La difícil vida del astronauta Gagarin en la Tierra | Ciencia

Han pasado 60 años desde el primer vuelo de un ser humano por el espacio. Era Yuri Alekseyevich Gagarin, un nombre inscrito para siempre en los libros de historia. Gagarin era el candidato perfecto, el prototipo del “hombre nuevo” soviético en el contexto de las tensiones de la Guerra Fría. Stephen Walker trae su historia al presente en el recién estrenado Más allá: la asombrosa historia del primer ser humano en dejar nuestro planeta y viajar al espacio (“Más allá: la sorprendente historia del primer ser humano en dejar nuestro planeta y viajar al espacio”). Un libro cuya obra maestra, como afirma el periódico Los tiempos, es unir las historias de los dos programas espaciales, el de la Unión Soviética y el de Estados Unidos.

Yuri Alekseyevich Gagarin se inscribió en 1959 en un programa privado que buscaba reclutar futuros cosmonautas. Solo habían pasado dos años desde el primer Sputnik y el único ser vivo que había volado por el espacio se llamaba Laika, un perro que había sido recogido de las calles de Moscú. El proceso de selección al que se sometió Gagarin fue brutal. Los 350 candidatos originales se redujeron primero a cien, luego a 20 y finalmente a solo seis. Según la leyenda, el diseñador jefe, Serguei Korolev, tenía preferencia por Gagarin no solo por su excelente desempeño en las pruebas, sino también porque fue el único que reconoció estar completamente mareado después de una sesión en la centrifugadora. Todos sus compañeros afirmaron haber disfrutado de la prueba. Korolev consideró que solo se podía esperar un informe sincero de él cuando volara al espacio.

Gagarin despegó el 12 de abril de 1961 a bordo del Vostok 1. Solo voló alrededor de la Tierra. Noventa minutos que lo convirtieron en una celebridad mundial. De sus cinco colegas restantes, cuatro volarían más tarde en cápsulas similares. El quinto, Grigori Nelyubov, fue expulsado por un caso de indisciplina tras una colosal bebida. En su lugar, el último vuelo del programa estuvo a cargo de una mujer: Valentina Tereshkova, quien luego se casaría con el tercer cosmonauta, Andrian Nikolayev, de quien luego se divorciaría.

READ  A BOLA - De los artículos de A BOLA a BOOK (João Oliveira) (Espaço Universidade)

En una versión moderna de condenación de la memoria (condena de la memoria), Nelyubov desapareció oficialmente del programa espacial ruso. Su imagen fue borrada con aerógrafo (Photoshop en ese momento) de todas las fotografías oficiales. A veces, con poca habilidad, se olvidaba de borrar una mano o un pie que flotaba. Así nació la leyenda de los cosmonautas rusos perdidos en el espacio con una identidad nunca reconocida. Asignado a una base aérea remota en el este de Siberia, murió en 1966 bajo las ruedas de un tren cerca de Vladivostok.

El entonces líder soviético Leonid Brezhnev, condecoró a Yuri Gagarin el 14 de abril de 1961, apenas dos días después de que el cosmonauta realizara su vuelo espacial. KEYSTONE-FRANCIA / GETTY IMAGES
Imágenes de Keystone-France / Getty

El vuelo de Gagarin tuvo lugar mientras la NASA se preparaba, a su vez, para el lanzamiento de su primer astronauta. Fue el comienzo del programa Hombre en el espacio, que más tarde se conocería como Mercurio. Una vez más, la Unión Soviética se adelantó a los planes estadounidenses. Esta decepción y la urgente necesidad de restaurar el prestigio nacional impulsaron la decisión del entonces presidente estadounidense John F. Kennedy de llegar a la luna “antes de que termine la década”. Y, por supuesto, ante los rusos.

Hasta ahora, la NASA había seleccionado siete pilotos militares para su cuerpo de astronautas, sin ninguna mujer. Había un programa paralelo financiado con fondos privados, en el que participaron 13 candidatos, pero la NASA solo enviaría a una mujer al espacio 20 años después. El primer astronauta estadounidense fue Alan Shepard. Voló incrustado en una pequeña cápsula propulsada por un cohete derivado del V-2 alemán de Von Braun. Fue un simple “salto de pulgas” de 160 km sobre el Atlántico, pero la NASA tenía la capacidad de venderlo como equivalente a la hazaña de Gagarin. Eso y una serie de reportajes en la revista. La vida convirtió a Shepard y sus colegas en prototipos del héroe estadounidense incluso antes de volar.

READ  #NaStreetPeloFuturodaCultura ocupa el espacio público online
El grupo de astronautas conocido como Mercury Seven.  En la fila superior, de izquierda a derecha, Alan Shepard, Gus Grissom y Gordon Cooper.  En la fila inferior, en el mismo orden, Walter Schirra, Deke Slayton, John Glenn y Scott Carpenter.  NASA
El grupo de astronautas conocido como Mercury Seven. En la fila superior, de izquierda a derecha, Alan Shepard, Gus Grissom y Gordon Cooper. En la fila inferior, en el mismo orden, Walter Schirra, Deke Slayton, John Glenn y Scott Carpenter. NASA
NASA

De los “siete en Mercurio”, seis viajarían por el espacio. Un leve problema cardíaco mantuvo fuera del servicio a Donald Slayton, quien fue nombrado jefe de la oficina de astronautas. Un cargo que acumuló un enorme poder. Decidió, por ejemplo, quién volaría en cada misión. Entre ellos, Neil Armstrong (seleccionado de un segundo grupo de astronautas) y Buzz Aldrin (elegido de un tercer grupo).

Cuando comenzaron las misiones a la Luna, Slayton tenía la intención de que al menos uno de los astronautas originales de Mercury participara en una de ellas. Pero no había mucho para elegir. Grissom había muerto en el incendio de la cápsula Apolo durante una prueba en 1967. Glenn, que siempre llevaba el aura de héroe por excelencia, era senador en Washington. Carpenter, descartado como resultado de su comportamiento deficiente en su único viaje orbital, ahora se dedicaba a la exploración submarina. Schirra había dejado la NASA para colaborar con el mítico Walter Cronkite en la retransmisión de cada vuelo por televisión. Y Cooper fue mal visto por su actitud muy relajada durante el entrenamiento.

La única opción que quedaba era Alan Shepard. Estaba de nuevo en el trabajo, después de superar el síndrome de Menière que lo mantuvo confinado en tierra durante años. Y había aprovechado bien ese tiempo: era el único astronauta millonario, gracias a sus inversiones inmobiliarias. Recibió el mando del Apolo 14 y fue a la Luna en 1972, liderando a la tripulación con menos experiencia: 15 minutos de vuelo espacial entre los tres.

READ  El cambio climático puede haber llevado a la extinción a antiguas especies humanas

Al final de la exploración del cráter Fra Mauro y antes de despegar de la Luna, Shepard se permitió un capricho. Había sacado dos pelotas de golf y un putter Ferro 6. Frente a la cámara de televisión que transmitía las imágenes al mundo entero, probó dos golpes. El primero falló; el segundo envió la bola a “millas y millas” de distancia, ciertamente una exageración, incluso teniendo en cuenta la baja gravedad lunar. En la memoria popular, esta fue la culminación de la expedición del Apolo 14.

En cuanto a Yuri Gagarin, su estado ídolo nacional resultó ser contraproducente para él. Fue excluido del programa de misiones espaciales para evitar exponerse a un accidente, como el que le costó la vida a su colega y amigo Vladimir Komarov. Pero la precaución fue inútil. Murió cuando el caza que volaba, acompañado de un instructor, cayó durante un vuelo de rutina en 1968. Gagarin tenía solo 34 años.

Apoye la producción de noticias como esta. Suscríbete a EL PAÍS por 30 días por $ 1

Haga clic aquí

Suscribirse aquí para recibir el boletín diario de EL PAÍS Brasil: reportajes, análisis, entrevistas exclusivas y la información principal del día en su correo electrónico, de lunes a viernes. Suscribirse también para recibir nuestro boletín semanal los sábados, con los aspectos más destacados de la cobertura durante la semana.

Written By
More from Arturo Galvez

Las ventas en línea alcanzan los $ 9 mil millones, pero las compras en persona caen en los EE. UU.

Ventas online del Black Friday Alcanzaron un nuevo récord este año, ya...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *