La OCDE firma un acuerdo con 136 países para establecer un impuesto mínimo global del 15% para las multinacionales | Economía

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) ha avanzado con su objetivo titánico de hacer que las multinacionales paguen más impuestos. La institución con sede en París anunció el viernes que el acuerdo para hacerlo reúne ahora a 136 países, incluido todo el G20, después de la decisión de los europeos, Irlanda, Estonia y Hungría, anteriormente reacios, de unirse al pacto global y aceptar el objetivo de aplicar un Impuesto global del 15% sobre las ganancias de las multinacionales a partir de 2023.

Sin embargo, las negociaciones sufrieron un revés inesperado con la decisión de Pakistán de retirarse del consenso, al que Sri Lanka, Kenia y Nigeria aún no se adhieren. En consecuencia, aún no se ha logrado el objetivo de obtener el apoyo de los 140 países y territorios asociados involucrados en las negociaciones, que se han prolongado durante varios años. Las próximas reuniones clave serán los ministros de finanzas del G20 en Washington el miércoles y los jefes de estado y de gobierno en Roma a finales de este mes.

Aun así, la OCDE celebró y calificó el pacto de “pionero”. “Esto hará que nuestros acuerdos fiscales internacionales sean más justos y eficientes”, dijo el secretario general de la organización, Mathias Cormann. Los 136 países signatarios de la Declaración sobre una solución de dos pilares para enfrentar los desafíos fiscales de la digitalización de la economía representan más del 90% del PIB mundial y permitirá la redistribución, a países de todo el mundo, de más de 125 mil millones de dólares ( 689 mil millones de reales) de ganancias de un centenar de las empresas multinacionales más grandes y rentables, subrayó la OCDE. Y “garantizará que estas empresas paguen su parte justa de impuestos, independientemente de dónde operen y generen ganancias”.

La reticencia de los europeos que aún no se habían sumado al pacto comenzó a abandonarse en las últimas horas. El jueves, Irlanda finalmente dio su brazo a la esperanza, no sin antes haber logrado un objetivo clave: eliminar el término “al menos” de la propuesta de aplicar un impuesto global del 15% a las multinacionales. Este porcentaje es superior a la tasa del 12,5% aplicada en su territorio, lo que le ha permitido acoger dentro de sus fronteras a más de mil multinacionales tecnológicas, financieras y farmacéuticas, entre las que se encuentran Pfizer, Intel, LinkedIn, IBM y Twitter. Estonia también dijo el jueves que acepta el acuerdo. Y este viernes, justo antes del anuncio oficial realizado por la OCDE en París, Hungría, que presumía de tener el impuesto de sociedades más bajo del bloque (9%), también formalizó su decisión de adherirse.

READ  Banxico deja sin cambios su tasa de interés en 4.25% en la última decisión de 2020

La tasa mínima del 15% se aplicará a todas las multinacionales que ganen más de 750 millones de dólares (4.100 millones de reales). Según la OCDE, esto generará 150 mil millones de dólares (826 mil millones de reales) en ingresos fiscales anuales.

“Esta es una gran victoria para un multilateralismo más equilibrado y eficaz. Este es un acuerdo ambicioso que asegura que nuestro sistema tributario internacional cumpla su función en una economía mundial digitalizada y globalizada ”, enfatizó Cormann. Ahora debemos trabajar rápida y diligentemente para asegurar la implementación efectiva de esta gran reforma ”, agregó el australiano.

La OCDE quiere que la convención multilateral que establece todos los acuerdos sean firmados por los países a lo largo de 2022, para que pueda ser implementada en 2023.

Además del acuerdo sobre el impuesto global del 15% para las multinacionales, que constituye el llamado “segundo pilar” del pacto, los 136 países que se han adherido al proyecto de la OCDE han acordado definir las cuotas del “primer pilar” . “Lograr” una mayor equidad en la distribución, entre países, de las utilidades y derechos tributarios de las empresas multinacionales más grandes y rentables “.

Esta medida significa que las grandes empresas pagan impuestos donde realizan sus ventas, redistribuyendo sus ganancias entre países. Este pilar afectará a las multinacionales cuya facturación global supera los 20.000 millones de euros (128.000 millones de reales) y rentabilidad superior al 10%, que son las que la OCDE considera más beneficiadas por la globalización. Con estas multinacionales sujetas a la nueva normativa, el 25% de los beneficios que superen el 10% se redireccionarán a los mercados donde tienen ventas, nivel que puede dejar fuera a las grandes empresas.

READ  La minería ilegal en tierras indígenas muestra la desintegración del estado brasileño - Jornal da USP

Con esto, la OCDE espera redirigir el derecho a gravar más de $ 125 mil millones en ganancias anuales a estas jurisdicciones comerciales. La idea, señala la organización, es que “en los países en desarrollo, el aumento de la recaudación de impuestos es proporcionalmente mayor que en las economías más avanzadas, en relación con los ingresos corrientes”.

críticas

Sin embargo, no todo el mundo lo ve así. En vísperas del acuerdo, Oxfam Internacional calificó la decisión de “acuerdo de países ricos”. La ONG calcula que para los 52 países en desarrollo, el acuerdo sobre el “primer pilar” solo supondrá un incremento del 0,02% de su PIB en ingresos fiscales. Oxfam también señala que el 15% acordado en el “segundo pilar” -un acuerdo que solo se alcanzó después de que la OCDE acordara retirar el “al menos” que podría haber abierto la puerta a un futuro aumento- está lejos del 25%. mínimo el 30% recomendado por el Grupo de las Naciones Unidas sobre Responsabilidad Financiera, Transparencia e Integridad (FACTI) y “beneficiará enormemente a los países ricos al aumentar las desigualdades”.

“Lo que podría haber sido un acuerdo histórico para poner fin a la era de los paraísos fiscales se está convirtiendo rápidamente en un acuerdo de país rico”, dijo Susana Ruiz, jefa de política fiscal de Oxfam. “Es una pena que se ignoren las preocupaciones legítimas de los países en desarrollo, mientras que países con impuestos bajos como Irlanda han logrado debilitar aspectos ya limitados del acuerdo”, dijo.

Francia, uno de los países que más insistió en gravar a los gigantes digitales -su decisión de imponer su propio impuesto a Google en ausencia de un acuerdo internacional, como en España, lo puso en contra de los EE.UU. de Donald Trump-, consideró el acordé ” una excelente noticia “que” abre el camino a una verdadera revolución fiscal para el siglo XXI “, en palabras del ministro de Economía francés, Bruno Le Maire.

READ  Las ventas por Internet aumentaron un 50% en Navidad en todo el mundo

El acuerdo “final” concluido este viernes en París significa “más justicia en materia fiscal, porque finalmente los gigantes digitales pagarán impuestos de manera justa en los países donde obtienen ganancias, y finalmente podremos luchar de manera más efectiva contra la optimización fiscal”, dice Le Maire. También significa una “revolución”, dijo el ministro. “Esto nos permite gravar las actividades intangibles, que son las que generarán más actividad y ganancias en los próximos años”, dijo.

Inscribirse aquí para recibir el boletín diario EL PAÍS Brasil: reportajes, análisis, entrevistas exclusivas y la información principal del día en su correo electrónico, de lunes a viernes. Inscribirse también para recibir nuestro boletín semanal los sábados, con lo más destacado de la cobertura de la semana.

Written By
More from Arturo Galvez
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *