Los laboristas prohíben que Jeremy Corbyn se presente por el partido en futuros parlamentos. Falta que el exmandatario se presente como independiente

El Comité Ejecutivo (NEC) del Partido Laborista Británico decidido el martes, que Jeremy Corbyn no será su candidato en las próximas elecciones generales en la circunscripción de Islington North, por la que ha sido elegido durante 40 años en la Cámara de los Comunes. Se espera que las elecciones tengan lugar en enero de 2025, y lo más probable es que finalicen el próximo año, según la prensa británica.

El exdirigente laborista (2015-20) fue candidato a primer ministro en las últimas elecciones parlamentarias, en 2019, tras registrar la peor derrota laborista en 80 años. La moción para prohibirle volver a presentarse a Islington North fue presentada ante el NEC por el actual líder del partido, Keir Starmer. Tuvo 22 votos a favor y 12 en contra. Queda por ver si Corbyn sigue compitiendo, pero como independiente.

Los laboristas tienen bagaje en este tema. Cuando en 2000, durante las primeras elecciones directas a la alcaldía de Londres, Tony Blair no quiso apoyar a Ken Livingstone (como Corbyn, un veterano de izquierdas del partido y, como él, acusado de antisemitismo), el alcalde compitió en solitario y derrotó al aspirante a funcionario laboral, Frank Dobson. En 2004, Blair ya cubrió oficialmente al disidente, que resultó reelegido. En 2008 y 2012, Livingstone perdería capital ante Boris Johnson.

North Islington es un refugio seguro para los laboristas. Si el histórico izquierdista Corbyn decide postularse por su cuenta, luego de ser acusado oficialmente por el partido, esa será sin duda una de las historias de la próxima campaña. En el sistema británico hay 650 distritos uninominales y en cada uno de ellos gana el candidato con más votos, con una sola papeleta. Así, la división del electorado laborista puede favorecer a un oponente conservador o liberal.

READ  Vio su teléfono celular robado a la venta en la red, hizo una cita y lo recuperó

Incluso antes de que se conociera la decisión del NEC, Corbyn ya había criticado la propuesta de Starmer como algo que «socava la democracia interna» en el laborismo. Es muy posible que el discurso de sus seguidores siga la misma línea. Es que el exdirigente no es una especie de loco o una figura que sólo reconocen los márgenes del partido.

Izquierdismo y poco entusiasmo por la UE

Tras la dimisión de Ed Miliband al frente del Partido Laborista en mayo de 2015, Corbyn anunció su candidatura a la cabeza del partido y en pocos meses reunió a su alrededor una fuerza sin precedentes desde el consulado de Tony Blair (1994-2007). Muchos eran jóvenes, pero el día que fue elegido, con un voto interno aún mayor que el de Blair (59,5 % frente al 57 %), había gente de todas las edades frente al Centro de la Conferencia de Isabel II, justo al lado del Parlamento.

Ashley Dalton, de Labor, celebra ganar las elecciones parciales de West Lancashire. Acompañándolo, de izquierda a derecha, están los opositores conservadores, verdes y la fiesta oficial de Mad Monsters Celebrating

Peter Byrne/PA Images/Getty Images

Internacional

Corbyn representó, en ese momento, una ruptura con el New Labour de Blair, ya desvanecido, sin grandes protagonistas tras las derrotas de Gordon Brown y Ed Miliband contra los tories, despojado de su ideología fundacional por hombres que encontraron su lugar en el centro, y no a la izquierda. Prometió recuperar la ideología y tenía a los dos sindicatos más grandes de Gran Bretaña, Unite y Unison, con él. Fue el único que votó en contra del plan de recorte de servicios públicos presentado por los conservadores. Sus oponentes en la carrera por el liderazgo laborista se habían abstenido.

Al año siguiente, en 2016, su liderazgo fue cuestionado. Algunos activistas se mostraron incómodos con su posición en relación con la Unión Europea. Como miembro de la extrema izquierda, nunca logró ser un gran partidario del proyecto europeo, al que ve como una unión con preocupaciones capitalistas y corporativistas, con poco control democrático.

Preguntado por la revista «New Statesman», todavía en 2016, sobre su voto durante la consulta popular sobre el Brexit, Corbyn nunca dijo si había votado por salir o quedarse, mientras que la posición oficial del laborismo era quedarse en la UE. Volvió a ganar este desafío, contra el diputado Owen Smith, con el 61,8% de los votos.

¿Suerte de principiante?

Los primeros parlamentos en los que participó como líder del Partido Laborista fueron convocados por la conservadora Theresa May, líder electa del conservadores y, de este modo, primer ministro tras la dimisión de David Cameron, partidario de la continuidad del Reino Unido en la UE, cuando los británicos optaron por marcharse.

May quiso reforzar su posición y Corbyn, en contra de las expectativas de los analistas, acabó haciéndolo bien a pesar de la derrota. Los conservadores ganaron 317 escaños frente a los 262 de los laboristas y May rompió la mayoría absoluta que había heredado de Cameron. Para alguien que comenzó la campaña 20 puntos por detrás de May en las encuestas, obtener el 40% de los votos fue una victoria. Desde Clement Attlee en 1945 que el salto no fue tan grande. Después de todo, Corbyn era un buen activo electoral… ¿o no?

Matthew Goodwin, politólogo que explora temas como el radicalismo y el populismo en la política británica.

Roberto Ricciuti/Getty Images

En los años siguientes y hasta las elecciones legislativas de 2019, en el seno del partido surgieron muchas dudas sobre la capacidad real de liderazgo de Corbyn. Lo acusaron de estar más interesado en la discusión teórica sobre los alcances y límites del marxismo-leninismo en una sociedad tecnológica que en buscar consensos para generar propuestas de las que el país quisiera hablar.

Y luego vino la debacle de 2019, la peor derrota del laborismo en 80 años. Contra Boris Johnson, Corbyn perdió 60 escaños en el Parlamento. El líder conservador ha derribado el gran muro rojo de las clases trabajadoras, concentradas en el centro y norte de Inglaterra, pintándolo de azul.

La mancha del antisemitismo

Johnson fue aclamado primer ministro, con una mayoría que le dio un margen de maniobra del que pocos líderes británicos han disfrutado en la historia y le permitió consumar su salida de la UE. Hoy no faltan análisis, incluso libros, sobre las causas de la enorme caída del laborismo, pero el culpable estaba a la vista y solo había uno: Jeremy Corbyn. Renunció.

En 2020 perdió su carnet de militante por sospechas de falta de tenacidad (en el mejor de los casos) en la lucha contra el antisemitismo dentro del partido. Los laboristas incluso han sido investigados por una comisión especial por casos de antisemitismo denunciados por militantes del partido o por la prensa.

Rishi Sunak recibió a Ursula von der Leyen en Windsor

DAN KITWOOD/AFP/Getty Images

Internacional

Al final del proceso, Corbyn fue readmitido como activista, pero nunca volvió a formar parte realmente del partido. Le sorprenden las históricas posiciones a favor de Palestina, donde asistir a los homenajes a personas acusadas de terrorismo hubiera sido un paso más para quienes querían vivir algún día en el número 10 de Downing Street.

Los fanáticos critican «acto traidor»

Para justificar su propuesta algo radical, Starmer dijo: en un informe, que el «objetivo principal» del partido es hacer todo lo posible para «maximizar las perspectivas de victoria» en las próximas elecciones. El NEC quiere «evitar cualquier impacto adverso» que el nombre de Corbyn pueda tener en el electorado. «Los intereses de los laboristas en las próximas elecciones generales no están salvaguardados si tenemos a Corbyn como candidato», dijo el líder que le sucedió.

Resistiendo los llamados para declarar si se postulará como independiente, Corbyn dijo, también en un comunicado, que Starmer se está desviando de lo básico: «Mientras el gobierno hunde a millones en la pobreza y demoniza a los refugiados, Keir Starmer ha centrado su oposición en aquellos que exigen una alternativa más progresista y humana”.

El grupo Momentum, que se formó en apoyo de Corbyn, también contraatacó. «Condenamos enérgicamente este acto traicionero de Keir Starmer, que contribuye a una mayor división del trabajo e insulta a los millones de personas que se han inspirado en el liderazgo de Jeremy Corbyn», dijo un portavoz. al diario «The Guardian».

Written By
More from Arturo Galvez
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *