Las misteriosas pinturas rupestres de Tchitundo-Hulo «caídas del cielo» en Namibe – Vida

Se dice que «cayeron del cielo» -el significado de Tchitundo-Hulo en el idioma local- y están ubicados a unos 130 kilómetros de la cabecera del municipio de Virei, provincia de Namibe, en el sur de Angola, en un región desértica a la que se accede siguiendo un camino de arena.

A su alrededor, el paisaje es arenoso y el terreno es seco y rocoso. Algunas cabras mordisquean los arbustos achaparrados y los ‘sambos’ (corrales circulares cerrados con ramas) de los pastores mucaba que allí habitan son visibles, invisibles pero vigilantes, siempre atentos a los visitantes.

“Aquí nadie piensa que está solo, siempre está mirando. Y ¡ay de los extranjeros que vienen a visitar las cuevas sin presentarse! tuvo que dar marcha atrás”, explica Paihama Catenga, responsable del sector cultural y turístico de la administración municipal de Virei, que acompañó a un equipo de Lusa al lugar.

No se sabe exactamente quién dejó los dibujos, ni por qué. Algunos parecen formas de animales, adivinando peces y tortugas, otros son círculos y formas abstractas que podrían ser representaciones del cielo y las estrellas.

Los expertos creen que los perpetradores fueron khoisan o muslo-tua, pueblos ancestrales que ya se habían asentado en el sur de Angola antes de la llegada de los bantúes, la etnia mayoritaria del país.

El ‘soba’ Ananás, de Virei, dice que son sus antepasados, «hace miles de años», pero añade que hay otras teorías.

“Algunos ancianos dicen que no es hecho por el hombre, es sobrenatural. Cuando los blancos vinieron aquí y preguntaron quién lo había hecho, dijeron: lo encontramos así, viene de Dios, viene del cielo”, explica el representante de las autoridades tradicionales.

READ  India puede convertirse en poder tecnológico global: el jefe de Isro, K Sivan, sobre la apertura comercial del sector espacial

En particular porque “los cuadros estaban tapados y ningún hombre pintó para taparlos después”, argumenta.

El cacique asegura que antes se respetaba el lugar, siguiendo las reglas de los mucubales, “pero la cultura actual ya no sigue a las antiguas”, acelerando la degradación por el efecto combinado de los agentes climáticos y la acción humana.

Los dibujos prehistóricos, que suman más de mil, esparcidos entre el interior de las dos cuevas y el cerro granítico que componen el conjunto, comenzaron a ser estudiados en la década de 1950 por el geólogo portugués Camarate França.

Pero a día de hoy su significado sigue siendo un enigma y es posible que el descifrado nunca se produzca dado el riesgo de desaparición de los grabados cuyo acceso no está controlado y están expuestos a la intemperie.

La cueva inferior (Casa Maior) es de fácil acceso y una vez fue vallada por las autoridades angoleñas, que quieren elevar el complejo a la categoría de Patrimonio de la Humanidad, ya que la UNESCO exige el libre acceso.

El retiro de la cerca no agrada a Ildeberto Madeira, sociólogo y miembro de la Asociación de Indígenas y Amigos de Namibe, quien advierte sobre los riesgos de destruir el arte antiguo, sin protección para defenderlo.

“Estas pinturas tienen más de 2.000 años, hay que conservarlas”, apela, argumentando que hay que controlar el acceso.

“Los bueyes vienen por todos lados, entran ahí, juegan con sus cuernos y destrozan los cuadros. Estamos en un lugar donde la vida de las personas son bueyes. Andan sueltos, los jóvenes pueden entrar con los rebaños en busca de pastos y los cuernos se estropean”, ilustró.

READ  Putin proclama que Crimea formará parte de Rusia para siempre

En algunos lugares, las tallas parecen ya manchadas con inscripciones contemporáneas y también hay turistas y extranjeros que retiran las losas de granito, que se desprenden con facilidad, para llevarse pinturas.

“He tenido información de que los turistas rompen losas de piedra para sacar las pinturas y se las llevan, porque son muy fáciles de quitar”, lamenta el especialista, ahora jubilado.

Ildeberto Madeira señala que el acceso a cuevas o patrimonio protegido en otros países es muy diferente y sugiere que incluso podría generar ingresos.

La responsable de cultura y turismo de Virei, Paihama Catenga, también lamenta que el patrimonio no esté protegido y está de acuerdo con la idea de sellar el sitio.

Incluso asegura que en las cuevas ya no había grabados, pero la erosión, la infiltración y escorrentía del agua y el desgaste del tiempo no perdonan.

«Realmente tienes que protegerlos», insta.

Written By
More from Arturo Galvez
74ª edición de la SBPC demuestra que los que luchan por la ciencia en Brasil resisten
publicado el 31/07/2022 07:00 La edición de este año de la SBPC...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.