La OCDE anuncia un acuerdo para un impuesto mínimo global a las multinacionales

Más de 130 países, incluidos Estados Unidos y Brasil, firman un pacto para imponer una tasa impositiva mínima del 15% a las grandes empresas globales. El tratado debe garantizar una recaudación anual adicional de 150 mil millones de dólares para los signatarios. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) anunció el viernes (10/08) la firma de un acuerdo en París entre 136 países para establecer un 15% global impuesto mínimo para las multinacionales a partir de 2023. Entre los signatarios se encuentran los EE. UU., todos los miembros de la UE y Brasil.

La medida tiene como objetivo luchar contra la evasión fiscal en los paraísos fiscales y obligar a las multinacionales, en particular a los gigantes tecnológicos, a contribuir más a las arcas estatales. El impuesto global del 15% se aplicará a todas las multinacionales que ganen más de $ 750 millones.

La OCDE estima que el acuerdo permitirá a los países signatarios recaudar alrededor de $ 150 mil millones en ingresos por año.

“El acuerdo de hoy hará que la fiscalidad global sea más justa y eficiente”, dijo Mathias Cormann, secretario general de la OCDE, en un comunicado oficial de la organización, que calificó el pacto de “histórico”. “Esta es una gran victoria para el multilateralismo efectivo y equilibrado. Es un acuerdo de largo alcance que asegura que nuestro sistema tributario internacional sea adecuado en una economía mundial digitalizada y globalizada”, agregó.

El pacto comenzó a ganar fuerza en junio, cuando los ministros de finanzas del G7 anunciaron su intención de adoptar el impuesto mínimo corporativo global. Pero una mayor membresía siempre ha enfrentado objeciones de Irlanda, Estonia y Hungría, que ahora cobran pocos impuestos. Sin embargo, el trío finalmente cedió a la presión de otros miembros de la UE.

READ  ESCENARIOS | Brasil y la OCDE en el contexto de la atracción de inversión extranjera directa

Los 136 países signatarios representan más del 90% del PIB mundial.

Solo cuatro países que participaron en las negociaciones optaron por mantenerse al margen del acuerdo: Sri Lanka, Pakistán, Nigeria y Kenia.

El acuerdo descansa sobre dos pilares. El primero es un impuesto mínimo global a ser cobrado por las multinacionales, evitando que las empresas trasladen sus sedes a países que cobran menos impuestos. El segundo pilar se refiere a la recaudación de impuestos cuando estas empresas venden sus productos o servicios, incluso si no tienen presencia física en estos lugares.

Aunque muchos líderes lo consideran histórico, el texto ha sido criticado por ONG y varios economistas por su falta de ambición y por las desigualdades que sigue promoviendo.

La intención es que las reglas del acuerdo entren en vigencia en 2023, pero aún existen lagunas al respecto. Una de las principales dudas es la aprobación de los cambios en el Congreso de Estados Unidos. Por este motivo, se ha acordado una especie de moratoria de dos años para imponer nuevas tarifas a los servicios digitales, protegiendo a empresas como Apple, Facebook y Google.

Según la organización no gubernamental Oxfam, con una tasa impositiva del 15%, los ingresos fiscales adicionales beneficiarán a dos tercios de los países ricos del G7 y la Unión Europea, mientras que los países pobres se recuperarán menos del 3%.

jps (Reuters, AP, ots)

Written By
More from Arturo Galvez
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *