Francia lanza tres satélites de vigilancia de comunicaciones militares

OhLos tres satélites Cerès (Space Electromagnetic Intelligence Capability) fueron lanzados desde la base francesa en Kourou en Guyana.

Dispuestos en una posición triangular a una altitud de 700 kilómetros, los satélites son capaces de “mapear los sistemas enemigos, ya sean radares o estaciones de comunicación e identificar la actividad electromagnética en una determinada zona”, han informado a los funcionarios del Organismo de Ceres, la organización eso lo dice. France-Presse, depende de la supervisión de la Dirección General de Armamento.

Según Hervé Grandjean, portavoz del gobierno francés, solo Estados Unidos, Rusia y la República Popular China tienen equipos de vigilancia similares a los satélites Ceres.

Para “reforzar” las posiciones espaciales, París estableció una estrategia de defensa en 2019 que prevé un gasto de cinco mil millones de euros, en el marco de la ley de programación militar.

Francia ya había lanzado el 24 de octubre otros tres satélites de comunicaciones militares de nueva generación, Syracusa 4-A, y debería lanzar en 2022 el nuevo satélite de observación óptica CSO-3.

En los últimos años, la cuestión espacial ha adquirido nuevos contornos, especialmente en el campo militar.

En octubre, el investigador y periodista británico Tim Marshall, autor de El poder de la geografía, le dijo a Lusa que el establecimiento de la frontera espacial y los tratados lunares pronto jugarán un papel vital con las potencias mundiales.

“Tenemos que pensar en el espacio como una región geográfica porque de esa manera podemos enmarcar el espacio en relación con la Tierra. Esto no es ciencia ficción y todo esto está sucediendo ahora debido a la importancia que tienen los satélites para la economía actual”, dijo el investigador. Lusa.

READ  Portugal sufre pero está en cuartos de final del Mundial de Fútbol Sala | futsal

“Por cada satélite que caiga, la economía mundial sufrirá. Los rusos, por ejemplo, ya tienen armas espaciales y la destrucción de satélites podría convertirse en una realidad”, advirtió Tim Marshall.

Para la Fédération Aéronautique Internationale, una institución con sede en Suiza y que avala los registros aeronáuticos, el espacio comienza a una altitud de 100 kilómetros.

“Digamos que el país A establece el límite en 100 kilómetros, pero el país B entiende que hay 80. La lógica dicta que si el país A lleva un satélite 90 kilómetros por encima del límite del país B, el país A corre el riesgo de derribar el satélite, Marshall dijo.

Para solucionar estos problemas, se creó la Agencia de las Naciones Unidas para el Espacio Ultraterrestre, con sede en Viena, a la que está adscrita la Comisión para el Uso Pacifico del Espacio Ultraterrestre (COPUS) que reporta a la Cuarta Comisión de la Asamblea General de Naciones Unidas.

Sin embargo, según Tim Marshall, hay “fallas” porque el Tratado de la Luna elaborado por la COPUS y que data de 1979 no ha sido ratificado por países como Rusia, Estados Unidos y la República Popular China.

“Cuando escuchamos sobre la colonización de la Luna, no estamos hablando del futuro. Por supuesto, hay escenarios para el futuro, pero también hay una realidad actual”, explica Tim Marshall, destacando que los tratados espaciales son más importantes. ahora que en el pasado.

“(…) la legislación y la ratificación de tratados son necesarias para que haya un marco legal para el ‘nuevo’ Espacio”, defendió la investigadora.

En octubre de 2020, Estados Unidos, Japón, Italia, Reino Unido, Canadá, Luxemburgo y Australia firmaron los Acuerdos de Artemisa, que rigen la exploración lunar y la extracción de recursos. Lunar.

READ  Las llegadas de turistas caen un 87% a nivel mundial en enero

Los firmantes deben informarse sobre las actividades que están desarrollando con vistas al desembarco de la primera mujer o el envío del decimotercer hombre a la luna para 2024, y la creación de bases en Lusa para la extracción de mineral podría intervenir antes de 2028.

Según el acuerdo de Artemis, estas bases podrían ser la plataforma de lanzamiento para “promover la expansión humana a través del sistema solar”.

Pero ni Moscú ni Pekín firmaron el Acuerdo de Artemisa.

Rusia, a pesar de ser socio de la NASA en la Estación Espacial Internacional, se quedó fuera después de que la nueva fuerza espacial estadounidense acusó a Moscú de rastrear satélites espías estadounidenses.

Lea también: Francia notifica 3.241 nuevas infecciones, 70 muertes más

Sea siempre el primero en saberlo.
Premio Consumer Choice Award por quinto año consecutivo para la prensa en línea.
Descarga nuestra aplicación gratuita.


Descarga Google Play

Written By
More from Arturo Galvez
Tribunal de EE. UU. Suspende la vacunación obligatoria en empresas objetivo de Biden
JN / Agencias Ayer a las 9:06 p.m. Un tribunal federal estadounidense...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *