año he ganado más de $ 10,000 en regalías.

¿Todavía vas a la librería que fundaste, City Lights?

Suelo ir allí de vez en cuando, pero me he retirado del trabajo más activo. Sabes, tengo 93 años. Puse personal más joven para administrar el negocio. Prefiero dedicarme a la pintura y la poesía. En el nuevo libro con ambos, porque en la portada hay uno de mis cuadros.

La portada muestra un reloj con dos manecillas casi superpuestas.

Darse prisa. Es un librito oscuro, pero al final del poema, después de escribir sobre las terribles predicciones para el planeta, escribo “basta, basta”. Estoy tratando de encontrar alguna esperanza para el futuro. En las últimas páginas, se encuentra este gran punto de inflexión. No quería terminar en un tono de desesperación. Por eso, al final del libro, cito a Walt Whitman, el eterno optimista.

READ  AstraZeneca anuncia medicamentos para quienes contraten Covid hasta el día 8

A menudo te llaman “la última vez”, pero he leído tus declaraciones de que no te gusta el epíteto.

Me uní más a los beats porque era su editor. Pero mi poética es diferente. Mi poesía fue influenciada por franceses como Apollinaire, Jacques Prévert y otros enfocados en la cultura europea. Los ritmos no siguieron esta línea.

Había otra diferencia. Soy heterosexual La mitad de los ritmos eran alegres.

¿Cuáles son las principales diferencias en términos poéticos?

La poesía de Allen Ginsberg se basó en la idea de “primer pensamiento, mejor pensamiento”, un concepto que tomó prestado del budismo. Jack Kerouac le creyó. Escribes lo primero que te viene a la mente, sin censura.

Es una forma profunda y verdadera de concebir la poesía. Lo que escribe primero suele ser mucho mejor que lo que obtiene después de pulir el texto.

Pero es aún más cierto si eres Ginsberg, un genio con una mente original. Pero si enseñas esto a cientos de estudiantes de poesía, como hizo Kerouac en una escuela en Colorado, no funcionará. La gente tiene mentes en común y producirá montones de poesía aburrida. Predicó que la gente debería escribir lo primero que vean al despertar. Puede ser hermoso a los ojos de Ginsberg, pero no funciona para todos. Imagina. “Me he despertado. Vi mi cepillo de dientes. Cayó al suelo. Me agaché para recogerlo. Fin del poema.

Written By
More from Arturo Galvez

Coronavirus 24 de noviembre. México suma un millón 60 mil cajas de Covid; en un día fueron 10 mil más

México ha acumulado, al corte del 24 de noviembre, 102,739 muertes por...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *